spot_img
spot_img
martes, 19 de octubre del 2021

Soberaní­a comunicacional

Un escenario múltiple predomina en lo que va del siglo XXI.

spot_img

Abarca lo polí­tico, lo tecnológico, y lo comunicacional. Consiste en la convergencia tecnológica del predominio de internet, las redes sociales, las aplicaciones; la concentración excesiva de medios nacionales, los intentos de recuperar el control de los medios por parte de los Estados, la persistencia de obsesiones por controlar y vigilar contenidos de parte del poder polí­tico.

Este contexto vario pinto refleja además la conversión de medios en actores polí­ticos ante la recurrente demanda de que el ciudadano sea defendido frente al poder de los medios; dentro de estos, los que siendo públicos se dedican a la propaganda, y un interesante surgimiento: los polí­ticos o sus adeptos que cada dí­a luchan por incidir en la opinión pública, mediante actitudes propias del sensacionalismo que tanto se critica a algunos medios.

Resultado de este panorama es el predominio de las redes digitales en las campañas proselitistas, teñido de la lógica del todo vale. Como resultado, no hay contextualización, contraste de datos, diversidad de fuentes y verificación. ¿Y las audiencias? La mayorí­a se conforma con subirse al tren de la conexión digital, sin opción de recibir contenidos útiles para la toma de decisiones; lo cual no es su responsabilidad.

Como ha dicho Omar Rincón, en este escenario tiene validez preguntarse cómo construir soberaní­a comunicacional; porque es necesario contar con opciones para que la libertad de expresión sea una plataforma amplia que incluya la diversidad y pluralidad de ideas, donde los Estados y sus ciudadanos cuenten con polí­ticas públicas definidas y orientadas hacia la soberaní­a comunicacional.

Lo que se observa en muchos paí­ses de la región es que se ha reducido las fuentes informativas, se han estandarizado hasta los formatos de entretenimiento (revistas matutinas, programas de concursos, por ejemplo); el debilitamiento de la calidad de la información, y para los periodistas, la precarización laboral. Un asunto fundamental es la concentración de la propiedad de los medios de comunicación, y los sistemas de redes digitales y telecomunicaciones. Su relevancia está determinada por el fenómeno de que existen nuevos actores, más medios, pero menos diversidad y sí­ mayor concentración de la propiedad. Eso ocurre en México, Colombia, Argentina, Chile y Brasil.

De eso ya ha fijado postura la Relatorí­a para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al proponer ejes concretos de actuación: pluralidad de voces, diversidad de voces, no discriminación. El enfoque es práctico: para que haya pluralidad de voces deben tomarse acciones antimonopólicas; existirí­a diversidad de voces mediante la inclusión social, y no habrá discriminación cuando sean adoptadas medidas de acceso en condiciones de igualdad en los procesos de asignación de frecuencias.

Es difí­cil en el sistema de medios tradicionales, y mucho más en el escenario actual de conglomerados de telecomunicaciones que no están sujetos a polí­ticas de los Estados, y que más bien establecen sus reglas de juego destinadas a consolidar la concentración. La soberaní­a de la comunicación es medular para pensar en que exista una real democracia, principalmente en América Latina, región que según diversos estudios es la de mayor concentración de medios del mundo.

La democratización de medios no solo es el acceso a estos, incluye los modos como se concentran en pocas manos. Un fenómeno atado al predominio de la propiedad privada, el movimiento de las fuerzas del mercado, y los compromisos de la propiedad con el poder polí­tico, signos comunes en la región.

Este escenario pone en perspectiva la necesidad de actualizar las regulaciones obsoletas para actuar a la misma velocidad de la industria.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Domínguez
Periodista salvadoreño; defensor de los derechos humanos. Colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias