spot_img
spot_img
domingo, 16 de mayo del 2021

Parásito: Dime a qué hueles y te diré a qué clase social perteneces

Entre los diálogos del guión, que lo hace una pieza sustancial en toda la trama, por su extrema honestidad en el como enfrentan la pobreza, hay una escena donde la familia afirma una idea que solo escuchando detenidamente se puede tomar con importancia y sentido

spot_imgspot_img

Como amante del cine no puedo despreciar escribir algo sobre una buena película. En estos últimos días de vacaciones, tengo más tiempo para hacerlo. Después de recibir la recomendación del señor que le compro las películas de ver Parásitos, primero me reafirmo en seguirle comprando al señor y dos, hacer este artículo sobre tan espectacular cinta de critica sutil contra el modelo capitalista.

Siempre recomiendo que para ver cine, se debe pulir la concentración para los detalles que el género audiovisual puede arrojar disimuladamente. El primero en Parásitos es el uso de la metáfora como elemento transversal, al hacerlo explícito en el regalo que recibe el hijo de la familia, una roca que representa la prosperidad y quien la posea recibirá esos beneficios. Esta cinta surcoreana, está compuesta además por madre, padre e hija adolescente también, quienes viven en un semi-sótano en un barrio periférico de lo que parece ser Seúl.

Al estar desempleados, viven de aprovecharse de los otros a su alrededor para satisfacer las necesidades cotidianas. Para la conexión de internet, roban wifi del vecino, para alimentarse cazan promociones de restaurantes, falsifican documentos entre otros que a medida del artículo iré explicando. Luego de recibir una recomendación de trabajo para ser tutor de inglés a la hija mayor de un matrimonio rico, por parte de su mejor amigo, Ki-woo (Choi Woo-Shik) al conocer esa familia, ve como el resto de la suya podría reemplazar al resto de trabajadores domésticos.

Empieza con su hermana Ki-jung (Park So-dam), recomendándola como profesora de arte para el hijo menor de la familia adinerada. Luego esta, inventa una trampa para hacer echar al conductor del Sr Park (Lee Sun-kyun) y ser reemplazado por el padre Ki-taek (Kang-ho Song) y por último, la ama de casas será reemplazada por su mamá Chung –sook (Sun-kyun Lee) haciendo creer a la esposa del Sr. Park, la señora Yeon-kyo (Yeo-jeong Lo) que sufre de tuberculosis y se lo ha escondido durante los años de servidumbre. Todo esto ocurre con trampas planeadas por la familia parasita que minuto a minuto, el espectador se asombra como todo sale bien al funcionar como un reloj cada función que los miembros desempeñan, en una limpia actuación de unos simples recomendados sin ninguna conexión entre sí.

De esta forma, se encuentra el segundo detalle sutil que la cinta ofrece y es la astucia que un grupo puede desarrollar con completa armonía, que al igual que un equipo de futbol ve crecer el marcador a su favor después de hacer un juego colectivo. Astucia para engañar con sólidos argumentos, preparación en lo que los otros quieren oir, para coordinarse y evitar cualquier sospecha del plan hace parte de la astucia que vemos al buen estilo del humor negro.

Entre los diálogos del guión, que lo hace una pieza sustancial en toda la trama, por su extrema honestidad en el como enfrentan la pobreza, hay una escena donde la familia afirma una idea que solo escuchando detenidamente se puede tomar con importancia y sentido. Cuando ya toda la familia está contratada, están disfrutando del licor y la comida que los Park tienen en su casa, aprovechando que estos se fueron de excursión familiar afuera de la ciudad. Entre la conversación de este cuadro, hablan de la inocencia de Yeon-Kyo al creer con pasión y acríticamente lo que los protagonistas le dicen; aquí la mamá Chug-sook afirma que si también tuviera la riqueza de los Park, sería igual que Kyo, e incluso sería mucho más inocente si hubiera crecido en ese mundo.

Lo que aquí da a entender, es que efectivamente la señora Park representa la visión del mundo de la clase alta de poder tener las soluciones a los problemas al alcance de la chequera desde su nacimiento, sus siguientes generaciones al igual que su círculo social gozaran del mismo poder. El sentido de la vida que impera por medio de la señora, es tener comodidades que garantizan su felicidad y tranquilidad así existan otras personas que no tengan la misma “oportunidad”; además de que siendo una esposa consagrada y una madre atenta no habrá desequilibrio en su mundo. La esposa ideal que la modernidad produce.

El director quiso jugar con el olfato como puente entre ambas clases sociales, a partir de la percepción que cada una tiene sobre el olor de las personas empobrecidas. Así es, el olor a barrio, sótano, alcantarilla, a tren que tenemos los empobrecidos saca a relucir las molestias que este genera a los ricos, pero también es un rasgo que identifica a los “pobres”. Si me dices a que hueles, te diré de que clase social eres.

A pesar de la convivencia parasitaria de nuestra astuta familia y de querer sacar el máximo provecho de las condiciones materiales y sueldo de los Park, el olor a barrio termina aflorando la tensión histórica e implícita entre las clases sociales. Poco a poco, Ki-taek empieza a incomodarse por los comentarios del Sr. Park de como huelen los empobrecidos y todo explota cuando su hija es herida de gravedad en medio de la fiesta de cumpleaños del hijo de los Park. Su herida, es indiferente a los patrones quienes exigen que Ki conduzca al hospital porque el cumpleañero se ha desmayado (no tienen ninguna herida, tan solo está desmayado) mientras que la profe de arte se desangra, tendida en el césped.

Debido a esta arrogante actuación del jefe de familia rica, sufre una puñalada mortal que sin mediar palabra le propina nuestro papá pobre. En medio de la conmoción, este escapa, los invitados huyen y Ki-woo es llevado al hospital por una grave herida en su cabeza. Hasta aquí hay varios acontecimientos que no explico como sucedieron, pero aspiro a que los conozcan al ver la película.

A diferencia del artículo de opinión sobre la película Glass, escrito para este medio de información, no adelantaré datos que puedan desmotivar la búsqueda de Parásitos o sea predecible todo lo que vean. Por el contrario, termino diciendo que esta cinta ganadora de la Palma de oro a mejor película en el festival de Cannes, sintetiza la relación compleja y conflictiva entre empobrecidos y ricos, cuyos detonantes están implícitos en esa convivencia, que por más se busquen las alternativas para no hacerla explotar es cuestión de tiempo para que eso suceda, porque la paciencia y resignación tienen un límite de quienes sufren el delito más grave de la historia humana, la pobreza inducida.

En una forma sutil y metafórica, Parásitos es una obra que vuelve a demostrar que el cine es arte, no producción industrial masiva sin sensibilidad o creatividad. Iniciando por los planos, el guión, la actuación y un estilo crudo e irónico nos expone la realidad que sufrimos pero que nos ocultan con espectáculos y discursos políticos sin fundamentos.

Para irme: Recomiendo mucho esta película para mis amigos que conocemos como tibios (personas que dicen no ser de derecha ni izquierda, pero en el fondo abalan con sus actos las prácticas de la derecha) y aquellas personas que ven la vida desde la orilla de la no-violencia, pues la reconciliación entre empobrecidos y ricos, es creer que se podría tener de profesor a un pedófilo en una guardería y bastaría con un lenguaje rígido y explícito en el manual de convivencia para que nada les pase a los niños/as.

Información de la película:

Director: Bong Joon Ho

Padre: Kang-ho Song es Ki-taek

Madre: Sun-kyun Lee- es Chung -sook

Hija: Park So-dam es Ki-jung

Hijo: Choi Woo-Shik es Ki-woo

Madre rica: Yeo-jeong Lo – Yeon-kyo

Padre rico: Lee Sun-kyun – señor park

Estreno 25 de octubre 2019

Palma de oro: Mejor película Festival de Cannes #72

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias