spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
domingo, 25 de julio del 2021

Nuestras Ideas

Las elecciones se acercan apresuradamente y los candidatos abundan a nuestro alrededor. La contaminación visual es ahora la norma: quien tiene más dinero paga la valla más grande y la repite en las carreteras más transitadas. ¿Y las propuestas?

Hay candidatos que le preguntan a la población lo que necesitan durante la campaña pero se olvidan de ello en su gestión. Hay candidatos que no tienen idea de lo que harán al ganar la silla edilicia. ¿Cómo es posible que, a semanas de la elección, haya candidatos que no tienen plataformas concretas? ¿Cómo es posible que lo único que les interesa es sacar a los que están para llegar los nuevos? Tal parece que el objetivo de la “Operación 2021” es que la gente se olvide del candidato y que marquen la N de Nayib y no de Neto. Y hay gente que por estar hastiada de “los mismos de siempre” van a votar por esa N sin saber quién es el candidato ni qué propuestas tiene.

Hay gente pensante y educada —académicamente— que votarán como castigo en contra del Frente o ARENA. Esta gente, decepcionada y traicionada, es capaz de votar por la N con tal de hacer sentir su rechazo y su odio hacia los políticos tradicionales. A estas personas no les interesa saber de propuestas pues no quieren invertirse emocionalmente en proyectos que puedan resultar igual a aquellos a quienes hoy rechazan.

Hay gente que cree en la democracia y en propuestas de candidatos a alcaldes, pero pareciera que al ciudadano común le interesan nada más tres cosas sobre su municipio: la limpieza, la iluminación y la seguridad. Si estas tres condiciones se cumplen, el ciudadano le da su voto al candidato titular, pero… ¿acaso el ciudadano se conforma con que las calles estén limpias? ¿Acaso el desarrollo cultural municipal no interesa? ¿No debería la gente preocuparse por tener un sistema de gobierno municipal que le permita desarrollarse cultural, física, emocional y económicamente?

Los jóvenes parecen que están embobados con los YouTubers y Facebookers que favorecen a Nuevas Ideas. Jóvenes que se identifican con las cancioncitas al estilo Nayiliber pero que al fin y al cabo no son nada más que entretenimiento. Se debe pensar en un mecanismo donde los jóvenes se involucren activamente en la política comunal, de pasaje o de vecinos con tal de conocer sus propias necesidades, de primera mano. De esta forma, se pueden disfrutar las canciones pero al mismo tiempo estar actualizados con la latencia —que según el diccionario es el “tiempo que transcurre entre un estímulo y la respuesta que produce, y, en particular, lapso entre el momento en que se contrae una enfermedad y la aparición de los primeros síntomas”.

De YouTubers a propuestas hay un paso corto: basta que los famosos sugieran la participación ciudadana activa. Es por ello que veo positiva la iniciativa del vicepresidente Ulloa para pedirle aportaciones e ideas a la población para generar más mecanismos de participación ciudadana.

Necesitamos propuestas y no caras bonitas. Necesitamos una participación políticamente activa de los jóvenes, no basta con ir a votar. Nuestras ideas son las que tienen que darle sentido a la política salvadoreña con una participación activa, plural, inclusiva y diversa.

spot_img

Últimas entradas