spot_img
spot_img
martes, 21 de septiembre del 2021

Multitudinaria manifestación contra las políticas estatales durante el bicentenario de la República

Un grupo de hombres encapuchados, armados con bates, usando vestimenta negra y con pancartas improvisadas se infiltró en la manifestación pacífica.

spot_img

Las calles lucieron abarrotadas este 15 de septiembre y no por la celebración del bicentenario de la independencia de El Salvador, sino por decenas de manifestantes que se dieron cita en esta fecha, para expresar su descontento por la medidas que el gobierno que ha logrado implementar, producto al apoyo que Nuevas Ideas le da desde la Asamblea Legislativa.

Las marchas fueron organizadas por la sociedad civil y como puntos de encuentro se fijaron el parque Cuscatlán, la Universidad de El Salvador y el Centro Judicial Isidro Menéndez. Los veteranos de Guerra también se concentraron en las cercanías del Instituto de los Deportes (INDES) en la alameda Juan Pablo II.

Entre el pliego de inconformidades se encontraban: la reelección inmediata presidencial, la implementación del bitcoin como moneda de curso legal, la destitución de jueces mayores de 60 años, entre otras.

Las multitudinarias protestas ocurren el mismo día en el que el Gobierno de Bukele, había anunciado que presentaría en la Asamblea Legislativa las reformas a la Constitución.

La primera y la segunda  de las marchas salieron por la 25 avenida norte para encontrarse en la alameda Juan Pablo II junto con las otras dos, y dirigirse en caravana hacia la plaza Morazán. Militares apostados en las ventanas de los edificios circundantes fueron captados tomando fotografías a los que participaban de la marcha.

A su llegada al centro histórico, la multitud descontenta pegó carteles contra el bitcóin y Bukele en los cajeros instalados por el Gobierno recientemente, y uno ubicado en la plaza Gerardo Barrios fue destruido. A este último le prendieron fuego, junto con el inmobiliario.

Desde la entrada principal de la Universidad de El Salvador (UES) salieron las organizaciones estudiantiles y colectivos feministas.

Por su parte, jueces de la República a la fachada del Centro Judicial Isidro Menéndez para marchar en contra de las recientes reformas aprobadas por la Asamblea Legislativa a la Ley de la Carrera Judicial.

“Nosotros en este momento estamos tratando de generar conciencia en los abogados, que debemos mantener la división de poderes y la independencia judicial”, dijo el juez Martín Rogel.

Agregó también que están a la espera que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia se pronuncien ante estas reformas, así como los abogados de libre ejercicio debido a que se “necesita contar con un sistema judicial creíble, un sistema judicial que no funcione exclusivamente mediante un tweet, eso para nosotros es sumamente vergonzoso”, dijo.

“No a la justicia por tuit” y “Tener 60 años no es corrupción” fueron algunas de las consignas que utilizaron para mostrar su descontento.

Además, aseguró que por el momento no han determinado que harán un paro judicial. 

“Nosotros no somos personas que venimos a actuar de manera violenta pretendemos utilizar la institucionalidad del país porque de esa manera nos hemos formado y creemos en eso, por eso estamos acá” agregó.

Por otra parte, indicó que otra de sus preocupaciones es ponerle límite al poder absoluto y totalitario, el cual está siendo concentrado en el presidente Bukele.

“Para que en un Estado podamos vivir todos en paz necesitamos separación de poderes, necesitamos el respeto a la independencia judicial por que es una garantía para el ciudadano, no es una coraza para los jueces, sino que es una garantía para el ciudadano. Todo ciudadano tiene derecho a tener un juez independiente e imparcial que le garantice un juicio justo”, dijo.

El pasado 31 de agosto la Asamblea con mayoría oficialista aprobó reformas a la Ley de la Carrera Judicial que implicaron el cese, inmediato, de jueces y magistrados de cámara con 30 años de carrera o 60 años de edad o más.

Esta decisión fue avalada por diputados oficialistas luego de una iniciativa que ingresó a la Asamblea Legislativa por medio de una dispensa de trámite y se unió al golpe del pasado 1 de mayo, día en el que los legisladores destituyeron a los diez magistrados de la Sala de lo Constitucional (propietarios y suplentes), así como al presidente de la Corte Suprema de Justicia para imponer a Óscar López Jeréz en su lugar, y otros cuatro magistrados en la Sala de lo Constitucional.

Durante la marcha se dieron incidentes, donde retenes policiales interceptaron a personas que se dirigían desde el interior del país hacia las marchas convocadas en la capital salvadoreña.

“Por parte de la policía está decomisando placas, tarjetas de circulación, está quitando, o mejor dicho coaccionando toda parte que pueda venir a expresarse a san salvador”, dijo una de las participantes de las multitudinarias protestas de este día.

Otra de las denuncias hechas en redes sociales es que la Policía estaba bajando a las personas que se dirigen en buses hacia las marchas. Uno de los retenes fue ubicado en la carretera de Comalapa.

Además, como en marchas anteriores, la PNC ha enviado a agentes a fotografiar a las personas que participan de las protestas.

El martes, el movimiento Amnistía Internacional hizo un llamado al Gobierno de Nayib Bukele y a la Policía Nacional Civil a no reprimir las marchas.

Mientras tanto, un grupo de hombres encapuchados, armados con bates, usando vestimenta negra y con pancartas improvisadas se infiltró en la manifestación pacífica.

El grupo encapuchado se intercaló en los bloques estudiantiles y feministas que salieron de la Universidad de El Salvador (UES) y se negaron a identificarse.

Uno de los encapuchados aseguró que eran liderados por “el pescadito Ruiz”. Este es el sobrenombre con el que se conoce a un exjugador de la selección de Guatemala. 

A su paso realizaron daños que incluyen la quema de una motocicleta, hasta que fueron bloqueados por los mismos manifestantes que impidieron que continuaran marchando con ellos.

Posteriormente, los hombres encapuchados aparecieron en videos difundidos por cuentas afines al Gobierno en un intento de desligitimar la multitudinaria protesta que enfrenta la administración de Bukele.

En uno de los videos incluso se escucha decir a quien grababa “hey, dále otra vez, por fa”, a uno de los hombres que daña un mupi. Este obedece y está listo para ser captado por el de la cámara.

Los encapuchados también se encargaron de tomar fotografías de otros manifestantes, al igual que hacen agentes de la PNC en manifestaciones contra el Gobierno.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Francisco Hernández
Periodista y redactor de ContraPunto. Especialista en temas políticos, sociales y judiciales
spot_img

Últimas noticias