spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

Mujeres: brújula de ecosistema emprendedor

Emprendedoras se enfrentan a brechas de desigualdad en el mundo empresarial, sin embargo, se perfilan como elemento clave para la generación de cadenas productivas y crecimiento económico

spot_imgspot_img

La pirámide empresarial continúa reflejando brechas de desigualdad. En El Salvador especí­ficamente, en la base de la estructura 64% de las micros y pequeñas empresa están lideradas por mujeres, 28% lidera la mediana empresa y solamente 8% de la gran empresa está encabezada por mujeres.

El dato revelado este martes por la directora de la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE), Ileana Rogel, también evidencia un gran reto a nivel de economí­a puesto que en la medida la pirámide se eleva, el nivel de participación de la mujer es menor y la mayorí­a se queda generando desde la base.

Pese a esto, autoridades apuestan al sector mujeres, como clave para el ecosistema emprendedor. “Esto nos pone un reto, privilegiar mujeres en altos niveles porque ha quedado claro que tienen un alto potencial para dinamizar economí­a”, acotó Rogel en el marco del lanzamiento de la segunda edición del programa Mujer y Negocios 2016.

Los ecosistemas de la naturaleza son una serie de cadenas de interdependencia; en términos de la economí­a, los ecosistemas emprendedores son la clave para que las nuevas empresas surjan y finalmente generen empleo. Las mujeres en acciones de emprendimiento se consideran hoy en dí­a una brújula en procesos de crecimiento económico y cadenas productivas.

Pese a que funcionarias de la cartera económica reconocen que hay avances sustanciales producto de conquistas sociales, hay mucha “tela que cortar” y concientizar en la importancia del empoderamiento de los derechos económicos es tarea prioritaria.

A través de la iniciativa Mujer y Negocios, la cartera busca reivindicar estos derechos a través de diversas herramientas que permiten generar trabajo. “Hablar de mujer y negocios significa dotar de mayor autonomí­a a la mujer, la mujer que tienen solvencia económica, que puede insertarse en el mundo de los negocios es mucho más asertiva para tomar sus propias decisiones”, explicó la directora de CONAMYPE.

“Las mujeres nunca nos rendimos”

Inundada de entusiasmo, Ilsa Marí­a Vázquez, de 27 años, relata como un proyecto familiar se ha convertido en una fuente de empleo para una decena de personas en el departamento de San Vicente. El Café del Volcancito suma ya tres años de existencia y busca posicionarse en el mercado como una empresa sólida, que provee de café y productos tradicionales de la zona.

“Primero empezamos con el café tradicional, ahora hemos incursionado en el mundo del café de sabores como amaretto y vainilla y también vendemos salpores de arroz, totopostes y otros productos de la zona de Guadalupe en San Vicente”, dijo.

De acuerdo con Ilsa, que las mujeres se posicionen en el mundo empresarial es importante para cambiar la visión del paí­s en la que la sociedad se encuentra inmersa. “La mujer nunca se rinde, somos por naturaleza luchadoras. Es una fortaleza que tenemos y debemos aprovechar al máximo, sacamos nuevas ideas y nos motiva a ser diferente, eso es necesario para cambiar la visión de nuestro paí­s”, expresó la empresaria.

Ante estas experiencias, la viceministro de Comercio e Industria, Merlin Barrera, aseguró que no obstante las brechas, el crecimiento del emprendimiento femenino es una evolución natural en el papel de la mujer en torno a la fuerza laboral de la sociedad por lo tanto debe existir un compromiso de los sectores para impulsar una sólida cultura de igualdad y respeto de género.

“Reconocemos que nuestro rol es continuar desarrollando acciones positivas a favor de las mujeres”, acotó Barrera.

¿Qué pasa a nivel global?

De acuerdo con el estudio Women and Business Leadership, de la Universidad del Rosario, Colombia, aunque no se puede negar que la participación de las mujeres en altos cargos directivos se ha incrementado en las últimas décadas, su participación en la cima de la escala organizacional sigue siendo muy reducida. De las 500 empresas más grandes del mundo, solo 1% son presididas por mujeres.

Esto guarda relación con los salarios. En el caso de Estados Unidos, los ejecutivos mejor pagados solo representan 6% de mujeres y únicamente 2% llegan a ser presidentes ejecutivos. En la Unión Europea la situación mejora un poco, los altos cargos gerenciales son ocupados por mujeres en 11% y llegan a presidir las empresas solo 4%.

Este martes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) a propósito de la celebración del Dí­a Internacional de la Mujer, alertó que las brechas salariales de género persisten como obstáculo para la autonomí­a económica de las mujeres, la superación de la pobreza y la desigualdad en la región.

A pesar de que la brecha salarial entre mujeres y hombres se redujo 12,1% entre 1990 y 2014 en Latino América, las mujeres reciben en promedio solo 83,9 unidades monetarias por cada 100 unidades monetarias percibidas por los hombres, según el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe de la CEPAL.

Si se comparan las remuneraciones recibidas por ambos sexos según años de estudio, se observa que ellas pueden ganar hasta 25.6% menos que sus pares masculinos en similares condiciones, subrayó el organismo regional.

A pesar de la situación descrita, el documento Women and Business Leadership asegura que es innegable el importante posicionamiento laboral que han alcanzado las mujeres actualmente y la perspectiva que se tiene sobre su inminente ascenso en la pirámide corporativa en un futuro cercano.

Atribuye el avance al esfuerzo de las mujeres por la igualdad de oportunidades, el cual se hizo más evidente en la mitad del siglo pasado, cuando la presión por parte de distintos estamentos sociales por lograr un trato más equitativo permitió el avance hacia la construcción de nuevas formas de pensamiento.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias