spot_img
spot_img
sábado, 23 de octubre del 2021

Las FARC de Colombia vuelven a la guerra, anunció Cmdte. Iván Márquez

Rodrigo Londoño "Timochenko", último comandante en jefe de las FARC, se alejó de las declaraciones de su excompañero de armas y se mostró en contra de la decisión de volver a la lucha armada

spot_img

"Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (lugar de nacimiento de las FARC hace más de medio siglo) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión".

Con esta frase, a casi tres años de que las FARC firmaran el acuerdo de paz con el gobierno de Colombia, el que fuera número dos de la guerrilla, Iván Márquez, reapareció en un video y comunicó "una nueva etapa de lucha armada".

Márquez fue también negociador jefe de las FARC en las conversaciones de paz, que se dieron en mayor medida en Cuba, y cuyo paradero se desconoce desde hace más de un año, según lo publicado por el diario El Tiempo, habló del despertar de las conciencias ante las cámaras, escoltado por una veintena de hombres armados con fusiles, y de levantarse en armas contra la opresión.

"Es la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado al acuerdo de paz de La Habana", aseguró y dijo que continuará con el legado de Simón Bolí­var y que buscará alianzas con el Ejército de Liberación Nacional, guerrillera de extrema izquierda que también opera en Colombia, para la construcción de "un orden social justo".

En el video subido a una página web que podrí­a funcionar de ahora en más como portal oficial del grupo, Márquez agregó que sus objetivos no serán soldados ni policí­as "respetuosos de los intereses populares" sino "esa oligarquí­a excluyente y corrupta, mafiosa y violenta que cree que puede seguir atrancando la puerta del futuro de un paí­s".

En ese sentido, presentó "una nueva modalidad operativa": "Solo responderemos a la ofensiva". "En dos años, más de 500 lí­deres y lideresas del movimiento social han sido asesinados, y ya suman 150 los guerrilleros muertos en medio de la indiferencia y la indolencia de un Estado", justificó.

"Todo esto, la trampa, la traición y la perfidia, la modificación unilateral del texto del acuerdo, el incumplimiento de los compromisos por parte del Estado, los montajes judiciales y la inseguridad jurí­dica nos obligaron a regresar al monte. Nunca fuimos vencidos ni derrotados ideológicamente, por eso la lucha continúa. La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas", aseveró.

Disidencia

Considerada la guerrilla más poderosa que operó por décadas en América, las FARC se convirtieron en partido polí­tico tras el pacto de paz que condujo al desarme del grueso de su tropa en 2017, unos 7000 hombres y mujeres que ejercí­an influencia en el sur, centro y noroeste de Colombia, principalmente.

Sin embargo, cientos de guerrilleros se apartaron del proceso de paz que busca terminar con un levantamiento armado de más de medio siglo. Las disidencias cuentan con unos 1800 miembros distribuidos en unos 24 grupos.

Hace más de un año que Márquez decidió apartarse del pacto de paz alegando incumplimientos por parte del Estado y se transformó en un referente de la disidencia desde el exilio.

Por su parte el gobierno de Iván Duque sostiene que Márquez se oculta en Venezuela, donde según las versiones oficiales también encontraron refugio lí­deres del Ejército de Liberación Nacional, la última guerrilla reconocida en Colombia.

Rechazo

Rodrigo Londoño, conocido como Timochenko, último comandante en jefe de las FARC, se alejó de las declaraciones de su excompañero de armas y se mostró en contra de la decisión de volver a la lucha armada.

Firmante de Paz, y presidente del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, habló en redes sociales y dijo: "Las grandes mayorí­as seguimos comprometidos con lo acordado, aún con todas las dificultades o peligros que se avizoran, estamos con la paz".

Las grandes mayorí­as seguimos comprometidos con lo acordado, aún con todas las dificultades o peligros que se avizoran, estamos con la paz.

En el mismo sentido se manifestó Carlos Antonio Lozada, senador del partido de Londoño: "Consideramos como una gran equivocación la decisión que tomaron Iván Márquez y los otros que aparecen en el video (.) nos parece que hay una desconexión con la realidad que vive el paí­s".

spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias