spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
domingo, 01 de agosto del 2021

La falta de gasolina es el nuevo dolor de cabeza en la Venezuela petrolera

Esas filas son cosa de todos los dí­as desde hace varios años en estados fronterizos. Según opositores al gobierno, las autoridades hasta ahora parecí­an haber priorizado el suministro de combustible y electricidad a la capital y zonas aledañas

spot_img

La puesta en práctica de la medida de ajuste de precios, que muchos crí­ticos califican como la más "impopular" de su gobierno y que es parte de un paquete de reformas económicas, se ha demorado. Pero entre octubre y comienzos de noviembre, la falta de gasolina alcanzó a la capital venezolana y a ciudades como Valencia y Maracay.

La crisis, que complica al paí­s sudamericano, está ahora llegando a las refinerí­as de la otrora potencia petrolera. El menor suministro de crudo, la falta de inversión, mantenimiento e incluso de personal provocaron el desplome de la producción de gasolina.

Las habituales filas largas en las calles de Caracas y otras ciudades de Venezuela ya no son sólo para conseguir alimentos o medicinas: desde hace un tiempo la gente se forma para comprar gasolina en el paí­s con las mayores reservas de crudo del mundo.

Para llenar el tanque de 40 litros de su Chevrolet Aveo gris, Verónica Pérez hizo cuatro horas de fila hace unos meses en Valencia, una ciudad a 150 kilómetros de la capital que alguna vez fue un floreciente polo industrial.

"Dije que no me volverí­a a pasar", recordó Pérez, una ingeniera de 54 años. "Ruedo lo indispensable y ya. Cero dar colas (aventones), cero ir de supermercado en supermercado buscando algún alimento".

La gasolina es casi el único producto barato que le queda a los venezolanos. En las 1.800 estaciones que siguen abiertas se puede llenar un tanque por menos de un centavo de dólar, haciendo del transporte particular la opción más barata en un paí­s que sufre una hiperinflación y cinco años de recesión.

La crisis, que complica la importación de comida, medicamentos y otros artí­culos, está ahora llegando a las refinerí­as de la otrora potencia petrolera. El menor suministro de crudo, la falta de inversión, mantenimiento e incluso de personal provocaron el desplome de la producción de gasolina.

Para empeorar las cosas, el anuncio en agosto del presidente Nicolás Maduro de que acabará con el monumental -y para muchos insostenible- subsidio a las gasolinas y que subirá los precios, disparó la demanda de la gente por combustible.

La puesta en práctica de la medida de ajuste de precios, que muchos crí­ticos califican como la más "impopular" de su gobierno y que es parte de un paquete de reformas económicas, se ha demorado. Pero entre octubre y comienzos de noviembre, la falta de gasolina alcanzó a la capital venezolana y a ciudades como Valencia y Maracay.

Esas filas son cosa de todos los dí­as desde hace varios años en estados fronterizos. Según opositores al gobierno, las autoridades hasta ahora parecí­an haber priorizado el suministro de combustible y electricidad a la capital y zonas aledañas.

"Hay un racionamiento de hecho, pero que no se hace en el centro del paí­s para que no haya tanta evidencia", dijo el diputado Elí­as Matta, de la opositora Asamblea Nacional, nombrando a localidades a más de 500 kilómetros de la capital.

spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias