spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

Joe Biden, cerca de la victoria tras adelantar a Trump en Georgia y Pensilvania

El candidato demócrata ha tomado la delantera en Georgia en la recta final del escrutinio. Con más del 96% del voto escrutado, Biden supera a Trump por 13.528 votos,

spot_img

Joe Biden tiene la victoria electoral al alcance de la mano. El candidato demócrata a la Casa Blanca está unos pocos votos por encima del presidente, Donald Trump, en Pensilvania y en Georgia.

Según los últimos datos publicados, el candidato demócrata ha tomado la delantera en Georgia en la recta final del escrutinio. Con más del 96% del voto escrutado, Biden supera a Trump por 13.528 votos, pero las autoridades del estado ya han anunciado que habrá un recuento de los votos ante lo ajustado de los resultados. "Con un margen tan estrecho, habrá un recuento en Georgia", dijo en una rueda de prensa el secretario de Estado de ese estado sureño, Brad Raffensperger.

Pese a ello, la victoria del demócrata no sería definitiva en Georgia -falta el voto de los militares en el extranjero-, por eso Pensilvania es verdaderamente el que decide el vencedor. El candidato se dirigirá al país este viernes, según anunció su equipo de campaña, acompañado de la candidata a la vicepresidencia, Kamala Harris, desde la localidad donde reside, Wilmington, en Delaware.

Si gana en este estado, considerado como la "piedra angular" de la unión, el candidato demócrata lograría 273 votos electorales (tres más de los necesarios) y se adjudicaría matemáticamente la Presidencia -sin tener que esperar a los resultados en otros estados donde llevaba ventaja, como Arizona, Nevada (donde aún quedan por contar 63.000 votos y podría tardar hasta el domingo) o Georgia-. Aunque eso sólo se formalizará a principios del mes que viene, cuando los estados ‘certifiquen’ los resultados electorales, y sus Legislativos aprueben esas cifras y las envíen al llamado Colegio Electoral, que es el organismo que cumple las funciones de elegir al presidente. De los estados aún pendientes, Trump aventaja a Biden tan sólo en Carolina del Norte.

La diferencia seguiría aumentando a medida que se cuenta el voto por correo, en el que hay muchas más papeletas demócratas que republicanas, y el de las grandes ciudades del estado, en especial Filadelfia. De hecho, en esa localidad, el 80% de los votos escrutados en este momento están yendo para Biden y solo el 19% para Trump. Fuentes de la campaña de Biden afirman que esperan ganar ese estado por 100.000 votos, es decir, aproximadamente el 1% del voto.

El triunfo en Pensilvania, donde Trump llevó la delantera desde el inicio del recuento gracias a los votantes las zonas rurales y post-industriales del estado, daría una gran solidez a la victoria de Biden y tendría algo de desquite personal. Al fin y al cabo, Biden nació en el estado y cuenta con el apoyo mayoritario de los votantes de Filadelfia y Pittsburgh, los dos grandes centros urbanos del estado.

La presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha calificado ya a Biden como el "presidente electo" de los Estados Unidos.

"Esta mañana está claro que el equipo Biden-Harris va a ganar la Casa Blanca". "El presidente electo Biden tiene un fuerte mandato para liderar", continuó el presidente de la Cámara de Representantes en una conferencia de prensa.

Durante la recta final de la campaña, Trump se dejó la piel en Pensilavania, con media docena de mítines en las últimas 48 horas en el estado, y con cierre más que simbólico en Scranton, la ciudad natal de Biden. Hasta la mitad del recuento, el presidente gozó una ventaja de ocho puntos, que se fue cerrando con los datos provenientes de las grandes ciudades y del voto por correo.

La noticia del ‘sorpasso’ fue celebrada entre vítores por las decenas de votantes demócratas que montaron guardia toda la noche ante el Centro de Convenciones de Filadelfia, amenizada con una fiesta ‘afterhours’. A ritmo de reggaeton y con pancartas de "Count Every Vote" (Contad todos los votos), los simpatizantes de Biden prolongaron la ‘dance party’ hasta primeras horas del viernes.

"Yo no pienso irme a dormir hasta que se confirme la noticia", aseguraba Cindy Howard, de 35 años, vestida con traje de lentejuelas. "Estaré doblemente orgullosa si al final es "Philly" (Filadelfia) la que consigue mandar de una vez a Donald Trump de vuelta a su mansión en Florida. Que se quede allí para siempre y no vuelva".

Dan Strarford sacó por su parte todas sus plumas para apuntarse a la fiesta y convocar un corro a su alrededor, celebrando sus contorsiones: "Va a ser una gran día para los afroamericanos y para la comunidad LGTB. Por fin vamos a tener un presidente que respeta la diversidad y no incita a la violencia contra las minorías".

Separados con vallas por la policía y vigilados desde el cielo por tres helicópteros, los defensores de Trump se congregaron también ante el Centro de Convenciones con carteles de "¡Parad el robo!" y reclamando el fin del recuento de los votos por correo. Con una careta de Joe Biden y una pancarta donde ponía "¿He ganado ya?", un simpatizante de Trump denunciaba así lo que estaba ocurriendo: "Esto se veía venir desde el principio. Los demócratas han colapsado el correo con votos de dudosa procedencia para darle la vuelta a los resultados. No podemos quedarnos de brazos cruzados y estamos aquí para evitar el fraude".

La ofensiva legal de Trump sirvió de hecho para ralentizar el recuento oficial en Pensilvania, que podría hacerse público en cualquier momento. El presidente ha iniciado acciones también en Wisconsin, Michigan y Georgia, con la esperanza de llegar en última instancia al Tribunal Supremo (escorado por 6-3 hacia los jueces conservadores tras la confirmación el mes pasado de la magistrada Amy Coney Barrett).

El fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, ha recordado a Trump en las últimas horas que sus maniobras no tienen visos de prosperar : "Nos están presentado documentos con más argumentos políticos que legales. Admito que las campañas quieran sacar partido de la situación, pero habrá que recordarles que la campaña se ha acabado".

Jim Kenney, el alcalde demócrata de Filadelfia, la ciudad más poblada de Pensilvania, condenó las acusaciones "sin pruebas" sobre fraude de Trump, y dijo que debe asumir su derrota.

En una rueda de prensa mientras seguía el recuento de votos, Kenney respondió rápidamente que "sí" a la pregunta de si el candidato demócrata sería elegido presidente. "Creo que lo que tiene que hacer el presidente es, francamente, ponerse los pantalones de niño grande y reconocer el hecho de que ha perdido. Y tiene que felicitar al ganador", opinó.

El alcalde se pronunció así a pesar de que todavía no está claro que Biden haya ganado o tenga los 270 delegados en el Colegio Electoral necesarios para hacerse con la Casa Blanca.

Respecto a Georgia, como se apuntaba anteriormente, la victoria del ex vicepresidente de Barack Obama parece casi garantizada, dado que el escrutinio se está centrando en la principal ciudad del estado, Atlanta, en la que existe una gran comunidad afroamericana que está muy movilizada en favor de Biden, en especial tras un verano marcado por violentos disturbios raciales en esa localidad.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias