spot_img
spot_img
sábado, 23 de octubre del 2021

Gobierno pretende utilizar los ahorros de pensiones sin pagar intereses

El Presidente Sánchez Cerén se reunió el Lunes 7 de Agosto con representantes de los principales accionistas de las dos administradoras de pensiones (AFP) que funcionan en el paí­s y de los instituciones financieras que venden seguros a las AFP, así­ como con ejecutivos de las AFP, para buscar la forma de resolver lo que el gobierno califica como la “crisis del sistema de pensiones”. 

Esa “crisis del sistema de pensiones” junta realmente dos  crisis muy graves: la crisis del sistema de ahorro privado de pensiones  administrado por las AFP y la crisis del Ministerio de Hacienda para obtener fondos y pagar a las AFP. La crisis que afecta la función que realizan las AFP, está haciendo que las pensiones del sistema privado sean cada vez más pequeñas, en relación a los últimos salarios devengados (menos del 44 %). La crisis del Ministerio de Hacienda, que afecta indirectamente a las AFP, es la falta de dinero para pagar la llamada “deuda de pensiones”, compuesta por cuatro deudas: las pensiones de los que quedaron como afiliados al Instituto Nacional de Pensiones (INPEP), el cual agotó sus reservas financieras; las transferencias a las AFP de las cotizaciones de los afiliados a esas empresas, recaudadas por el ISSS e INPEP antes de la privatización de las pensiones; el complemento para que las AFP paguen las pensiones mí­nimas establecidas legalmente; el pago de préstamos recibidos del Fondo de Pensiones de propiedad de los cotizantes a las AFP, con sus intereses correspondientes.

El gobierno valoró  la reunión mencionada como “altamente positiva”, “se pudo  constatar que también los dueños de las AFP y de los propios bancos están preocupados por la crisis, saben que no podemos dejar colapsar el sistema de pensiones” declaró el portavoz presidencial. Como resultado de la reunión se anunció que “se ha definido un mecanismo en el cual ya técnicamente se está trabajando para poder hacer los ajustes financieros necesarios que permitan resolver dos cosas: cómo resolver el pago inmediato de las pensiones y, en segundo lugar, cómo arribar a una reforma que sea satisfactoria y resuelva un mejor sistema, un sostenible sistema de pensiones para el paí­s”.

La causa de la llamada “crisis del sistema de pensiones” es la falta de financiamiento propio  del gobierno para pagar la “deuda de pensiones”,  los ingresos no son suficientes para financiar los gastos. Desde hace aproximadamente diez y ocho años, los cotizantes del sistema privado de pensiones han venido dando prestado al gobierno, parte de  sus ahorros acumulados para sus pensiones, a una tasa de interés sumamente baja, que hace que la rentabilidad del fondo de pensiones sea pequeña, lo que junto a un alto costo de administración de las pensiones,  da como resultado  que las AFP estén autorizando un  monto de  pensión excesivamente bajo. El gobierno no puede seguir obteniendo préstamos del fondo de pensiones, porque ya llegó a la cuota máxima fijada por la ley de creación de dicho sistema privado; lo más grave es que el gobierno no tiene dinero para que se puedan pagar las pensiones a unos 170 mil trabajadores, tampoco tiene para pagar el abono obligatorio que tiene que hacer a las AFP en la actualidad y durante el resto del año.

Todos los ciudadanos tenemos que contribuir para aumentar los ingresos gubernamentales, especialmente  aquellos que tienen y reciben más, no obstante el gobierno elude esta solución,  porque tiene un costo polí­tico; entonces quiere hacer uso de parte del ahorro de pensiones de los trabajadores sin pagar intereses justos, siendo este el objetivo de la propuesta gubernamental de reforma del sistema de pensiones.

spot_img

Últimas entradas