spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
martes, 07 de diciembre del 2021

El Mozote nunca más

Durante la recién pasada Semana Santa, visité EL Mozote y, sorprendido por el contraste entre El Mozote del ayer tranquilo de follajes inmensos y el de ahora con vestigios históricos hacia la modernidad, me dio por recordar mis años juveniles, cuando fui alfabetizador en el entonces recién nominado Caserí­o El Mozote.

Hací­a 68 años que no visitaba El Mozote, Caserí­o que -como después lo supo todo el mundo, por la guerra civil de los años 80- está ubicado en el Cantón La Guacamaya, jurisdicción de Meanguera, al norte del departamento de Morazán.

Fue en 1951. A mis 14 años de edad, inicié el programa de alfabetización de adultos en El Mozote. Impartí­a mis clases a mujeres y hombres, en horas de la tarde y nocturnas. Gente buena de estirpe Lenca, me ofrecí­a sin reservas lo poco que tení­a, con agradecimiento puro “por las letras y los números aprendidos”. Suficiente razón para entender que el hombre entre más grande, más humilde debe ser. Aprendí­ mucho de ellos, de su grandeza y su generosidad sin lí­mites…

El último domingo de la Semana Santa -Domingo de Resurrección-llegué a El Mozote, esta vez como turista, 68 años después de mi labor alfabetizadora ahí­. Un tanto desubicado al principio, comencé a indagar por personas y lugares y, poco a poco, el escenario se fue tornando familiar; sobre todo, cuando en un muro sagrado leí­ la nómina de los asesinados, entre adultos y niños, en la que con sorpresa recordé nombres que me agitaron el pecho -entre ellos el de Rufina Amaya, entonces una niña de primeros grados- que me hicieron comprender más la razón del impresionante monumento a los caí­dos, y otras expresiones propias para rescatar y mantener viva la memoria histórica…

Los honrados y laboriosos mozoteños caí­dos por muerte cruel y salvaje, producto de los hechos sangrientos e inhumanos que culminaron con la vil masacre de diciembre de 1981, cuya noticia dio la vuelta al mundo y evidenció con creces la crueldad del ejército salvadoreño, durante el conflicto armado de El Salvador 1980-1992.

Los dí­as 11-13 de diciembre de 1981, los fusiles, vomitando plomo criminal, sacudí­an los frondosos bosques con impacto certero, despiadado, cruel e inhumano; mientras que los centenares de cuerpos, de adultos y niños, eran despedazados en el aire, como cuando alguien despluma pajarillos inocentes.

¡Quién iba a decirme, entonces, que durante la guerra, aquellos sitios tan familiares de El Mozote serí­an el escenario de una cruel matanza de campesinos, especialmente de mujeres y niños, ejecutada por el ejército salvadoreño!  La masacre de El Mozote es, además, un crimen contra la inocencia, ya que las ví­ctimas eran en su mayorí­a niñas y niños, salvajemente asesinados…

 La versión sobre la masacre de El Mozote dio la vuelta al mundo y se evidenció como uno los hechos más sanguinarios durante el conflicto de El Salvador. Esa y muchí­simas masacres más se registran como delitos de lesa humanidad, sujetos a condena total para los gobernantes, los altos mandos militares y soldados, guardias nacionales y policí­as responsables de tantos crí­menes…

Y ahora en 2019, yo estaba ahí­. Conversé con muchos lugareños, todos con la esperanza de la justicia. “Dios tarda, pero no olvida”, repetí­a alguien. “Se hará justicia, a pesar de la indiferencia de los últimos gobiernos”, comentó otro. Es evidente el descontento por el abandono de quienes “prometí­an justicia y bienestar”. Y mostraron su optimismo por la reapertura del juicio -aunque llevado con lentitud- contra dirigentes militares en un tribunal de San Francisco Gotera…

“El Mozote nunca más”, leí­ en un mural, Y compartí­ esperanzado la frase, seguro de que tan horrendo crimen no se repetirá; pero sí­ que, para resarcir el llanto popular, un dí­a, más temprano que tarde, se hará justicia…  Abandoné El Mozote, entre recuerdos y nostalgias… y un pesar reprimido, alentado también por la esperanza de una pronta justicia!

spot_img

Últimas entradas