spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 04 de agosto del 2021

El irresponsable Trump termina infectado

Como el mitológico Faetón, que quiso conducir el carro de su padre el dios Sol y terminó en un desastre que motivó la intervención de Zeus, el todopoderoso e irresponsable Trump también cayó del pedestal. No por voluntad divina, pero por un virus que siempre menospreció.

COVID-19

A solo 33 días de las elecciones nacionales, el presidente de los Estados Unidos anunció, a través de un twit, que él y su esposa Melania tienen el coronavirus. Una noticia que inmediatamente generó alarma a nivel internacional y, como muestra de la nueva e inesperada inestabilidad política, hizo caer los futuros del Dow Jones 400 puntos y generó interrogantes en materia de seguridad nacional.

Ironía del irresponsable Trump

La ironía es que durante la campaña electoral Trump ha tratado por todos los medios posibles de evitar hablar del coronavirus y sus consecuencias. Después de todo, ¿cómo se puede justificar liderar al país más rico del mundo con los resultados más atroces?

Aunque sus fanáticos seguidores construyan falacias y los ignorantes acepten cualquier proposición, los números no mienten: con solo 5% de la población mundial, Estados Unidos tiene 20% de los muertos y las infecciones.

Distraer

Por eso para Trump ha sido fundamental distraer al electorado divagando alrededor de diversos tópicos y evitando el tema del COVID-19. Con ad hominems que deshumanizan al candidato demócrata Joe Biden, con declaraciones incendiarias sobre la necesidad de un orden draconiano en ciudades en las que manifestantes frustrados demandan que se ponga freno al racismo y la brutalidad policial, con su apoyo tácito a supremacistas raciales, con un debate caótico, el presidente mantiene la distracción y no tiene que explicar el desastroso liderazgo que demostró ante los desafíos planteados por la pandemia.

Porque no hay que olvidarse que Donald Trump es el Comandante en Jefe de esas huestes rebeldes conservadoras y anti-ciencia que niegan la utilidad de las máscaras y atrevidamente no quieren respetar el distanciamiento social.

Irresponsabilidad

Y es ese mismo Trump que se burló de Biden por el uso de una máscara y por las medidas de precaución que mantiene; ese mismo Trump, ahora está infectado. Una infección que, por supuesto, tiene que ver con el virus, pero mucho más con la conducta irresponsable de este hombre que consistentemente atenta contra principios básicos de moderación y decencia.

La irresponsabilidad e incapacidad de Faetón de conducir el carro que mantenía la transición entre el día y la noche casi destruye el equilibrio universal. Un rayo fulminante de Zeus desboca el carro descontrolado y termina con la muerte de Faetón. Una vez más la intervención del dios mitológico evita el desastre.

Nadie puede festejar lo que le ha ocurrido al presidente y los deseos de una pronta recuperación son más que apropiados, pero tampoco podemos ser tan hipócritas de sentirnos compungidos por una conducta irresponsable que motivó que muchos no usen máscaras, no respeten el distanciamiento social. Una conducta que, directa o indirectamente, ha contribuido a más de 200,000 muertes en los Estados Unidos de América.

spot_img

Últimas entradas