domingo, 23 junio 2024
spot_img
spot_img

El destierro temporal de la oposición nicaragüense

¡Sigue nuestras redes sociales!

Los presos políticos, llevados a los calabozos por el régimen de los Ortega Murillo en Nicaragua (desde abril 2018), custodiados por guardias matones serviles, en celdas sin luz y oxígeno, son parte de esa mala jugada de la historia, que ante la amnesia del pueblo se volvió a repetir.

spot_img

Por Carlos F. Imendia

La semana pasada, un gran amigo de Nicaragua qué vive en Estados Unidos me envió un whatsapp donde decía: “Régimen sandinista acaba de liberar a más de 200 presos políticos”. “Wow!  Buena Noticia pero confírmala, no vaya ser fake News” le respondí al mensaje.

Y es que hoy en día suele suceder qué caemos en el error de viralizar noticias falsas. A las pocas horas, ya otras agencias noticiosas sacudían al mundo  con la noticia, en el que el régimen de Ortega había liberado a más de 200 presos políticos: Entre ellos candidatos presidenciales, líderes estudiantiles, economistas, sacerdotes, cronistas deportivos, etc.

Momentos más tarde y sin pensarlo, mi amigo me envía una ráfaga de  fotografías desde el hotel donde arriban los liberados, en un hotel de Washington D.C. El momento es grandioso y mi amigo junto a su esposa se toma fotografías con personajes como los hermanos Chamorro Barrios, Lester Alemán líder estudiantil qué confrontó a Ortega frente a los medios internacionales, Noel Vidaurre, entre otros, además de platicar con ellos sobre ese tan esperado momento.

“Estas viviendo un momento histórico vos y tu esposa, el reinicio de una nueva República” le comenté, mi amigo fue parte del servicio exterior nicaragüense por años hasta que en 2006 los sandinistas pusieron gente de su confianza en esos cargos en el Exterior,  y con la convulsión política y social en Nicaragua él tuvo que salir para optar por una mejor estabilidad con su familia.  Sin embargo él no ha sido ajeno a la situación política de su país, como buen demócrata y patriota, el amor por su país siempre irá por delante.

Los presos políticos, llevados a los calabozos por el régimen de los Ortega Murillo en Nicaragua (desde abril 2018), custodiados por guardias matones serviles, en celdas sin luz y oxígeno, son parte de esa mala jugada de la historia, que ante la amnesia del pueblo se volvió a repetir. Más de 200 personas tomaron el vuelo desde Managua que los llevó hasta la capital estadounidense, los funcionarios sandinistas advirtieron  que eran “Deportados”, después rectificaron: “Desterrados”.  Les hicieron firmar un documento contra su voluntad (obviamente) de renunciar a su nacionalidad.

“Pero no te preocupes amigo, es un destierro temporal” , cuando el destino se encargue de borrar a esos nefastos personajes  de la faz de la tierra, borrar sus apellidos de las páginas de la historia, su mal ahuero del ambiente, sus malas vibras en la política del país, y sus garras suelten a  Nicaragua  y ese gigante se haya derribado y muera, como David certeramente mata a Goliat con la piedra, el destierro habrá sido temporal y la democracia tomará nuevamente las riendas con personas que van a propiciar el retorno del estado de derecho, la independencia de poderes y desmontar la estructura nociva del sandinismo en todas las instituciones del Estado y sociedad. “Ojalá que ese pensamiento sea trasladado a los héroes”. “Así será” me respondió.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Carlos F. Imendia
Carlos F. Imendia
Comunicador, publicista y mercadólogo salvadoreño; columnista y colaborador de ContraPunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias