spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 30 de julio del 2021

El Caballo de Troya del agua

El Caballo de Troya fue un artilugio con forma de enorme caballo de madera que se menciona en la historia de la guerra de Troya y que según este relato fue usado por los griegos como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya.

spot_img

El Caballo de Troya fue un artilugio con forma de enorme caballo de madera que se menciona en la historia de la guerra de Troya y que según este relato fue usado por los griegos como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya.

Tomado por los troyanos como un signo de su victoria, el caballo fue llevado dentro de los gigantescos muros, sin saber que en su interior se ocultaban varios soldados enemigos. Durante la noche, los guerreros salieron del caballo, mataron a los centinelas y abrieron las puertas de la ciudad para permitir la entrada del ejército griego, lo que provocó la caí­da definitiva de Troya, según aparece la descripción en la enciclopedia de Wikipedia.

Similar situación está pasando actualmente con las propuestas de la Ley General e Integral de Aguas al interior de la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa, que está siendo manipulada por grupos de poder económico que mueven los hilos de la polí­tica de los partidos de la derecha.

Los partidos polí­ticos de la derecha salvadoreña están usando la figura de la “entidad autónoma del agua” como su <<Caballo de Troya>>, algo concebido como aparentemente agradable pero que trae consigo graves consecuencias.

Este engaño destructivo que pretende hacernos creer la derecha salvadoreña ante la opinión pública no hace referencia a la verdadera intención y esencia de la propuesta privatizadora, según la propuesta del ente autónomo del agua este estarí­a conformado por una junta directiva de siete miembros, cuatro miembros provenientes del sector privado y tres miembros provenientes entre el gobierno, organizaciones sociales, academia, entre otros.

Entonces por simple aritmética la balanza de la toma de decisiones estarí­a inclinada por los intereses empresariales por encima de los intereses sociales, es decir, no habrí­a cabida para la población de tener acceso al agua como un derecho humano que le asiste por Constitución.

Los partidos polí­ticos de la derecha salvadoreña pusieron en práctica por 20 años consecutivos la receta neoliberal de reducir al Estado a su mí­nima expresión y que la sociedad debe regirse en libertad económica por las leyes del mercado. Porque el libre juego de la oferta y la demanda, es decir, la libre competencia de mercado sin las constricciones del Estado, de acá emana la privatización de la telefoní­a, las pensiones y la banca que hemos sufrido.

Por tanto, la derecha está concibiendo gestar la experiencia en Chile, con respecto al Código de Aguas que se formuló durante la dictadura en 1981 ““y que sigue absolutamente vigente”“ considera a las aguas como un bien social, pero también como un bien económico. Separa la propiedad del agua del dominio de la tierra y le transfiere la prerrogativa al Estado de que sea éste quien concede los derechos de aprovechamiento de aguas a privados de forma gratuita y a perpetuidad, dando origen al mercado de las aguas. Este es el meollo del asunto de las discusiones de las propuestas de leyes del agua sobre quien estará a cargo llámese “entidad autónoma” de la toma de decisión de los derechos de uso del agua.

spot_img

También te puede interesar

Alfredo Carías
Comunicador y periodista ambiental, productor audiovisual y fotógrafo. Colaborador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias