spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

Cuotas partidarias en elecciones

“Quosque tandem, Catilina, abutare petientia nostra” (“¿Hasta cuando, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?”), con esta frase Marco Tulio Cicerón (106-43 AC), jurista, político, filósofo, escritor y orador romano, increpó al gobernante Catilina, por sus excesivos abusos en el poder.

Siglos después, aquí y ahora, se sigue abusando de la paciencia de los salvadoreños. Recientes acontecimientos -como la elección de magistrados de la Corte de Cuentas (CCR)- han mostrado arbitrariedades por parte de la Asamblea Legislativa (AL), que han provocado críticas de la sociedad civil -y hasta de tanques de pensamiento identificados con la oposición al Gobierno (como FUSADES, DTJ…) -que algunos medios de comunicación social (MCS), -también identificados con los sectores opositores- han informado ampliamente:

“Critican elección de magistrados de la Corte de Cuentas”, destacó un titular de LPG… (22 de agosto 2020, Página 20); y más adelante: “La Fundación DTJ criticó que la Asamblea insista en vicios y errores que ya señaló la Sala de lo Constitucional…”

“No se respetaron los parámetros que ha ordenado la jurisprudencia constitucional, ha habido falta de transparencia y no se contó con la debida publicidad que deben tener estos procesos que realiza la Asamblea Legislativa”, denunció Javier Castro, director de asuntos jurídicos de FUSADES y miembro del Observatorio Ciudadano de la Corte de Cuentas (CdeC).

El pueblo lo sabe. Y sabe que en esta -como en otras elecciones de segundo grado de la AL- hubo abuso e irrespeto a la conciencia nacional. Imposible negar la vieja práctica de las cuotas partidarias; y -como siempre- mostrando falsa transparencia, se jugó con la dignidad de 75 aspirantes de buena fe, pero -como por arte de magia- quedó el candidato acordado previamente.

Nada personal, pero el nuevo presidente de la CdeC, Roberto Anzora, está siendo cuestionado por supuestamente incurrir en infidelidad en diligencias en proceso de la CdeC, al pasarlas al jefe de fracción del PDC, Rodolfo Parker, por medio de su diputado suplente. Para algunos entendidos en la materia, esta acción es constitutiva de delito.

El director de Iniciativa Social para la Democracia (ISD), Ramón Villalta, informó que presentaría aviso a la Fiscalía General de la República (FGR), solicitando investigación sobre la infidencia entre el nuevo presidente  y el diputado Parker. Cuestión de esperar.

El hombre entre más grande, más humilde debe ser. En política, en el verdadero sentido de la palabra humildad -aunque escasamente-hay hombres así. Pepe Mujica, en Suramérica, es uno de ellos. Todo un estadista. Aquí, es todo lo contrario: sin un pelo de estadista, algunos diputados y diputadas hacen gala de arrogancia y hasta de ignorancia y mala crianza, confundidos en el pasajero fuero de su cargo.

Durante la malhadada interpelación al Ministro de la Defensa Nacional, Contralmirante Merino Monroy, esas “cualidades” de algunos diputados fueron más que evidentes. Propias para elaborar un manual sobre lo que no debe ser en el sistema parlamentario. Lamentable, el presidente de la AL, Mario Ponce, siguió evidenciando prepotencia (“el estado soy yo”, de Luis XIV), intentando ocultar sin éxito la incapacidad de mantener el orden entre los diputados, aparte de obedecer ciegamente lo que le susurran al oído dos que tres directivos vecinos.

El “sistema” de cuotas partidarias es un cáncer dentro de un cáncer mayor, que debe ser erradicado. Será necesaria una “quimioterapia” político-social en grandes dosis, dado el arraigo ya tradicional; pero, sobre todo, por el apoyo que reciben los partidos políticos negociantes, de sectores e instituciones aliados con el poder político y económico interesado.

Mucho daño han hecho -hacen- las cuotas partidarias a la conciencia nacional, especialmente en la Asamblea Legislativa. Pero, mientras no terminen, seguirá como válida la protesta/grito del pueblo salvadoreño indignado, parafraseando a Cicerón: ¿hasta cuándo, legisladores, abusarán de nuestra paciencia?.

spot_img

Últimas entradas