spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

Crónica en el Día del Periodista y sobre el manejo periodístico

Desde hace 51 años (1969-2020), el 31 de julio de cada año el gremio periodístico celebra el Día del Periodista Salvadoreño, con base en el Decreto Legislativo No. 380, del 29 de mayo de 1969, de la Asamblea Legislativa, que lo declaró en conmemoración de la fecha de publicación del primer periódico de El Salvador: el “Semanario Político Mercantil”, el 31 de julio de 1824. 

Según datos históricos, un mes antes, por gestiones del Pbro. José Matías Delgado, con fondos recaudados entre la población, se compró en Guatemala la primera imprenta. Y de inmediato se publicó dicho Semanario, bajo la dirección del Pbro. Miguel Álvarez Castro, considerado el primer periodista salvadoreño.

Cerca de siglo y medio después (1824-2020), a pesar de los grandes avances técnico-científicos y la especialización de los periodistas de verdadera vocación, el actual ejercicio de los principales medios de comunicación social (MCS) impresos, no ofrece mayores cambios en su línea editorial, para satisfacer a un mundo lector cada día más exigente en cuanto a veracidad, imparcialidad y objetividad. La baja  sensible también es debida -en parte- a los medios electrónicos, a las redes sociales y otros.

El rompimiento de los principios de veracidad, imparcialidad y oportunidad en la noticia en algunos MCS impresos, es evidente. Valgan las pocas excepciones. Los sesgos informativos -casi siempre en lo político- responden a la inclinación ideológica de la línea editorial de los propietarios, contribuyendo a la promoción de un esquema a todas luces parcial, en perjuicio de la mayoría de la población. Y el periodista con verdaderos principios de limpieza por vocación, se enreda en un dilema. O lo toma o lo deja. Y ese será su conflicto.

Igual ocurre -también con excepciones- con algunos periódicos digitales, informando/opinando con clara tendencia hacia un lado o al otro; también, las empresas y algunos entrevistadores de TV, tras la agenda común MCS/políticos, con temas y entrevistados cautivos -y peor, en el caso de los diputados siempre los mismos, los más cuestionados moralmente- sin la veracidad e imparcialidad que impone el auténtico servicio periodístico. El ojo fiscalizador de la conciencia popular, lo sabe. Lo sabe, y espera…

La Pandemia es un problema integral: salud, seguridad, política, economía, cultura… pero -lamentablemente- las  Medidas oficiales para contrarrestar el Covid-19 del presidente Bukele, enfrentan el peor rechazo, odio personal y revanchismo de los malos políticos, quienes, en el fondo, a la que de veras perjudican es a la población salvadoreña, ávida de buena salud y bienestar integral.

Lo saben los MCS, pero en un arranque de “solidaridad” con la oposición, no la critican con imparcialidad; al contrario, son sus voceros incondicionales, con virulencia y saña comunicacional: un muestrario de ataques al Gobierno y, con ellos, al  pueblo: omisión o publicación de noticias/opiniones según lo positivo o negativo del Gobierno; hacer eco de las denuncias sin sentido, fallas inventadas, acusaciones personales, demandas de transparencia, rendición de cuentas, agilidad en los proyectos… acciones oficiales que nunca antes reclamaron a los gobernantes. Me consta. He vivido entre los MCS por casi ya 60 años, y hasta he sido parte de muchos de ellos…  

 Hoy, algunos MCS impresos, antes apreciados hoy evidentemente venidos a menos, por el inocultable sesgo informativo y la evidente “saña” antipopular contra el quehacer oficial en la Pandemia, en perjuicio de la mayoría de la población más vulnerable. Es su derecho -en aras de la Libertad de Expresión- pero socialmente inapropiado ahora, precisamente cuando el pueblo sufre una doliente situación de lágrimas, dolor y muerte, por el Conavid-19, y, en vez de pesares, desalientos y confusiones, precisa de informaciones de positivismo y realidad.

Profesionalmente, duelen estas realidades; pero, precisamente por eso, es un deber plantearlas, con espíritu y vocación periodística, y como reflexión personal, en este Día del Periodista Salvadoreño, julio 31/2020. 

spot_img

Últimas entradas