spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 27 de julio del 2021

CRÓNICA: Absuelven a sacerdote Boror Uz de delitos sexuales. ONGS piden apelar

Fue 3 veces acusado de agredir sexualmente a 3 menores de edad, y finalmente fue absuelto por la justicia salvadoreña, el párroco guatemalteco Boror Uz. Ahora, ONGS piden apelar.

spot_img

Tras permanecer casi dos años en prisión, el sacerdote católico guatemalteco, José Venancio Boror Uz, recuperará su libertad en las próximas horas. La decisión fue tomada por el Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador, tras fallar a su favor, absolviéndolo de cometer el delito de “agresión sexual a un menor e incapaz en modalidad continuada” , en contra de dos niñas. 

Según lo han detallado las autoridades judiciales a los medios, el fallo absoluto que recibió el sacerdote éste sería el segundo, al enfrentarse a la justicia salvadoreña. Pues Boror Uz, de nacionalidad guatemalteca, ya había sido acusado en 2019 de cometer el mismo delito, resultando finalmente absuelto.

Estamos satisfechos, porque al final se le esta haciendo justicia para el padre José Venancio Boror Uz. Eran tres procesos los que se estaba acusando y señalando injusta y sin pruebas, de una acusación grave ”, dijo el abogado del sacerdote, David Ramírez.

Sin embargo, representantes de las víctimas denunciaron inconsistencias en el fallo, y demandaron a la justicia apelar, entre ellos, la Fundación de Estudios por la Aplicación del Derecho (FESPAD).

El Estado le ha fallado otra vez a la niñez, que es víctima de abuso sexual; por lo que se vuelve urgente revisar averiguaciones son esas barreras que impiden la protección de la niñez , niegan el acceso a la justicia y la obtención de una respuesta satisfactoria ”, denunció FESPAD, y reprobó la invalidación de las declaraciones de las víctimas, en el juicio.

Invalidaron Acusaciones

De 63 años de edad, el sacerdote católico ha dedicado los últimos años de su vida pastoral en la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes, en San Salvador. Según lo detalla la defensa, habría sido su última vez en el servicio a la iglesia. Hasta el mes de abril de 2019, Venancio fue sometido a las autoridades de justicia, al ser detenido formalmente, por la Policía Nacional Civil (PNC).

Venancio habría sido acusado de cometer el delito de “agresión sexual sexual en menor e incapaz continuada”, en perjuicio de una niña de seis años de edad. Hasta el pasado 9 de noviembre de 2020, el acusado fue declarado absuelto, por el Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador, al no demostrarse la veracidad de las pruebas, ni su participación en la comisión de los delitos asociados.

VEA: ABSUELVEN A SACERDOTE DEL BARIO LOURDE ACUSADO FALSAMENTE DE AGRESOR SEXUAL DE NIÑA DE 6 AÑOS

En dicha acusación “constaban hechos graves, de tocamientos en partes íntimas, sin embargo, en Cámara Gesell, la niña no habló de tocamientos en partes íntimas, como se argumentó al inicio” , dijo en su momento el juez de sentencia.

Sin embargo, otra acusación por delitos sexuales terminó procesada en el Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador. En ésta ocasión, al sacerdote se le acusó de cometer el mismo delito, y sus víctimas denunciantes habrían sido otras dos menores de edad.

El caso fue declarado bajo reserva total, sin embargo, la institución judicial dió a conocer que los supuestos hechos delictivos procedían de la iglesia en la que Venancio se desempeñaba; y agregó que habrían tenido lugar durante los meses de febrero y mayo del año 2017, de acuerdo con las pruebas presentadas por la Fiscalía General de la República (FGR).

Pero la inocencia del párroco se disputó entre los testimonios y las pruebas presentadas por la FGR; por un equipo de observadores y por un sustantivo grupo de abogados defensores, cuatro en total; entre ellos, la madre de Venancio.

Los elementos de prueba para poder robustecer esta acusación no fueron lo suficientemente concordantes verosímiles entre sí, no había una identidad en los elementos de prueba, para poder destruir la presunción de inocencia del señor José V enancio Boror Uz. Principalmente, en el tema de las pericias psicológicas, las de estudios sociales, y declaraciones de otros testigos, pues, no fueron conducentes a poder afirmar con total certeza que él es el responsable de estos hechos. Y, en vista de ello, pues, el resultado absolutorio ”, dijo Martínez a los medios.

Esta tarde, al Tribunal dictó su fallo a favor del sacerdote, otorgándole la absolución de los delitos sexuales por los que fue condenado, ya que, según la institución judicial, “las pericias psicológicas, los estudios sociales y la declaración de testigos, no confirmaman con certeza la responsabilidad de Boror Uz ”

Piden Apelar

Al darse a conocer el fallo oficial de Tribunal Sexto de Sentencia, el sacerdote Venancio será puesto en libertad, pues el guatemalteco, por el momento, no tienen ninguna causa pendiente con la justicia. Sin embargo, representantes de las víctimas no quedaron satisfechas.

É stos resultados, sistemas de procesos penales, lo que determinan es que siguen acusaciones, pues, no tienen ningún sustento probatorio, y él es inocente. Él no tiene ninguna causa pendiente en relación a acusaciones de ningún tipo; y, por tanto, se hará efectiva la libertad inmediata ”, dijo Martinez.

Pero, en una denuncia pública, FESPAD aseveró que las pruebas de las víctimas, refutadas en juicio, eran demostrativas de las agresiones del párroco hacia sus víctimas.

A nuestro juicio la @FGR_SV deberá apelar esta resolución absolutoria” , expresó FESPAD. "Consideramos que las declaraciones de ambas niñas fueron contundentes al describir los hechos e identificar al sacerdote como su agresor sexual" , agregó.

Sin embargo, la defensa sostiene que la versión de las víctimas no es concluyente.

“Las víctimas, en sus versiones, dan algunos detalles que no son sostenibles a lo largo de cada una de las versiones que ellas brindaron, en las diversas etapas del proceso” , sostuvo la defensa.

Su permanencia en la Iglesia   

Luego de ser formalmente sometido y enjuiciado por la justicia salvadoreña, el párroco Venancio permaneció suspendido de sus actividades pastorales. El retiro, sin embargo, es temporal, tal y como lo establece la Iglesia Católica cuando un miembro de la iglesia es investigado de cometer un posible delito sexual. 

A tres meses de iniciar su proceso penal, el arzobispado de la Iglesia Católica Salvadoreña creó una comisión especial, que buscaba, importante, proteger a la niñez de los abusos sexuales perpetrados por miembros de la institución de fe.   

En una conferencia a los medios, el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar expresó que “Al presentarse un caso, será ella (la comisión) la que atenderá a la víctima y juzgará si hay fundamento en el caso”, para después destituirlo de la Iglesia.

La comisión ya estaba respaldada por la Santa Cede. El 1 de junio de 2019, entró en vigor el “Vos Estis Lux Mundi”, un proprio normativo publicado por el Papa Francisco, que condenaba las prácticas de abusos sexuales cometidas por miembros de la iglesia; y establecía prerrogativas para proceder. 

El caso del Sacerdote Venancio, pues, fue sometido al escrutinio de la Iglesia, ya la discusión de sus representantes en el país.

Sin embargo, tras dos años de juicio, Venancio logró finalmente una sentencia absolutoria. El párroco fue considerado libre de responsabilidades penales.

Y las inconformidades se dieron. En su denuncia pública FESPAD demandó a la Iglesia Salvadoreña, colaborar con la justicia ante hechos de implicación judicial por sus miembros.  

“La Iglesia Católica debe procurar efectivamente que sus miembros no sigan cometiendo este tipo de actos. Lejos de crear instancias previas en su interior para conocer estos casos, debe permitir que la justicia penal ordinaria haga su trabajo de manera expedita y colaborar con ella ”, denunció Fespad. 

En el Vos Estis Lux Mundi, sin embargo, la Iglesia ordena la intervención de la jurisdicción eclesial local, garantizando el derecho a la presunción de inocencia, ya la justicia del acusado.

“El Metropolitano debe actuar con imparcialidad y libre de conflictos de intereses” (Art. 12, § 6).

Sin embargo, en el juicio del imputado, no se dio a conocer la intervención eclesial. Por el contrario, la defensa de Venancio fue precedida por tres abogados particulares y por su madre, una feligrés.

En su crítica sobre el caso, el presidente de la Cooperativa Sacerdotal, Vicente Chopin, insta a la comunidad apostólica, para garantizar la defensa de sus miembros. Y recomienda a las autoridades competentes, abordar pertinentemente los casos.

“Bien harían los gremios de sacerdotes en conocer las leyes que rigen este tipo de acusaciones, para esgrimir en modo pertinente su defensa”, dijo Chopin. 


spot_img

También te puede interesar

Alessia Genoves
Periodista, redactora de ContraPunto, especialista en temas sociales, culturales y de género
spot_img

Últimas noticias