spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 02 de agosto del 2021

CIDH: No a la estigmatización de periodistas

El informe preliminar sostiene que, si bien es legítimo que los funcionarios públicos formulen críticas, correcciones u objeciones con respecto a reportajes específicos en los medios y a las organizaciones sociales, deben observar un especial deber de cuidado para no generar situaciones de riesgo

spot_img

Un informe preliminar de la visita in  loco de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos,(CIDH), del 2 al 4  de  diciembre pasados,  da cuenta de lo observado en las áreas de seguridad  ciudadana, situación de personas privadas de libertad, derechos de mujeres y personas LGBTI; migración, desplazamiento forzado, derechos económicos, sociales, memoria, verdad, justicia y libertad de expresión.

Edison Lanza, Relator Especial de esa materia integró la misión. El informe da cuenta de haber recibido datos que considera preocupantes en cuanto garantías para el ejercicio de la libertad de expresión: la prevalencia de un discurso estigmatizante contra medios de comunicación, periodistas y defensores de derechos humanos. También la virulencia de los ataques contra mujeres periodistas y defensoras de derechos humanos, basados en estereotipos de género.

El informe preliminar sostiene que, si bien es legítimo que los funcionarios públicos formulen críticas, correcciones u objeciones con respecto a reportajes específicos en los medios y a las organizaciones sociales, deben observar un especial deber de cuidado para no generar situaciones de riesgo.

Es una buena señal que sea retomado este asunto en el documento, porque pareciera que la lógica es atacar al mensajero en forma deliberada, desacreditarle y generar un ambiente hostil; el cual puede derivar en violencia. Así se acallan los planteamientos críticos, se promueve la autocensura y se afecta la función contralora de la prensa.

La gravedad del asunto radica, como lo plantea la CIDH, en que el discurso agresivo se amplifica contra personas señaladas  directamente por autoridades estatales. El secretismo practicado por instancias estatales también es anotado en el informe preliminar: la CIDH da cuenta de restricciones en el acceso a  información pública como la declaratoria de reserva en asuntos de seguridad, ambiente, gastos y acuerdos migratorios.

Otro tema de interés para la Comisión es la restricción en el acceso a conferencias de prensa y discriminaciones en la asignación de publicidad oficial, principalmente a los medios críticos.

De alguna manera ese el panorama de la libertad de prensa durante el año 2019, que tiene como antecedentes la dramática baja en indicadores de instancias como Reporteros sin Fronteras. De una lista de180 países, ordenados de mejor a peor calificación, El Salvador ocupó el año 2015, la casilla 45. El 2019 llegó a la 81.

La libertad de expresión es uno de los temas transversales de la visita in loco de la CIDH, que reconoce avances en materia de libertad de expresión y el derecho de acceso a la información pública.

En el informe preliminar, la CIDH recomienda propiciar un entorno de trabajo seguro para los periodistas y el respeto de la independencia de los medios de comunicación, en particular, la independencia editorial, de acuerdo con los estándares internacionales en materia de acceso a la información pública.

También evitar la estigmatización y la desacreditación de periodistas y defensores y defensoras de derechos humanos, asegurando que las declaraciones de las autoridades sean respetuosas de su labor.

El Estado es el principal responsable de la convivencia democrática. El papel fiscalizador de la prensa es importante en una sociedad democrática. La búsqueda de halagos y hacer apología de la violencia hacia el periodismo crítico es lo contrario, porque se inhibe a la sociedad de estar informado y de tomar decisiones.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Domínguez
Periodista salvadoreño; defensor de los derechos humanos. Colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias