jueves, 12 de mayo del 2022
spot_img

Atleta INDES, otro futbolista y telefonista son víctimas de detenciones arbitrarias

¡Sigue nuestras redes sociales!

INDES no ha tomado ninguna acción para ayudar a los deportistas, mientras familiares del joven trabajador del call center esperan que las autoridades suministren las medicinas para la hipertensión, que padece el capturado.

Las denuncias de abusos policiales contra ciudadanos en marco del Estado de Excepción, continúan registrándose en territorio salvadoreño. En esta ocasión, dos deportistas y un trabajador de call center son las víctimas de las arbitrariedades de los elementos de seguridad, ya que los tres han sido señalados -sin pruebas- de agrupaciones ilícitas .

El primer caso se trata del campeón de levantamiento de Pesas del Instituto Nacional de los Deportes (INDES), Jonathan Francisco Henríquez Serrano, quien fue capturado por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) en la colonia Espiga de Oro, San Vicente.

Los hechos se remontan al pasado 3 de abril, cuando el atleta regresaba a casa, luego de visitar a los padres de su novia, pero en el momento que la pareja circulaba por la calle principal de la colonia, cinco policías los intervino y centraron el interrogatorio en Henríquez.

De acuerdo a la versión brindada por los familiares del deportista, los uniformados prolongaron el interrogatorio por varios minutos e hicieron una llamada a la operadora de la PNC, para revisar si había delitos que perseguir.

A lo que la base habría respondido que no había antecedentes criminales, lo que si detonó el problema es que años atrás, cuando Jonathan estudiaba en el Instituto Nacional de San Vicente (INSAVI), tuvo un altercado con agentes que terminó en su detención.

Los parientes del atleta rememoraron, que el error que cometió el joven en esa ocasión fue oponerse al procedimiento, porque les dijo “que no estaba haciendo nada malo y no lo tenían que detener” actitud que molestó a los policía por que lo retuvieron, pero finalmente fue puesto en libertad en menos de 24 horas al no encontrarle ningún delito; sin embargo, su historial quedó machado por el delito de resistencia.

Esto último sirvió de motivo de llevarse al campeón centroamericano salvadoreño, desde hace alrededor de dos semanas.

“A él le mencionaron todas las maras habidas y por haber, para buscar relacionarlo con algún caso de agrupaciones ilícitas… Le respondí que porque lo acusaban de eso si iba con la novia, a lo que respondieron de forma prepotente que en el régimen en el que estamos aunque llames a quien llames no van a poder hacer nada”, expresaron los familiares.

El halterófilo de 28 años de edad, le dijo a los agentes que practicaba ese deporte a lo que le respondieron que eso no era una disciplina y lo apresaron.

La preocupación de no saber nada del paradero del deportista, generó que la familia se trasladara en distintos lugares para saber en qué condiciones lo tenían.

Por lo tanto, fue la madre del joven, quien de oficio es tortillera, lo encontró en un FOSALUD debido a que le estaban haciendo un chequeo de salud, para luego llevarlo a bartolina y finalmente mantenerlo detenido en el Penal de Izalco.

Para estas personas, la forma de proceder de los agentes fue bastante peculiar, ya que en la zona no se reportan casos de homicidios, asaltos o extorsiones debido a que la colonia se encuentra las bartolina policiales y por consiguiente pasa con varios operativos al día.

Además lamentan que INDES u otras instituciones de gobierno no los hayan apoyado, pese a que Henríquez se han entregado de lleno desde 2009 al deporte que practica, dando glorias regionales y nacionales al país. Por lo que han tenido que costear un abogado particular, para poder salir adelante con el proceso judicial.

Esto no solo le ha afectado laboralmente, debido a que también ha frenado sus labores como entrenador personal y vendedor de suplementos deportivos por catalogo.

Mientras tanto, directivos del Club Deportivo La Palma de la Tercera División de balompié salvadoreño, pidieron una revisión de la captura de Juan Alexander “Cayú” Chávez, quien es uno de sus jugadores.

“Cayú” fue aprehendido en el puesto donde se dedica a vender frijoles ubicado en La Palma, en Chalatenango.

Los dirigentes se comprometieron a trabajar en “la liberación lo antes posible” de Chávez, quien estaba en un periodo de preparación para ascender a la Tercera División del fútbol salvadoreño.

La directiva, a través de un comunicado en su cuenta de Facebook, dijo: “Exhortamos a las autoridades a revisar su caso, pues estamos seguros que se está cometiendo una injusticia con nuestro jugador”.

Esta semana las autoridades se vieron obligadas a dejar en libertad a un grupo de trabajadores de una cafetería, quienes habían sido arrestados por militares y erróneamente acusados de actividades delictivas.

El presidente Nayib Bukele reconoció esta semana que en los operativos había “1%” de errores y que las autoridades ya habían reportado la liberación de varias personas, que tras investigaciones no estaban vinculadas al crimen.

En el fútbol salvadoreño no solo este ha sido el caso de un futbolista detenido, ya que este medio publicó el caso de un jugador del Club Deportivo Quezaltepeque, también de la liga de bronce cuscatleca.

El tercer reporte es el de un trabajador del call center, Teleperformance, quien fue detenido en una reciente redada realizada en Valle Lourdes, Colón, La Libertad.

Según la hermana de Juan Carlos Ayala Hernández, el hombre se encontraba paseando a su perro gran danés en las diferentes calles de la urbanización, cuando llega a su casa logra meter al canino y es interrogado por un grupo del personal de la seguridad nacional.

Al ver esto, la mujer sale rápidamente de otra casas con la intención de auxiliar a su hermano y les pide a los agentes que no lo golpeen, porque no le debía nada a nadie y no forma parte de estructuras criminales.

La fémina aceptó que Ayala Hernández tiene tatuajes pero se tratan de mensajes artísticos y no de delincuentes. Pese a las explicaciones, los policías se llevaron al telefonista sin dar mayores explicaciones.

Al ver sus esfuerzos fueron en vano, la mujer entrega un frasco de medicamentos a los agentes y les dijo que Ayala padece de hipertensión, por lo que deben de suministrarle la dosis diaria para evitar que presente malestares.

“Estoy en la delegación de Lourdes, solo vine a preguntar por él y me dicen que a por el régimen a todos les ponen por agrupaciones ilícitas y a él lo han agarrado entrando a su casa. Además los policías acaban de amenazarme que me vaya o me van a llevar detenida a mi también”, denunció Krysly Hernández.

Sin embargo, dijo que luego de varias horas de espera le dijeron que estaba en la delegación de Lourdes.

“Me permitieron llevarle comida y mañana temprano me dijeron que lo llevaran a fiscalía y luego a un penal”, aclaró.

Además, apuntó que está a la espera de una respuesta de la empresa, ya que les notificó lo sucedido, para evitar que lo despidan.

Se conoció de un cuarto reporte de abuso policial, pero la Corporación salió al paso en redes sociales e indicó que Jonathan Stanley Quintanilla era desde semanas atrás un sujeto que estaba siendo investigado por extorsión.

“A Quintanilla, le seguíamos la pista desde hace varias semanas porque era el encargado de cobrar extorsiones para la pandilla. En uno de los casos, agentes encubiertos le tomaron estas fotos cuando cobraba por TERCERA vez la “renta” (camisa negra y rosa)”, publicó la PNC.

Para la captura, la PNC asegura que ejecutó un operativo encubierto con el cual lograron recabar todos los elementos de prueba.

“Varios criminales exigían el dinero a las víctimas y el ahora capturado, era el encargado de recibirlo y entregarlo a un homeboy”, indicaron las autoridades.

Responderán por los delitos de agrupaciones ilícitas y extorsión agravada.

Por otra parte, la familia del detenido aseguró que es un joven responsable y emprendedor, quien es responsable de llevar sustento a sus padres

Ante este caso en particular, el presidente de la República, Nayib Bukele, hizo un comentario con su acostumbrada ironía

“Ejemplo de alguien con cara de bueno que no tiene nada de bueno. Si queremos ganar esta guerra, debemos dejar que la Policía y la Fuerza Armada hagan su trabajo. Eso no quiere decir que no haya errores, en todos los países del mundo los hay. Si no, no existieran los juicios”, publicó en su cuenta de Twitter.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Francisco Hernández
Periodista y redactor de ContraPunto. Especialista en temas políticos, sociales y judiciales
spot_img

Últimas noticias