spot_img
spot_img
miércoles, 20 de octubre del 2021

Aliviando a la generación Facebook

Al salir de la crisis, trasladamos los pasivos privados de los balances de los bancos a los contribuyentes -los de hoy y los futuros-, pero no logramos reparar plenamente el sector financiero rescatado.

spot_img

LOS ANGELES ““ Una vez más, los jóvenes se han llevado la peor parte de la situación polí­tica. El resultado del referendo sobre el Brexit en el Reino Unido no es más que un recordatorio de la creciente división generacional que atraviesa la afiliación polí­tica, los niveles de ingreso y la raza.

Yo estoy cerca de cumplir 60 años y me preocupa que nuestra generación en el mundo avanzado sea recordada -para nuestra vergí¼enza y pesar- como la que perdió el norte en materia económica.

Permitimos que el presupuesto fuera rehén de intereses especiales, lo que ha resultado en una fragmentación del sistema tributario que, para sorpresa de nadie, ha impartido al sistema económico un nuevo sesgo anti-crecimiento injusto. Y fuimos testigos de un drástico agravamiento de la desigualdad, no sólo de ingresos y riqueza, sino también de oportunidades.

Concretamente, no hicimos más que intercambiar fábricas privadas de crédito y apalancamiento por fábricas públicas. Cambiamos un sistema bancario excesivamente apalancado por inyecciones de liquidez experimentales suministradas por autoridades monetarias hiperactivas. En el proceso, sobrecargamos a los bancos centrales, poniendo en riesgo su credibilidad y su autonomí­a polí­tica, así­ como su estabilidad financiera futura.

En resumen, no hicimos lo suficiente como para revitalizar los motores de un crecimiento inclusivo sustentable, debilitando al mismo tiempo la producción potencial y amenazando el futuro desempeño económico. Y estamos agravando estos errores en serie con una gran imposibilidad a la hora de actuar en materia de sustentabilidad a más largo plazo, particularmente en lo que concierne al planeta y la cohesión social. 

Para colmo de males, ahora estamos permitiendo un contragolpe regulatorio contra innovaciones tecnológicas que afectan a industrias arraigadas e ineficientes, y que le ofrecen a la gente un mayor control de su vida y su bienestar. Las crecientes restricciones aplicadas a compañí­as como Airbnb y Uber perjudican especialmente a los jóvenes, tanto como productores como consumidores.

Dado el rol de la innovación tecnológica, gran parte de la cual es liderada por los jóvenes, hasta una reorientación pequeña de las polí­ticas podrí­a tener un impacto significativo y rápido en la economí­a. A través de una estrategia polí­tica más integral, podrí­amos transformar un cí­rculo vicioso de estancamiento económico, inmovilidad social y volatilidad de mercado en un cí­rculo virtuoso de crecimiento inclusivo, estabilidad financiera genuina y mayor coherencia polí­tica. Lo que se necesita, en particular, es un progreso simultáneo en reformas estructurales pro-crecimiento y una mejor gestión de la demanda. También debemos ocuparse de los sectores excesivamente endeudados y mejorar los marcos polí­ticos regionales y globales.

Lamentablemente, los jóvenes han sido demasiado complacientes en lo que concierne a la participación polí­tica, en especial en cuestiones que afectan directamente su bienestar y el de sus hijos. Sí­, casi las tres cuartas partes de los votantes jóvenes respaldaban la campaña a favor de "quedarse" en el Reino Unido. Pero sólo una tercera parte de ellos se presentó a votar. Por el contrario, la tasa de participación de las personas de más de 65 años superó el 80%. Sin duda, la ausencia de jóvenes en las urnas dejó la decisión en manos de la gente de más edad, cuyas preferencias y motivaciones difieren, aunque sea de manera inocente.

spot_img

También te puede interesar

Mohamed A. El-Erian
Columnista Contrapunto
spot_img

Últimas noticias