spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

Al Frente no lo derrotó Bukele; el Frente se suicidó él solito

Del Frente se esperaba una conmoción, un giro notable, algo que justificara todas las vidas que se apostó por el cambio y ya ve lo que pasó: nada. 

La vida siguió igual tal como decía el filósofo Julio Iglesias. Tanta épica histórica, tanto sacrificio y a la hora de la verdad resultó que el Frente ni siquiera tenía una filosofía del cambio y se dedicó a gobernar con gestos nobles muy cercanos a la idiosincrasia de Cáritas. Parece que el cambio consistía en darles un vasito de leche a los niños en las escuelas y en construir un par de carreteras. Solo eso.

Pues bien, pase lo que pase a partir de ahora, los dos actores protagonistas de la escena política de nuestra posguerra pasarán a ser actores secundarios y eso los obligará a reinventarse o a desaparecer.

Mire por donde mire es una crisis y en toda crisis se abre la oportunidad de la renovación. Un frente derrumbado es un borrón y cuenta nueva, una oportunidad para otra izquierda.

Y al Frente no lo derrotó Bukele, el Frente se suicidó él solito. A otra cosa mariposa, como decía mi abuela. Es tiempo de inventar, es tiempo de crisis. 

Ojalá que lo que queda de la izquierda no se vaya en la chicagüita y se quede a corear las consignas liberales manufacturadas por la prensa oligárquica, ojalá que lo que resta de la izquierda ajuste cuentas consigo misma y reconozca en los hechos, lanzándose a nuevos caminos, los grandes errores que la han llevado a la insignificancia.

A inventar se ha dicho e inventar supone plantear una lucha por la democracia y el cambio social fuera de las faldas del liberalismo conservador.

spot_img

Últimas entradas