spot_img
spot_img
domingo, 24 de octubre del 2021

11 desastres naturales de los que los humanos somos responsables

No todos los fenómenos naturales pueden preverse, pero algunos se podí­an evitar

spot_img

Los incendios, las inundaciones y desprendimientos de icebergs causan cada vez más destrozos, cobran más ví­ctimas y prueban lo que los cientí­ficos han advertido durante décadas: la actividad humana modifica los ciclos naturales y pone en peligro la vida en la Tierra.

Esa “actividad humana” a la que se refieren las investigaciones cientí­ficas es parte de lo que todos hacemos en la cotidianidad: consumimos decenas de litros de gasolina al año para trasladarnos en nuestros vehí­culos, usamos bolsas y utencilios de plástico que desechamos con un solo uso, encendemos el aire acondicionado para disfrazar las altas temperaturas del verano.

El informe especial sobre climatologí­a del Programa de Investigación sobre Cambio Global realizado por Estados Unidos señaló que la temperatura del aire promedio anual del planeta ha aumentado 1.0ºC en los últimos 115 años. El lapso entre 1901 y 2016 ha sido el más caliente de la historia moderna del hombre y los pronóstico indican que el clima mostrará tendencias cada vez más extremas.

Los análisis basados en cientos de estudios cientí­ficos mostraron que las actividades humanas, especialmente la emisión de los gases de efecto invernadero, son la causa dominante del calentamiento de las temperaturas terrestres desde la segunda mitad del siglo XX, señaló el estudio.

“Además del calentamiento, muchos otros aspectos del clima mundial están cambiando, principalmente por la actividad humana. Miles de estudios realizados por investigadores alrededor del mundo han documentado cambios en las temperaturas de la superficie, atmosféricas y de los océanos; glaciares que se derriten, reducción de las capas de nieve, encogimiento del hielo oceánico, aumento de los niveles de mar, acidificación de los océanos y aumento del vapor de agua atmosférico”, dijo el estudio.

Estos son los efectos más impactantes del cambio climático registrados en las últimas semanas y que los humanos hemos hecho poco por evitar:

Incendio forestal destruye 2.500 hectáreas de bosques y cultivos en la Comunidad Valenciana


El  incendio en Llutxent (Comunidad de Valencia) habí­a destruido en las primeras horas del miércoles 8 de agosto unas 20 viviendas en las zonas residencias periféricas de la localidad de Gandí­a. El director general de Emergencias de la Generalitat, José Marí­a Ángel, informó que unas 3.000 personas habí­an sido desalojadas de sus casas. Unas 2.500 hectáreas de bosques y sembradí­os han sido arrasados por el fuego que sigue avanzando pese a las labores ininterrumpidas de 600 bomberos. (EFE/Natxo Francés)

Incendios en Grecia han cobrado 91 ví­ctimas fatales y sacudido el gabinete de PM Tsipras

Una  mujer de 95 años se convirtió el 6 de agosto en ví­ctima mortal número 91 de los incendios en la región de Mati, a las afueras de Atenas, en Grecia.El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha anunciado la demolición de 3.200 inmuebles ilegales entre las medidas para prevenir nuevos incendios. Yannis Kapakis, jefe del Departamento de Protección Civil y Nikos Toskas, ministro de Orden Público, han dimitido a sus cargos. (VALERIE GACHE /AFP/Getty)

El viento y las corrientes marinas mueven el iceberg gigante #A68a en la Antártida

Un  iceberg del tamaño del estado de Delaware (5.800 kilómetros cuadrados) que se desprendió hace un poco más de un año de la plataforma Larsen C, en la Pení­nsula Antártida), aceleró en agosto su avance con un movimiento que los cientí­ficos llaman de “bisagra”. Mientras el extremo sur ya se ha separado unos 45 kilómetros por los fuertes vientos y corrientes marinas, el extremo sur permanece muy cerca de su punto de fractura.

Tornados de fuego destruyen bosques y viviendas en el norte de California

Violentas  masas giratorias de aire, llamas y cenizas, conocidas en Estados Unidos  como “firenadoes” o tornados de fuego, han arrasado unos 400 kilómetros  cuadrados en varios conddados del norte de California, Estados Unidos dejando un saldo de al menos 6 muertos y mil familias sin hogar. Los incendios amenazan al menos otras 10.000 viviendas y han obligado la evacuación de al menos 36.000 personas. El gobernador de California Jerry Brown dijo el 1 de agosto que los incendios eran producto del cambio climático y advirtió a los californianos que empeorarí­an porque el clima de la región será cada vez más seco y caliente.

Incendios forestales proliferan en Cí­rculo Ártico de Suecia

La  Agencia Espacial Europea publicó una imagen del 17 de julio 2018 de la región de Oestersund, en el norte de Suecia, que muestra columnas de humo de uno de las decenas de incendios forestales generados por una ola  de calor que supera los 30ºC en el paí­s escandinavo (Foto EFE/EPA/AGENCIA ESPACIAL EUROPEA)

Iceberg amenaza aldea en Groenlandia

Un  iceberg del alto de la Estatua de la Libertad (92 metros) y 10 millones  de toneladas métricas, equivalente al peso del Empire State, mantuvo en  vilo a mediados de julio a los habitantes de la comunidad pesquera de Innaarsuit, en Greonlandia. El choque del inmenso témpano con la costa habrí­a causado un tsunami que hubiera destruido la aldea (Foto Lucia Ali  Nielsen ví­a REUTERS)

Inundaciones dejan 179 muertos y cientos de casas destruidas en el oeste de Japón

Al  menos 179 personas murieron, 80 fueron reportadas como desaparecidas y 10.000 fueron evacuadas a refugios por las torrenciales lluvias que azotaron en la localidad de Motoyama, en el oeste de Japón, a principios  de julio. Autoridades japonesas dijeron que fueron las peores inundaciones en tres décadas. (Foto MARTIN BUREAU/AFP/Getty Images)

Algas potencialmente tóxicas invadieron arroyos en Estados Unidos

Algas  potencialmente tóxicas azul-verdosas proliferaron en julio en la Bahí­a de Provo, en Utah, en la región centro-occidental de Estados Unidos. Los  cientí­ficos señalaron que la aparición frecuente de este tipo de algas es otra consecuencia del calentamiento global y que realizan investigaciones para determinar las consecuencias a la salud de la población. (Foto Rick Egan/The Salt Lake Tribune ví­a AP)

Gran Bretaña atraviesa uno de los veranos más cálidos de su historia

Los  británicos han tenido un año con tan pocas precipitaciones que el verdor que siempre ha caracterizado sus praderas y jardines se ha visto reemplazado por un marrón amarillento caracterí­stico del pasto seco. Si las condiciones actuales se prolongan algunas semanas más, el 2018 será el año más seco en las islas británicas, reemplazando al verano de 1976 que habí­a sido el más caliente de la historia. Los meteorólogos coinciden en que los veranos cálidos serán la norma en Gran Bretaña debido al calentamiento global (Foto Getty Images Europe/Matt Cardy)

Inviernos más cortos disparan las alergias al polen

Los  cambios en las temperaturas, la frecuencia de las lluvias y los gases invernadero está acortando los inviernos y acelerando la llegada de la primavera, lo que aumenta las dificultades de las personas alérgicas al polen. Investigaciones recientes han demostrado que el polen actúa como taxi para las bacterias y toxinas que inflaman el sistema respiratorio de las personas alérgicas

Grandes ciudades se hundirán bajo las aguas

La  evidencia del cambio climático se basa en observaciones de los aumentos  de temperatura del aire, el derretimiento de hielos y glaciares en todo  el mundo. Si la comunidad internacional no frena las emisiones de los gases invernadero que calientan la Tierra, el nivel del mar subirá entre  52 y 98 centí­metros para 2100. Importantes ciudades como Houston, Texas  (EEUU), Alejandrí­a(Egipto), Ámsterdam (Holanda), Bangkok (Tailandia), Dhaka (Bangladesh), Ho Chi Min (Vietnam), Nueva Orleans, Luisiana (EEUU), Tokio (Japón), Ciudad de México (México) Miami, Florida (EEUU), Nueva York (EEUU), Shanghai (China), Venecia (Italia) quedarán desaparecerán bajo las aguas.

spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias