spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

¿Y ahora qué para el FMLN?

Han finalizado las elecciones internas dentro del FMLN, y con respecto a la propuesta para el congreso en el departamento de San Salvador, los candidatos que hemos sido electos cumplimos con creces, pues somos más del 80% con cualidades que la población ha estado demandando a nuestro partido a lo largo de mucho tiempo y ahora es una realidad: rostros jóvenes, capaces, con preparación y aptitudes idóneas para la función que aspiramos.

Hemos dado un gran paso, los cambios del FMLN van en serio, sin tratar de ser idealista o ingenuo pero es un hecho concreto y a la vista de todos los ciudadanos; esta nueva generación está luchando los espacios para protagonizar los cambios que necesita experimentar El Salvador, y sobre todo protagonizar la defensa contra algunos retrocesos que hasta hace 1 año no creíamos que íbamos a tener necesidad de defender; me refiero al estado vulnerable en el que se  ha vuelto a situar nuestra democracia, nuestros derechos y el sistema institucional de nuestro País; dicho esto es importante aclarar que como militante e integrante de una organización política que aspira a una sociedad mucho mas justa, progresista, democrática y mas avanzada en asignaturas de derechos para los mas vulnerables y desprotegidos; con conciencia plena  aseguro que nuestro sistema es imperfecto y necesita cambios, pero esto no puede volverse licencia para permitir retrocesos en detrimento de la sociedad completa, que es lo que hemos vivido los últimos meses.

Ahora le toca al FMLN recuperar aquella posición que honrosamente se ganó a pulso de lucha y sacrificio, volver a ser el referente de la ética en cuanto a la política corresponde, volver a ser la bandera que bajo su ondeo descansaba la coherencia de sus funcionarios.

A partir del 2021 o antes en nuestro país nos encontraremos con desafíos importantes y preocupantes, pues la situación económica que se avecina propiciada por la emergencia sanitaria mundial pero sobre todo descontrolada por la incapacidad en su manejo y administración por parte del gobierno, merecerá los mejores esfuerzos de las instituciones del estado, y el FMLN con sus funcionarios como parte inherente en esta estructura estatal deberá ser un protagonista de los intereses populares y evitar que la crisis insoslayable se extienda y se agudice aún mucho más.

En ese sentido la capacidad de poder interpretar las expectativas de la población es fundamental, lo vital que significa el interés popular no tiene comparación, por eso no serán permitidas las vacilaciones políticas emanadas desde el FMLN, nuestro idioma debe ser el del pueblo, nuestras necesidades también y mucho más nuestras aspiraciones que no deben ser otras que las que se encuentran en el seno de los cientos de miles de hogares que sufren por las equívocas y torpes decisiones que se tomaron ayer y se siguen tomando ahora en el país.

Una nueva etapa esta planteada y un nuevo orden de funcionarios es necesario para superar el estado de letargo en el que se encuentra EL Salvador, más allá que las apariencias e inversiones en el plano mediático contradiga esta sentencia. Se convierte pues en prioridad para esta nueva generación de hombres y mujeres del FMLN entregar por las conquistas populares todos los esfuerzos necesarios y extraordinarios que sumen para la consecución de estos.

El renacimiento del FMLN empieza ahora mismo, la brújula de lo correcto sigue ahí, basta tomarla, ponerla sobre nuestra palmo e identificar los planos, retroceder o extraviarse está prohibido, porque hay un requerimiento explícito y urgente del pueblo, ahora mas que nunca el espectro de la política necesita a una izquierda fuerte, unida, pero sobre todo verdaderamente revolucionaria, sin matices de acción, coherente por sobre todas las cosas, definida a lado de las aspiraciones populares y fundamentales que incluso nuestra constitución ya consagra.

Sí y solo sí el FMLN cumple esta tarea y se presenta ante su pueblo, coherente y ético; entonces se escribirá una nueva y mejorada relación del pueblo salvadoreño con su instrumento de lucha, una relación que conquistará en términos definitivos los derechos históricos.

Avatar
Vladimir Melara
Político salvadoreño

Últimas entradas