spot_img
spot_img
viernes, 07 de mayo del 2021

Vivimos una nueva era

Este amanecer es el principio para una nueva era los salvadoreños.

Como escritor corro el riesgo de que lo escrito sea interpretado por cada persona que tenga a bien leerme de diferente manera, pero no me preocupa pues ahora sabemos que desea la mayorí­a del pueblo salvadoreño gracias al arma más poderosa el VOTO.

Si, ahora saben los corruptos dirigentes, cómplices, fanáticos de banderas y empleados de ARENA y el FMLN quienes son minorí­a, que han defraudado a su pueblo y que no nos van a gobernar más.

Lo digo pues conozco al monstruo desde sus entrañas.

Ahora viene lo difí­cil de entender, señores de las banderitas de ARENA en los carros, ¿se han dado cuenta de si insensibilidad? Si ustedes debieran abrir los ojos pues quién les sirve no está de acuerdo con los 30 años de gobierno que los mantiene sin esperanza. ¿No se han dado cuenta o son cómplices?

Los empresarios, los que votaron por esos partidos les pregunto ¿en dónde está su conciencia? Ustedes han tenido la visión de crear sus empresas, pero ellas dependen del trabajo quien hace la limpieza, del contador, del operador de la maquinarí­a, del laboratorista y su equipo, de los técnicos en las diferentes áreas, del personal de seguridad, de su secretaria, ellos son la mayorí­a que en las urnas decidió acabar con la corrupción, por ello los llamo a despertar.

Sus trabajadores no están en contra suya, pero desean una vida digna que provea a sus seres queridos con lo suficiente para darles buena educación, alimentación y tener ingresos para paga su costo de vida. No son de izquierda, no son comunistas son trabajadores de la mejor clase, son trabajadores salvadoreños.

A quienes creyeron que por mantener su influencia debí­an votar por los corruptos tienen demostrado que estaban errados. Quien trabaja el campo, enfermera, albañiles, fontaneros, mecánicos si el que repara tu carro, tu guarda espalda, los policí­as, los soldados, los empleados de grandes almacenes, los dueños de tiendas, los empleados de gobierno, ellos son la mayorí­a y tú la minorí­a. Ninguno de ellos te desea el mal, ni que fracase tu negocio. ¿Vas a trabajar a favor de mejorar las condiciones de vida de sus familias o vas a ir en contra de ellos?

El Salvador es un pueblo de gente honesta, trabajadora y que lo une una hermandad extraordinaria y por fin decidió liberarse de las cadenas que le impedí­an progresar.

¿Estás dispuesto a unir esfuerzo y alcanzar el bienestar?

¡Si vivimos la NUEVA ERA!, la mayorí­a lo sabe y ha escogido el camino a seguir.

Ernesto Panamá
Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas

Últimas entradas