spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 26 de julio del 2021

Violencia contra mujeres periodistas

El ejercicio del periodismo en casi todos los paí­ses está expuesto a riesgos propios de la profesión, como censura, agresiones verbales, fí­sicas, amenazas, secuestro y asesinato; problemas identificados con claridad por organismos internacionales, así­ como por organizaciones promotoras y defensoras de derechos humanos.

spot_img

Adicional a estos riegos profesionales para todo periodista o comunicador, hay riesgos concretos para las mujeres periodistas, como la violencia manifestada en intimidaciones, abuso de poder, amenazas basadas en el género, y la violencia sexual (incluido el acoso).

Un estudio divulgado en enero pasado, reveló cifras alarmantes de violencia contra mujeres periodistas.

El documento diagnóstico sobre el entorno de trabajo de las mujeres periodistas y comunicadoras sociales de El Salvador, revela que la totalidad de las encuestadas ha denunciado acoso sexual en su trabajo de campo; el 90.39% de mujeres periodistas sufren discriminación dentro de los medios de comunicación y el 88.46% han sufrido violencia verbal por parte de sus compañeros de trabajo.

Los actores de este tipo de agresiones son principalmente funcionarios de gobierno, directores, jefes de medios y compañeros de trabajo.

La protección de las mujeres periodistas debe ser asumida en doble ví­a. Una es dentro de su propio entorno laboral. ¿Qué acciones hay dentro de las salas de redacción y de los medios de comunicación en general?

Por primera vez en la historia, la conmemoración del Dí­a Internacional de la Mujer tiene como uno de sus principales actos la convocatoria a una huelga feminista en protesta por la brecha salarial, precariedad laboral y acoso sexual. En España, el manifiesto Las Periodistas Paramos, ha tenido el apoyo de miles de mujeres periodistas. Foto de diario16.com.

La otra es el ámbito de la institucionalidad. En El Salvador, 14 periodistas o personal relacionado a medios de comunicación han sido asesinados entre 1996 y el año 2017; cuatro casos han sido de mujeres.

Los primeros obligados a la protección de las mujeres periodistas son los Estados. La Relatorí­a de Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos, OEA, establece que deben ser tomados en cuenta los variados y especí­ficos riesgos que enfrentan; lo que implica entender las desigualdades de género y las prácticas sexistas en el fenómeno de la violencia contra periodistas.

Un paso adicional es definir medidas de prevención, protección y procuración de justicia adecuadas.

¿Cómo se hace esto? Es fundamental que las autoridades encargadas de proteger e investigar sean debidamente capacitadas en materia de género. Así­ se evitan los estereotipos usualmente discriminatorios cuando se evalúa la denuncia presentada.

El objetivo es evitar que la ví­ctima sea culpabilizada, no se justifiquen los hechos por su actitud o comportamiento, o que por sus relaciones sentimentales se cuestione su honra o se utilice un vocabulario sexista.

¿Están preparados para trabajar así­ los organismos que protegen e investigan?

El asunto es sensible en muchos paí­ses. La organización Reporteros sin Fronteras ha publicado el Informe Los derechos de las mujeres: investigaciones prohibidas, el cual destaca con preocupación que hay 11 periodistas asesinados, 12 encarcelados y al menos 25 agredidos por haberse atrevido a hablar de la condición femenina en su paí­s; otros 40 han padecido o siguen sufriendo amenazas en las redes sociales.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Domínguez
Periodista salvadoreño; defensor de los derechos humanos. Colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias