spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
viernes, 30 de julio del 2021

Ustedes y su piel

Este 8 de marzo conmemoramos el dí­a internacional de la mujer, fecha que representa las luchas de las mujeres por una sociedad más equitativa y justa. A propósito de esta efeméride, he vuelto a leer el libro Nosotras y la piel, de la poeta argentina Alfonsina Storni. Un pequeño ejemplar de la editorial Alfaguara, que muestra una faceta un tanto desconocida de la poeta: la de fina articulista.

El libro es una selección de ensayos aparecidos en las páginas de las secciones femeninas del periódico La Nación y la revista La Nota, entre 1919 y 1921.

A lo largo de sus 181 páginas encontramos la visión de una mujer inmensamente preocupada por sus congéneres. En estos textos disfrutamos la acre crí­tica a una sociedad eminentemente machista (la argentina) y la legitimación de este sistema por las propias mujeres, sometidas -casi por completo- a los designios masculinos.

Algo destacable de estos textos es que fueron escritos por una mujer a inicios del siglo xx, cuando el movimiento feminista en América Latina aún era incipiente.

Con tí­tulos sugerentes como Compra de maridos, Diario de una niña inútil o Los defectos masculinos, Storni hace añicos el machismo acentuado de la sociedad porteña, pero también tiene sutiles recriminaciones a las mujeres, por ser reproductoras de ese estado de cosas.

En los textos encontramos ideas precisas sobre lo que, para ella, debí­a ser el feminismo a inicios del siglo XX: “Una causa que necesita un sobrio valor moral para imponerse”. Para la escritora, la feminista no es solo aquella que milita en la causa; el verdadero feminismo es aquel “que busca la dignificación de la mujer, que tiende a elevarla por sobre el instinto”, aunque no se participe en él de manera militante.

En los defectos masculinos, enumera con crudeza los defectos que tenemos nosotros los hombres: El egoí­smo, los celos, el despotismo, la cólera…

Un siglo después de estos textos, estas fallas las seguimos teniendo. Y eso es lo interesante del libro, que es un libro que nos confronta -a nosotros los hombres- con muchas actitudes que son reales en nuestra sociedad, aún hoy en el 2018.

En Nosotras y la piel Alfonsina Storni pone el dedo en la llaga y desgrana un tema que sigue teniendo actualidad. Nos los demuestran las alarmantes cifras de feminicidios que se cometen en el paí­s, los graves casos de violencia en contra de las niñas que leemos en los noticiarios y la tibieza con que las autoridades abordan el tema.

En esta obra (libro de la condición femenina de ese entonces y de hoy), la poeta analiza lo que es ser mujer en una sociedad patriarcal: Escribe sobre las madres, las empleadas, las inmigrantes, las profesoras y las artistas; de estas últimas dice: “A las mujeres que entre nosotros se nos ocurre escribir, pintar, componer, pensar, sentir, las paredes se nos caen encima; nada nos responde, nada que sea afecto verdadero y calor del alma”. Y ella lo dijo con conocimiento de causa, pues desde su condición de poeta mujer sufrió del recelo de escritores como Leopoldo Lugones o Jorge Luis Borges.

Al terminar de leer Nosotras y la piel corroboré una vez más algo que siempre he creí­do: Que de todas las revoluciones que hubo en el siglo XX, la más grande de todas fue la revolución femenina. Ninguna de las otras revoluciones que hubo se le compara a la de las mujeres, quienes con paciencia, aguantando vejámenes, desprecios y burlas fueron de a poco conquistando espacios, derechos y oportunidades que nosotros los hombres les habí­amos negado desde siempre.

Y además de una conquista polí­tica, la causa feminista implica una conquista moral, a la cual nunca deben renunciar las mujeres y deben luchar con todas sus fuerzas, deseos y capacidades; como bien lo dice Storni en uno de los artí­culos: “Os declaro que no os temo enojadas, sino mansas y suaves”.

spot_img

Últimas entradas