viernes, 21 junio 2024

Surgimiento del Movimiento Social Nuevas Ideas

¡Sigue nuestras redes sociales!

"Nuevas Ideas persiste hasta la fecha, rompió el paradigma bipartidista que existía entre el FMLN y ARENA, convirtió a Nayib Bukele en presidente de El Salvador", Oscar Martínez Peñate

Por Oscar Martínez Peñate, Politólogo y Dr. en Ciencias Sociales

Fuente: https://twitter.com/nuevasideas


Se podría decir, que el movimiento social se consagró como un fenómeno socio político postmodernista que rompió con los metas relatos del modernismo ideológico, es decir, dentro de dicho movimiento era irrelevante ser de izquierda o de derecha; evangélico, católico o ateo; ecologista u otras corrientes de pensamiento. Esta condición ocasionó que algunos intelectuales o académicos tuvieran la dificultad de no saber si clasificar dicho movimiento dentro de la izquierda o de la derecha, la consigna del Movimiento Nuevas Ideas era que el dinero alcanza cuando nadie roba y que el país tiene el potencial para ser sacado adelante. Dirigir este movimiento sumado a sus gobiernos exitosos en la alcaldía de Nuevo Cuscatlán y San Salvador, fueron las cartas de presentación de Nayib Bukele ante la ciudadanía, y estas le valieron para ser considerado como la esperanza que traería prosperidad, justicia y seguridad ciudadana al país.

Este joven representó a toda una generación, la Generación Millennial (1981 – 1993), haciendo a su movimiento una corriente fuerte de juventudes que no estaban necesariamente alineadas a la izquierda ni a la derecha. Algunos militantes de ARENA y el FMLN decepcionados de haber votado por sus partidos se unieron a este nuevo movimiento social. Es relevante mencionar que estos militantes eran las bases sociales de dichos partidos, las cúpulas de estos dos partidos quedaron intactas. Aprovechando este momento de unión y convergencia social, Bukele propuso su candidatura para la presidencia de la república el 25 de octubre de 2017, por medio de una transmisión en vivo en Facebook live; no obstante, la oposición empezó una serie de triquiñuelas jurídicas para cerrarle los espacios a su lanzamiento. Frente a este hecho, de manera inesperada e insospechada, en las últimas 24 horas para cerrar las elecciones, Nayib Bukele, logró introducir su candidatura a través del partido Gran Alianza por la Unidad Nacional -GANA-, un partido político de derecha.

Una cuestión importante dentro de este proceso fue, según los académicos nacionales, regionales e internacionales, la creencia de que el movimiento social Nuevas Ideas desaparecería una vez este se convirtiera en un partido político. Para lograr inscribir el partido Nuevas Ideas en el Tribunal Supremo Electoral -TSE-, alcanzó una recopilación de más de 200 mil firmas de ciudadanos (Diario La Huella, 2019, párr. 1), superando con creces las 50 mil firmas que la Ley de Partidos Políticos de la República de El Salvador establece en su artículo 13, literal b, para la inscripción de un nuevo partido político. Y en las palabras del vicepresidente de la república, Félix Ulloa hijo, la hazaña de recopilar estas firmas fue:

(…) hecho insólito en la historia política de nuestro país fue la primera señal de que la población lo veía como la opción para salir del bipartidismo, impuesto décadas atrás. Hubo largas filas de día y de noche, aún bajo la lluvia, de ciudadanos de todos los sectores, quienes voluntariamente y por sus propios medios, en todo el país, acudían a alistarse en el nuevo partido. Los libros oficiales se agotaron y hubo que registrarlos en hojas de papel sin el sello del TSE, porque ellos querían dejar sus nombres y sus firmas para ser parte de la nueva historia que se estaba escribiendo.

En contra de la teoría de las ciencias sociales, específicamente, la sociología y la ciencia política, el movimiento social de Nuevas Ideas persiste hasta la fecha, rompió el paradigma bipartidista que existía entre el FMLN y ARENA, convirtió a Nayib Bukele en presidente de El Salvador, y a su vez, con el paso de tres años de su gobierno se ha fortalecido y consolidado manteniendo altas notas y porcentajes de aprobación, tal y como lo indican las encuestas de la siguiente tabla.

Tabla 1

Resultados de aprobación del presidente Nayib Bukele y su gobierno

Institución encuestadoraNombre de la encuestaPeríodo de elaboración de la encuestaResultados
CID GallupPersona política más popular y Desempeño de presidentes latinoamericanos10 – 19 de mayo de 202286.00%
Centro de Estudios Ciudadanos de la Universidad Francisco GavidiaEncuesta evaluación tercer año del presidente Bukele 202211 – 15 de mayo de 202280.34%
Instituto Universitario de Opinión Pública -IUDOP- de la UCAEvaluación ciudadana del tercer año de Gobierno del presidente Nayib Bukele14 – 25 de mayo de 202280.18%
Unidad de Investigación Social de La Prensa GráficaEncuesta de aprobación de Nayib Bukele como presidente15 – 25 mayo de202287.00%
Centro de Estudios de Opinión Pública de FUNDAUNGOEvaluación de la gestión gubernamental y temas de actualidad del 202201 – 29 de junio de 2022Presidente Nayib Bukele 89.00%
Diputados de Nuevas Ideas 82.00%
Asamblea Legislativa 81.40%
CID GallupEncuesta de Opinión Pública de CID Gallup: Opinión sobre desempeño de presidentes latinoamericanosseptiembre – octubre de 202286%

Fuente: Elaboración propia con datos de Voz de América (2022, párr. 2); Magaña (2022, párr. 1); Instituto Universitario de Opinión Pública -IUDOP- (2022, p. 2); Segura (2022, párr. 3), (FUNDAUNGO, 2022, pp. 3, 4, 7) y (CID Gallup, 2022b)

Tabla 2

Administración en periodos similares – 1987- 2022 Porcentajes

Fuente: Tomado de la encuesta de opinión pública Estudio de Opinión Pública, El Salvador #117 (CID Gallup, 2022a, p. 25)

Los resultados de las encuestas anteriores ilustran efectivamente el nivel de aprobación con el que cuenta el presidente Bukele y su gobierno durante su tercer año de trabajo. La encuesta elaborada por el Centro de Estudios Ciudadanos de la Universidad Francisco Gavidia -UFG- también señaló que la población le dio una nota de aprobación de 8.08 a la primera dama Gabriela de Bukele (Magaña, 2022, fig. 3) y la encuesta de FUNDAUNGO mostró que el 84.8% de los salvadoreños tiene una percepción positiva del rumbo que lleva el país (FUNDAUNGO, 2022, p. 3) gracias a la gestión del actual Poder Ejecutivo.

Con la llegada de Nuevas Ideas al gobierno, se abandonó la corrupción como política de Estado y no se ha permitido la misma dentro de la institucionalidad estatal. A partir de 2019, inició un nuevo paradigma político que rompió totalmente los poderes fácticos históricos que habían gobernado de forma real al país, a través de sus peones llamados ministros, diputados y presidentes. Se rompieron los lazos con la oligarquía nacional, y se dejaron de seguir ordenes o imposiciones de cualquier índole de parte de Washington.

Nayib Bukele en la toma de posesión como nuevo presidente de la república el 1 de junio de 2019, fue claro al decir, durante la toma, que no había invitado a Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras en aquel entonces, porque lo consideraba como el jefe de un narco Estado; tampoco, invitó a Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, ni a Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, ya que los considera dictadores de sus respectivos Estados. Estas declaraciones generaron un rompimiento ideológico e hicieron que se cuestionara en qué lado ideológico se ubicaba la política nacional e internacional del presidente Bukele.

Fuente: https://fotos.presidencia.gob.sv/photos/all

Otro de los paradigmas rotos por el presidente Bukele fue el neoliberalismo, donde lo fundamental es la empresa privada y el gran capital. Con la presencia del presidente Bukele, El Salvador dejó de gobernar en función de las empresas privadas e inició su gestión gubernamental en función del ciudadano, cambió enteramente las reglas del juego a nivel nacional, dicho de otro modo, la prioridad para Nayib Bukele era que la ciudadanía se sintiera satisfecha y concibiera ese bienestar que el nuevo gobierno estaba creando.

La población, sobre todo la Generación Baby Boomers (1949 – 1968) y la Generación X (1969 – 1980), se quedó extrañada de esta nueva realidad; para la generación Millennial y la Centennial o Generación Z (1994-2010), no fue tan impactante, ya que ellos no han vivido ni conocen la historia nacional, esto a raíz de un sistema educativo nacional deficiente, no se contempla la asignatura de Historia General de El Salvador dentro de los programas de estudio y, obviamente porque la oligarquía la eliminó de los programas de estudio en todos los niveles, precisamente para que los salvadoreños no les importara, no protegieran, defendieran ni se apoderaran de este país.

En relación con la seguridad, tanto las personas mayores como los jóvenes sintieron un gran cambio. En el caso de los Millennials, que nacieron y se criaron durante el reciente conflicto armado, estos tuvieron que vivir en cautiverio, encerrados en sus casas, sin poder salir a la calle a jugar como niños normales. Ulteriormente, para los Millennials y los Centennials que nacieron y se criaron después del conflicto, este cautiverio se mantuvo debido al accionar delincuencial de las pandillas. La población en general pasó de ser rehenes de la guerra a la de las pandillas; prácticamente estas generaciones se criaron y se formaron en el encierro.

Las elecciones presidenciales de 2019 fueron sumamente importantes porque este país después de 200 años de gobierno entre liberales y conservadores o derecha e izquierda, sectores que al final si se analiza la historia no presentan diferencias radicales; sufrieron un quebrantamiento con la llegada al poder del presidente Bukele y del vicepresidente Félix Ulloa hijo. Y un año después, en 2020, comenzó la pandemia por COVID-19, pero antes de que eso sucediera Bukele tuvo que enfrentarse a toda una mafia de diputados que constituía la Asamblea Legislativa.

El mismo presidente de la antigua Asamblea Legislativa, Norman Quijano, era un violador de la Constitución de la República de El Salvador, de igual manera, lo era el presidente de la Corte Suprema de Justicia, los magistrados de la Sala de lo Constitucional y el fiscal general. Este último, Raúl Melara Morán fue elegido Fiscal para el período 2019 – 2022; no obstante, fue destituido de su cargo con 64 votos a favor el uno de mayo de 2021, por la nueva Asamblea Legislativa debido a que se comprobó que Melara llegó a su cargo gracias a vicios de inconstitucionalidad, por ser miembro y financista privado del partido ARENA (TeleSUR, 2021, párr. 4). En conclusión, el Poder Judicial era el garante de conservar y proteger todo ese sistema de corrupción y de impunidad para toda una serie de delincuentes políticos.

Con el desmontaje de las estructuras delincuenciales en el Poder Legislativo y Judicial salieron a flote numerosas instituciones no gubernamentales que se aprovecharon de la corrupción para apropiarse de cientos de millones de dólares, estas eran organizaciones satélites o apéndices de ARENA-FMLN. Asimismo, cientos de exfuncionarios de ARENA-FMLN que se beneficiaron del saqueo del Estado a través de la figura de los sobresueldos (Martínez-Peñate, 2022, p. 53).

La existencia de esta mafia fue evidenciada aún más cuando los diputados de la antigua Asamblea Legislativa bloqueaban todos los proyectos propuestos por el presidente Bukele, los ejemplos más relevantes fueron cuando en el año 2020, los diputados se rehusaron a aprobar el crédito de 109 millones de dólares para financiar la tercera fase del Plan Control Territorial y cuando desaprobaron en mayo del mismo año una prórroga al Estado de Emergencia que se había establecido para enfrentar la pandemia por COVID-19. Además de ello, quisieron instaurar un sistema parlamentario a sabiendas de que El Salvador posee un sistema presidencialista, o sea, ellos querían aprobar no solamente el presupuesto de la nación, sino que, también querían distribuirlo a sus antojos, controlar a los ministerios y así empezar un bloqueo sistemático a cada una de las iniciativas del presidente Bukele. “Nayib era sin duda un presidente de minorías legislativas, que no tenía la correlación necesaria para impulsar sus propuestas e iniciativas desde el Órgano Ejecutivo” (Ulloa, 2022, párr. 17).

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

spot_img

También te puede interesar

Participe con su comentario

Oscar A. Martínez Peñate
Oscar A. Martínez Peñate
Escritor, politólogo y analista de la realidad nacional salvadoreña y centroamericana.
spot_img

Últimas noticias