spot_img
spot_img
domingo, 24 de octubre del 2021

Son 400 mil al año

En el último lustro todos los años han ingresado a México entre 350 mil y 400 mil centroamericanos de los paí­ses del llamado Triángulo del Norte: Guatemala, Honduras y El Salvador. Todos los dí­as, por los 1,200 km de nuestra frontera sur, entran 1,000 centroamericanos.

Los migrantes, de manera desapercibida, cruzan el territorio con muchas dificultades, en busca de llegar a los Estados Unidos. En los dí­as que lleva la caravana, dividida en tres grupos con un total de 7 mil migrantes, han ingresado al paí­s, por otros lugares, más de 20 mil centroamericanos.

Los integrantes de la caravana representan menos del 2% del total de los migrantes que anualmente se internan en México. A pesar de ser un grupo muy reducido, por la forma en que se dio, éste ha puesto sobre la mesa cuatro temas:

1. Se ha visibilizado la realidad de la migración centroamericana a nuestro paí­s, por la cobertura que le han dado los medios nacionales e internacionales.

2. Surge una nueva manera de migrar. Ahora se da en la modalidad de grandes grupos, para garantizar la seguridad y la ayuda.

3. Un sector amplio de la población se solidariza al paso de los migrantes, pero surge un importante sector que se manifiesta en contra de éstos.

4. El gobierno en funciones y el que está pronto a asumir la conducción del paí­s se mantienen ajenos al tema, para no molestar al gobierno de Estados Unidos.

En los últimos años, el gobierno mexicano ha hecho todo lo que está a su alcance, por impedir que los centroamericanos ingresen a territorio de los Estados Unidos. Ahora México deporta más centroamericanos que los vecinos del norte. Todo indica que el próximo gobierno seguirá con esta polí­tica.

Los 350 ó 400 mil centroamericanos que año con año dejan sus paí­ses en busca de mejores condiciones de vida, lo van a seguir haciendo. No hay ningún aliciente que desactive su decisión. México es el paso obligado en su camino hacia Estados Unidos.

El nuevo gobierno, ya en el cargo, está obligado a muy pronto definirse con relación a la migración centroamericana. En los hechos solo tiene dos alternativas: dejar que los migrantes crucen nuestro territorio o detenerlos y deportarlos, que ha sido la polí­tica de los últimos años.

La solución al tema de la migración es compleja e implica no solo a México sino también a Estados Unidos, Honduras, El Salvador y Guatemala. Hasta ahora que las reuniones entre estos paí­ses no pasan de los discursos y las buenas intenciones. Lo que se requiere son acciones concretas que garanticen una migración ordenada, legal y segura.

Si esto no se logra, nada va a cambiar y ante la miseria y la violencia los centroamericanos seguirán saliendo de sus paí­ses y por México van a intentar llegar a Estados Unidos. Su peregrinar tendrá menos exposición mediática que ahora, pero seguirán en su intento de conseguir una vida mejor para ellos y sus familias.

spot_img

Últimas entradas