spot_img
spot_img
martes, 19 de octubre del 2021

Sobre el discurso como herramienta polí­tica

spot_img

Es el recurso del que nos valemos para exponer nuestro parecer respecto a un tema de interés, el cual gira en torno al argumento que sustentó para defender mi posición, subrayando fortalezas y haciendo gala de habilidades para convencer al auditorio.

La transparencia del discurso habla del sentido de la ética y la altura moral de quién lo expresa, como el manejo argumentativo debiera considerar al auditorio, manejando con responsabilidad los dominios de éste, sin acudir a lo visceral o los elementos negativos de la idiosincrasia dominante, concentrándose en el manejo argumentativo y las fortalezas del mismo para convencer a los presentes.

Para ello el tema abordado por lo regular es de dominio del espectador, entre el cual puede haber presencia de desconocedores o dubitativos del mismo, por lo que a estos dirijo con énfasis mi tesis, en el ánimo de atraerles a mi posición.

En el marco de la campaña electiva tal es la mayor habilidad que se espera que los candidatos desplieguen para convencer a la población y en el interés de lograr imponerse a sus pares, quienes hacen lo suyo en la misma dirección.

El discurso es entonces el recurso por el cual la población tiene la oportunidad de atisbar la oferta electoral, por lo que la deriva de éste debe aclarar lo que el candidato agenda y por supuesto, como y conque recursos lograra lo que propone.

El dejo del tema se encuentra justo en éste punto.

Los grandes temas son ciertamente los que aquejan al soberano, por lo que es acá que pone su atención.

Por ejemplo, migración, seguridad, pensiones, salarios, coste de vida, salud, probables privatizaciones, o como preparará al paí­s ante la eventual crisis financiera que se otea en el horizonte, la que algunos reputados analistas de las finanzas ya califican en el rango de depresión, para la que – de suceder – nos encontramos poco preparados, con condiciones sí­miles a las del ´32, resultante de las equivocadas polí­ticas económicas dominantes del paí­s en aquella época.

En éste punto podemos ya con certeza asegurar que el discurso de los representantes de la oposición no se divorcia de los intereses elitistas, pues su vaguedad y evasión deja entrever compromisos para profundizar los ajuste implementadas en los 90´s, agudizando una austeridad estatal benéfica a las élites, con mayores privilegios impositivos e incentivos para éstas, abandonando a la población a su suerte como ya sucediera en las administraciones de ése signo o sucede ahora en las latitudes en las que se ha impuesto, deprimiendo y agravando inmediatamente las condiciones sociales en general.

Concluyamos entonces que a través del discurso podemos como sociedad saber si sus expositores en el marco electoral actual, realizarán el abordaje estructural de las grandes problemáticas sociales, desmontado así­ las condiciones causales, revitalizando al aparato estatal y llevando su presencia a la totalidad del territorio, superando en el tiempo las dinámicas sociales que anclan al paí­s al esquema vigente por el agotamiento del modelo económico, mientras construye su viabilidad en el tiempo por venir.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias