spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

Rosy & John

La escritura es directa y poderosa. No hay excesos o florituras. Se va siempre al grano. El autor maneja el género de la novela negra como pocos.

spot_imgspot_img

John Garnier es un joven solitario, hijo de una madre soltera. Pierde su trabajo tras la muerte misteriosa de su jefe, después su novia es asesinada y por ello su madre, Rosy, está en la cárcel. Madre e hijo tienen una relación extraña de mutua dependencia. Para sacar a su madre de la cárcel diseña un complejo operativo que consiste en detonar siete bombas en Francia. Después del primer estallido en una escuela, que no causa ví­ctimas mortales, se entrega a la policí­a.

El comisario Camille Verhoeben se hace cargo del caso. John plantea a la policí­a que liberen a su madre y que les entreguen pasaportes con otra identidad, cuatro millones de francos y un vuelo, para viajar a Australia. A cambio él les dirá dónde están las bombas antes de que estallen. Verhoeben pronto se da cuenta que está ante un caso particular. Los métodos convencionales de investigación no van a funcionar. ¿Quién es Garnier? ¿Qué pretende? ¿Hasta dónde quiere llegar? El comandante Verhoeben es un tipo entrañable, que se aleja de las clásicas maneras del comportamiento de los policí­as.

John ante la tortura se mantiene firme. Ese no es el camino para doblarlo y hacer que diga donde están las bombas. Estalla una segunda, en la lógica que él habí­a anunciado, que tampoco causa daños. Los más altos funcionarios del gobierno francés están enterados del caso. En un principio no quieren ceder, pero al final lo hacen. El costo polí­tico de no hacer caso a lo que propone John es muy alto. Rosy y John van al aeropuerto. De manera inesperada obliga al chofer a tomar otra ruta. Ya en el lugar, madre e hijo se ponen a bailar. De pronto John hace estallar la bomba. Madre e hijo mueren. El desenlace es imprevisible.

Lemaitre, en 2013 gana el Premio Goulcart por la novela Nos vemos allá arriba. Rosy & John se estructura en pequeños capí­tulos de gran intensidad. El autor aborda el tema de una manera que siempre mantiene el interés. Se quiere saber que sigue y cómo se desarrollan los acontecimientos. La trama no es convencional y siempre hay sorpresas. La situación y los personajes son creí­bles. Son seres humanos reales que sufren y viven su propia condición.

La escritura es directa y poderosa. No hay excesos o florituras. Se va siempre al grano. El autor maneja el género de la novela negra como pocos. Rompe con los convencionalismos y al mismo tiempo, de manera creativa, juega con ellos. Rosy & John es la tercera entrega de la serie del comandante Camille Verhoeven, las dos anteriores fueron Irí¨ne (2006) y Alex (2011). Se anuncia una cuarta con el nombre de Camille.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias