spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
lunes, 06 de diciembre del 2021

Resistencia heroica de los salvadoreños

“…deberían dar premios de resistencia por ser salvadoreño”, escribió Roque Dalton (Las historias prohibidas de pulgarcito, 1974), en un recuento/reclamo por la situación de los salvadoreños ante el sistema político y económico que entonces -y desde hacía más de un siglo- imperaba en el país, intentando doblegar la heroica resistencia de un pueblo ávido de paz, justicia y libertad.

Pero el poeta Dalton también premonizaba/alertando que -con variantes en el menosprecio antipopular- el estado de cosas seguiría igual. Más de 40 años después, la realidad político social sigue igual, o peor. Una historia larga y triste, pero heroica…

Desde de 1821-particularmente en los campos, político, social y militar- son muchas las hazañas de heroica resistencia de hombres y mujeres de espíritu fraterno y libertario. Difícil aludirlas en razón de espacio.

La historia registra personajes modelo de resistencia y lucha contra el poder establecido y la represión: Anastasio Aquino (1792-1833), comandante general de las armas libertadoras de los nonualcos; Farabundo Martí (1893-1832), líder político y revolucionario, fusilado en San Salvador; Feliciano Ama (1881-1932), cacique de la etnia Pipil, asesinado durante la insurrección campesina en la zona occidental; Prudencia Ayala (1883-1936), escritora y activista social defensora de los derechos de la mujer…

Por espacio y tiempo -y para capítulos aparte- los incontables sucesos de resistencia y duelo: el genocidio de campesinos de 1932; el golpe contra Hernández Martínez en abril/mayo de 1944; y en el marco de la guerra -1980-1992- tantos salvadoreños caídos y perseguidos -hombres y mujeres- sin distingos de raza o credo,  luchando por un ideal…

Después de la guerra, el pueblo todavía resistía, incierto e inseguro.  Los malos vientos presagiaban más de lo mismo. Suscritos los Acuerdos de Paz, el abanico de los partidos políticos consolidó a los dos más fuertes: ARENA y FMLN, los cuales después de 4 períodos del 1º, y dos del 2º, al ignorar las aspiraciones y demandas del pueblo -privatizaciones, dolarización, abuso de poder, corrupción- generaron descontento, que terminó en rechazo. Y llegó nueva administración presidencial…

A pesar de autonombrarse demócratas, los perdedores no aceptan la “alternancia” constitucional; al contrario, se han unido y junto a otros sectores -y algunos MCS  con claros sesgos políticos y ya sin veracidad e imparcialidad- crearon una alianza, y hoy exigen honestidad, transparencia y rendición de cuentas -centavo por centavo- de las inversiones (¿y la CdeC?), y otras demandas caprichosas, que no ejercieron ni demandaron a las administraciones anteriores.

La polarización se agudiza en el marco de la pandemia/Conavid-19, cuando son más que evidentes los ataques e intentos de entorpecer las medidas oficiales para contrarrestar el avance del virus. Negarlo sería mentir. Importa sobre todo, la salud. Cuestión de conciencia. Cuestión de coherencia y de voluntad política; y, si se quiere, coherencia humana y cristiana.

¿Será que los legalismos no permiten algo de sentido humano? Urge que legisladores, magistrados y ejecutivos, unidos antepongan la Justicia al Derecho y resuelvan positivo, en línea con los dictados del jurista uruguayo Eduardo Couture, cuando en su Decálogo del Abogado, sabiamente sentenciara: “Tu deber es luchar por el Derecho, pero el día que encuentres en conflicto el Derecho con la Justicia, lucha por la Justicia”.

Los debates, oposiciones y controversias son necesarios para definir situaciones políticas, en beneficio de la población salvadoreña, que -hoy más que nunca- necesita seguridad, armonía y bienestar general; pero, deben mediar la altura ideológica y el sano lenguaje, que permitan ver en el lado opuesto a un adversario político, y no a un enemigo. 

O ¿tendrá que seguir la población salvadoreña con su viacrucis de resistencia, esperando su reivindicación total, mientras los que se supone son sus gobernantes/representantes, siguen enfrascados en sus caprichos y revanchismos políticos, anteponiendo sus intereses personales a la buena salud  de la población? No puede ser!

Al fin que el grupo objetivo de toda gestión política, es el pueblo.

spot_img

Últimas entradas