spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

Reforestación: caso de Cultivo de Mango

La inversión privada también puede verse beneficiada al establecer una explotación frutí­cola.

spot_img

En base a un previo artí­culo, un lector hizo una pregunta muy sensata (Figura 1).

La respuesta, de una manera muy sucinta es: demostrando con números y argumentos agronómicos que es buena inversión. Y para ilustrar se toma el ejemplo del cultivo de mango.

Cultivo de Mango

Según la “˜Guí­a Técnica-Cultivo de Mango”™ (colgada en el sitio web de CENTA), el mango es capaz de adaptarse a diversas condiciones edáficas y de fertilidad. En otras palabras, dado que los suelos en El Salvador están altamente erosionados por la falta de cobertura boscosa, este es un árbol ideal.

Además, es de recordar que la mayor parte de la producción salvadoreña de cultivos ocurre en las zonas montañosos con un promedio de inclinación del 15% (no ideal para la producción de cultivos de granos básicos). También cabe destacar que el tamaño promedio de las parcelas de productores pequeños y de subsistencia es de entre 0.3 y 2 hectáreas (Herrador y Dimas, 2000). El cultivo de mango se presenta como alternativa de crecimiento viable dada la realidad edafológica y de tenencia de la tierra salvadoreña.

Sobre la Inversión Privada

El Cuadro 1 detalla los costos de establecimiento de una hectárea de mango a un distanciamiento de 5m x 5m (200 árboles por hectárea). Este cuadro ha sido adaptado (y actualizado en cuestión de precios) de la “˜Guí­a Técnica-Cultivo de Mango”™. Según precios del 2015, el costo de establecimiento de una hectárea de mango es de $614. 3. Al cuarto año de establecimiento se empieza a percibir redito y para el séptimo año, por hectárea, se puede percibir hasta tres veces más que los costos de mantenimiento de la hectárea (en el 2002, los costos por hectárea eran $710.5 y los beneficios $2,261.5). 

Si la producción nacional de mango incrementa sustancialmente y el mercado nacional se torna renuente a absorber el exceso de oferta, lejos de caer el precio de mango, este exceso puede ser colocado en un mercado extranjero (Cuadro 2). El tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos esta resaltado por ser el más atractivo (acordémonos que el salario promedio es alto en ese paí­s). En ese acuerdo el arancel para mango ahora es 0 (ya ocurrió la desgravación arancelaria), es decir, ahora mango salvadoreño puede entrar sin pagar impuestos. Facilita el entender esta ventaja el saber que Estados Unidos importa mango de Australia, paí­s que se encuentra a 15,175 km de distancia (ósea, hay demanda del producto). La distancia entre San Salvador y el puerto de Houston es de aproximadamente 2,534 km. La inversión privada podrí­a de una manera relativamente sencilla capitalizar esta ventaja.

(-): No se encontró el arancel para mango en el texto del tratado. Lo cual no significa que no exista, sino que el autor no lo encontró.

1 El primer TLC entre el Triángulo Norte (incluido ES) y México inicio en el 2001. En aquel momento el arancel para Mangos que estableció México era del 15%. En el 2007, México expande el TLC para incluir a más paí­ses centroamericanos. Para ese entonces, habí­a comercio libre para mangos con El Salvador.

Sobre la Iniciativa Gubernamental de Reforestar

Ahora bien, con respecto a la intención gubernamental de reforestar, en el 2013 el gobierno invirtió $19.5 millones en paquetes agrí­colas de maí­z, esto ascendió a $25.7 millones dos años después (estos datos obtenidos gracias a art. 10 numeral 16 de la LAIP). El capital para reforestar puede obtenerse reorientando lo que se asigna para paquetes agrí­colas. Cualquier persona entiende el beneficio que estos paquetes agrí­colas proveen. Sin embargo, si hemos de hacer crecer la economí­a y no solamente subsistir, los subsidios se deben desfasar paulatinamente hasta su eventual desaparición. Acordémonos que los subsidios se conceden solo en casos extraordinarios y durante un tiempo limitado.

Por el momento se desconoce cómo el gobierno mediante el MARN pretende reforestar al paí­s. Pero aquí­ se proponen unas ideas: CENTA cuenta con 39 oficinas de extensión a nivel nacional donde se podrí­an establecer viveros. Si faltaran extensionistas, en la Universidad Católica de El Salvador, en la Universidad Dr. José Matí­as Delgado y en la Universidad de El Salvador por mencionar solo algunas, hay estudiantes con conocimientos de ciencias agrarias que siempre están dispuestos a ayudar y con deseos de adquirir experiencia. El capital y la mano de obra necesaria para reforestar están a disposición del gobierno, ahora solo es cuestión de iniciar el proyecto.

Difí­cilmente un proyecto de esta magnitud se pueda hacer de una vez. Para garantizar el éxito de tan crucial proyecto lo más aconsejable es empezar en pequeña escala. De las 100 mil hectáreas que el gobierno está intentando reforestar en lo inmediato ¿porque no empezar con 1000 hectáreas de mango?

Alemania ha reafirmado su intención de apoyar la reforestación nacional. Se desconoce en qué se traducirá este apoyo ni cuando iniciará. Pero, aunque si no hubiere apoyo, como paí­s, si tenemos la capacidad de reforestar.

Un análisis económico más detallado (como por ejemplo análisis de valor actual neto) requiere de información especí­fica. Lo que este articulo intento demostrar a grandes rasgos es que aun con los problemas financieros del gobierno, si se puede reforestar al paí­s. La inversión privada también puede verse beneficiada al establecer una explotación frutí­cola. Es hora de que como paí­s solucionemos en base a nuestra realidad y aprovechemos los mecanismos de comercio a nuestra disposición.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias