spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 27 de julio del 2021

Reflexiones sobre el Arte de la Guerra en El Salvador

“Si las tropas enemigas se hallan bien preparadas tras una reorganización, intenta desordenarlas. Si están unidas, siembra la disensión entre sus filas. Ataca al enemigo cuando no está preparado, y aparece cuando no te espera. Estas son las claves de la victoria para el estratega,” Tzun Tzu, El Arte de la Guerra

Aparte de celebrar que la fiebre pre-electoral de internas ya terminó y el estrés al cual hemos estado sujetos ha bajado, ahora que estamos en vacaciones tenemos la oportunidad de reflexionar sobre los acontecimientos de la última semana antes de vacaciones.

Claramente, una definición de candidaturas a presidencia y vicepresidencia opacó a todas las demás – la postulación de Nayib Bukele y Félix Ulloa como la dupla del partido GANA llenó todos los medios de comunicación y estuvo en todas las conversaciones del paí­s – y de afuera también.

Al hacer nuestras reflexiones debemos abordarlo con 2 ópticas: la primera con un lente polí­tico y la segunda con un lente idealista y de valores.  Comencemos explorando la coyuntura polí­tica:

La alta popularidad de Nayib Bukele, innegable y evidenciada en todas las encuestas desde el año pasado, causa que ARENA, PCN, PDC y DS lo vean como el obstáculo más grande a ganar en primera vuelta contra el FMLN en febrero 2019 y la posibilidad de perder en 2ªvuelta si se crea una alianza con el FMLN.  Es natural que ese bloque se una para intentar dominar el voto de la derecha y al controlar 3 de los 5 magistrados del Tribunal Supremo Electoral logran asegurar que todas las trabas burocráticas habidas y por haber se le apliquen a la inscripción del partido Nuevas Ideas, extendiendo el proceso a tal grado que los tiempos no permitan su inscripción.

Esa misma alta popularidad de Bukele combinada con el éxodo del voto para el FMLN del 4 de marzo y una débil y casi insostenible dupla por la presidencia, pone en alerta al FMLN sobre el peligro que si Bukele gana en 1ª vuelta no habrá cabida para el partido que lo expulsó, lo cual significa que debe al menos ser relegado a una 2ª vuelta para que necesite hacer una alianza con el FMLN para terminar de ganar.  Eso lo motiva a unirse con el bloque de ARENA, PCN, PDC y DS para sumar el 4º magistrado del TSE para forzar un fallo claramente ilegal de cancelación al partido CD con el cual Bukele ya habí­a garantizado su participación en la contienda en base a una afinidad de visión y no negociación oscura.

Interesantemente, ninguno de los 5 partidos, ARENA, FMLN, PCN, PDC y DS quiso hacer ninguna alianza con GANA ya que éste, por su trayectoria, trae una reputación de suciedad y oscurantismo que más daña a cualquiera que se le acerque en vez de ayudarle.  Intencionalmente, GANA fue siendo dejado a un extremo sin alianzas para que fuese la única ví­a posible para Bukele, pero éste dio declaraciones a dos semanas de vacaciones donde reiteró su compromiso con el CD y descartó GANA en esas declaraciones.

Sólo quedaba una última carta para el bloque de la partidocracia y ese era que el TSE alargara el perí­odo de objeciones a la inscripción de Nuevas Ideas para que definitivamente no pudiese ni entrar en coalición con GANA, la cual serí­a la única manera de asociarse con ese partido sin embadurnarse de demasiada suciedad.

Faltando 35 minutos para la medianoche del miércoles y el cierre de inscripciones al partido GANA, Bukele tomó la única medida que le quedaba para participar en las elecciones presidenciales 2019. Y de allí­, todos ya sabemos lo que pasó.

En el libro El Arte de la Guerra, Tzun Tzu habla del uso de la decepción y la manipulación del enemigo para lograr ganarle con el mí­nimo de batalla – fingiendo posturas, acorralando al enemigo, forzándolo a tomar pasos equivocados por haber sido confundido o tomado desapercibido.  Y los acontecimientos de los últimos meses definitivamente parecen haber sido sacados de las páginas de ese libro.

Polí­ticamente, la partidocracia movió su maquinaria de tal manera que Nayib Bukele fue siendo acorralado y al estimularle su propio sentido de victimización por todos los bloqueos agudizaron su deseo subconsciente de participar a tal grado que cuando llegó a los últimos 35 minutos antes que se le escapara la última oportunidad y sólo le quedaba la opción de hacerlo desde adentro del partido GANA con toda la cola que eso arrastra y las consecuencias reputacionales que conlleva.  Su subconsciente ya habí­a tomado la decisión y su pasión por participar fue mucho más fuerte que su sentido común o su sentido de democracia que lo hubiese forzado a consultar ampliamente con el Movimiento Nuevas Ideas antes de tomar la decisión.  “Pero no hay tiempo, no queda de otra, es urgente”, etc.

También existe el corolario del tiro por la culata que logró la partidocracia: en vez de dejarlo participar con un partido que le daba 1 diputado, ahora Bukele participa con un partido que tiene 10 diputados más el diputado del CD que ya tení­a y le entregan en bandeja de plata la llave de la mayorí­a calificada a una posible alianza CD, GANA, FMLN que sumarí­a 34 votos en la Asamblea Legislativa. Si gana ARENA y su bloque en febrero, los primeros 2 años no le serán muy fáciles en la Asamblea.

La reflexión sobre la coyuntura idealista tiene otra conclusión:

Al ver todos los caminos cerrados excepto el de GANA; al ver que los bloqueos estaban logrando crecer exponencialmente el apoyo hacia su persona y el Movimiento; al ver que hasta gente ajena al movimiento comentaba que era justo y democrático que se permitiese la participación polí­tica y que quien decidiese el rumbo del paí­s fuera el soberano – si hasta la OEA, Luis Almagro, se pronunció a favor que le permitirán participar!

“El arte de la guerra se basa en el engaño,” dijo Tzun Tzu, y también dijo “Golpear al enemigo cuando está desordenado y desconcentrado, preparase contra él cuando se siente seguro en todos los flancos, entonces consigues la ventaja que te llevará a éxito.”

Mientas la partidocracia sentí­a que ya habí­a logrado su objetivo de eliminar a Bukele, se sentí­a segura en su gane en 1ª vuelta sin Bukele, habiendo fortalecido la organización del Movimiento Nuevas Ideas y asegurado la inscripción del Partido Nuevas Ideas; habiendo consolidado la participación de esa amplia gama de profesionales independientes que no han participado en polí­tica previamente por verla sucia y corrupta pero esperanzados por los principios de Bukele de no asociarse con esa suciedad en GANA para lograr su participación; en ese momento durante el mes de enero 2019 se llama al voto nulo como voto de repudio a la partidocracia forzando una re-elección y posiblemente hasta un convencimiento de que Nuevas Ideas como partido debe ser permitido participar – por mandato popular, así­ como sucedió en el libro de José Saramago, Ensayos Sobre La Lucidez.

La reflexión idealista que hago me dice que no sólo no jugó con estrategia Nayib Bukele, sino que se le olvidó que su fuerza es el pueblo y su desencanto con la partidocracia.  No lo incluyó en su decisión a las 11:35 PM del miércoles 25 de julio 2018.

Ya se oyen las quejas de diferentes segmentos de la población sobre haber sido excluida de la decisión.  Ya se oyen las crí­ticas con desdén de parte de la partidocracia sobre la decisión de “abandonar sus ideales y embadurnarse de GANA”. Ya se nota el efecto deseado de la partidocracia de dividir el apoyo a Bukele de la población.

La pregunta es, ¿cuánto tiempo seguiremos bajo el yugo de la partidocracia? Algunos dicen que dejar que ARENA y su bloque regrese al Ejecutivo le permitirá enquistarse de nuevo por muchos años y otros dicen que darle un 3er perí­odo al FMLN es cometer suicidio como paí­s y terminar de tirarse de la orilla del abismo.

¡De veras que nos gusta la vida complicada a los salvadoreños!

Felices fiestas a todos, y como dice Dagoberto, “¡Cuí­dense de los tiburones!”

spot_img

Últimas entradas