spot_img
spot_img
martes, 19 de octubre del 2021

Realidad fiscal e incertidumbre económica en El Salvador

La Ley de Responsabilidad Fiscal aprobada pone lí­mite a algunos gastos, salario y compra de bienes y servicios

spot_img

Según economistas, la tardí­a aprobación de bonos, tendrá efectos colaterales en la situación financiera de El Salvador mientras que la aprobación de una Ley de Responsabilidad Fiscal podrí­a ser o bien el paso clave para dar un vuelco en materia fiscal o un nuevo golpe a la economí­a.

Para el economista César Villalona, hay dos problemas con el retraso de la emisión de bonos: “No es lo mismo haber aprobado lo bonos la semana pasada,  que hace tres meses.  La calificación de riesgo del paí­s bajó  de una clasificación “A” a una “B”, el bono se vende pero más caro”, señaló.

Un problema adicional, según Villalona, es que para el comprador de bonos  es más conveniente comprar  US$1,200 que  US$550. “Entre mayor es la cantidad, más ganancia y hay posibilidades de ofrecer un interés más bajo”, acotó.

De aprobarse la segunda parte de los bonos posiblemente el interés sea más bajo, pues tras la colocación de la primera parte la calificación de riesgo podrí­a aumentar un poco, sin embargo, el economista remarca que si el panorama hubiera sido distinto se hubieran colocado con una mejor calificación y con un monto mayor.

Pese a que se considera que cuantificar el monto o el costo del retraso en la aprobación es difí­cil, el Banco Central de Reserva (BCR) ha hecho un estimado.  Hace una semana el presidente de la entidad, Oscar Cabrera, afirmó que la decisión del partido ARENA de aprobar los US$1,200 millones de bonos en dos segmentos (el primero por US$550 millones), traerá costos adicionales por US$78 millones al paí­s.

Cabrera dijo además, que la polarización polí­tica ya provocó que en el transcurso del presente año tres clasificadoras de riesgo hayan rebajado la calificación económica del paí­s.

Ley de Responsabilidad Fiscal

El economista Cesar Villalona valoró como positiva la Ley recién aprobada y remarcó que más que el texto, la pieza clave son las metas. “Creo que ARENA reconoce que el Gobierno necesita más ingresos y la Ley conduce a que tenga más dinero. Es un aspecto más importante, además pone lí­mite a algunos gastos, salarios y compra de bienes y servicios”.

Señaló que paralelo a este proceso, hay una campaña que plantea que  el problema financiero del Gobierno es el exceso de gastos,  sin embargo, el Gobierno solo tiene un ingreso equivalente al  15% del su ingreso nacional – porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB)- y  que se capta ví­a tributos.

Con la Ley, ARENA reconoce que la carga tributaria debe subir a 17% por lo menos y que en tres años el Gobierno debe reducir en 3% el déficit fiscal y al 18.5% la deuda flotante (de corto plazo).  Según Villalona esto podrí­a dar pie a una nueva estructura fiscal ya que  la Ley plantea aumentar ingresos sin indicar el “cómo” y entonces el Gobierno tendrá que impulsar posibles medidas.

El especialista señala la posibilidad de impulsar el Impuesto al Patrimonio que existió pero fue eliminado en 1993 por el expresidente Alfredo Cristiani, la Ley del Cobro Administrativo para controlar la mora permitiendo que el Ministerio de Hacienda cobre directamente, implementar el IVA más alto para los bienes de lujo e impulsar una estructura tributaria progresiva en la que quienes paguen más sean quienes perciben más ingresos.

Por su parte Oscar Cabrera advirtió que un proceso de consolidación del déficit fiscal del 3% en tres años y en una economí­a dolarizada va a tener notables consecuencias  en el crecimiento  económico porque la austeridad nunca ha sido un éxito en la mayorí­a de paí­ses donde se ha implantado.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias