spot_img
spot_img
viernes, 17 de septiembre del 2021

Pupusas en temperaturas bajo cero: en el Polo Norte

En 2016 decide aventurarse y con un préstamo del banco compra una gastroneta y la adecúa para poner su Pupusa Truck con el nombre de Cielito Salvadoreño

spot_img

Hablar de pupusas en el exterior es hablar de nostalgia. Y eso es a lo que se dedica Marí­a Monge, salvadoreña nacida en el cantón Monte Redondo, Chalatenango pero que reside en uno de los últimos estados del norte de Estados Unidos donde la nieve y las temperaturas bajo cero son implacables. Se entiende que haya negocios de pupusas en Washington, Los Ángeles o Houston, ¿pero en Milwaukee donde latinos son pocos y ya no se diga salvadoreños?

Desde niña Marí­a tuvo a sus tí­as como inspiración y como maestras de la culinaria salvadoreña con la yuca con chicharrón, pastelitos, ticucas, pupusas y todas esas cosas con sabor chalateco, pero su padre, por temor a los muchachos de la época, le prohibí­a estar con las tí­as para ayudarles con la venta.

Con el furor de la guerra, su madre se va de Chalatenango hacia Los Ángeles en el 89. En 1996, Marí­a decide huí­r de una relación sentimental tóxica y de la violencia doméstica y por su cuenta viaja a Estados Unidos. Para esos dí­as, su madre se habí­a mudado hace Milwaukee, Wisconsin, pero Marí­a no sabí­a dónde quedaban las ciudades ni los estados. Se une a un grupo que se disponí­a a cruzar la frontera de forma irregular y le dicen algunas personas que se vaya con ellos que iban para Chicago, y que su destino final quedaba muy cerca de ahí­.

Al llegar a Milwaukee, Marí­a trabajó en diversos lugares de comida y soñaba siempre con tener un negocio de comida, pero como las leyes de Estados Unidos son muy distintas a las de El Salvador, ella no podí­a simplemente poner un negocio con mesas afuera y ya. Eso no dejó que ella se diera por vencida y hací­a pupusas para vender con sus compañeras puertorriqueñas y mexicanas.

En el 2006 comienza a tomar clases en una universidad para poder ser asistente de maestra. Ese mismo año toma clases de negocios para saber cómo hacer un buen negocio, pero como estaba embarazada decidió posponer su sueño.

Ya con sus estudios concluidos, Marí­a trabajaba en un kinder dónde les contaba a sus compañeras que lo suyo era abrir un restaurante. En 2016 decide aventurarse y con un préstamo del banco compra una gastroneta y la adecúa para poner su Pupusa Truck con el nombre de Cielito Salvadoreño. “Es un honor representar a mi paí­s con la única gastroneta de pupusas en Milwaukee donde se encuentran tacos por todos lados”, dice Monge. “La desventaja es que por el frí­o hay que cerrar en el invierno”, lamenta.

Ya en el 2019 su éxito con su gastroneta ha sido tal que se transformará en “Pupuserí­a la Chalateca” donde ofrecerá una variedad de platillos y bebidas tí­picas de El Salvador para su clientela que va desde “mexicanos y puertorriqueños hasta morenos y gí¼eros”, concluye Marí­a.

Otro evento que Marí­a Monge ha concretizado fue el “Pupusa Fest” donde la gente conoce, además de la gastronomí­a, la cultura y la música salvadoreña. “El objetivo del Pupusa Fest es recaudar fondos para ayudar a comunidades pobres en El Salvador con ví­veres, canastas navideñas, ropa, etc. Ya hemos hecho dos eventos y este año planeamos el Pupusa Fest III para llevar un poco de alegrí­a a La Montañona en diciembre”, señala.

¡Muchos éxitos a la salvadoreña emprendedora Marí­a y su Pupuserí­a la Chalateca!

spot_img

También te puede interesar

Nelson López Rojas
Catedrático, escritor y traductor con amplia experiencia internacional. Es columnista y reportero para ContraPunto.
spot_img

Últimas noticias