spot_img
spot_img
miércoles, 20 de octubre del 2021

¿Por un puñado de dólares?

“El poder no cambia a las personas, sólo revela quiénes verdaderamente son”
                                                                                                                                                          José (Pepe) Mujica 

En honor a la verdad, el nepotismo efeemelenista hecho público por Bukele ni me duele ni me obliga a que me desvele, pues no serí­a la primera vez en la historia que un pariente cercano o lejano de un polí­tico  de pacotilla, que una vez sentado en la silla presidencial , se propone resolver el problema existencial de su familia, repartiendo puestos a destajo, sin importarle la anomalí­a y el relajo que dicha conducta causarí­a en la membresí­a  y en el pueblo en general, puesto que el tasajo de ternera lo recibió a lo mejor una nuera, quien ahora luce una pulsera de Cartier y un chacalele Rolex no por sus propios méritos, si no por los lazos familiares. Por eso aplaudo que   Bukele revele y desmantele el cahuí­n (1)  salvatrucho que dejó la “joyita” de Cerén twitteando y tocando el ukulele.

Espero también que Bukele desmantele la trama de la ley de reconciliación y que apele a la razón de los diputados, para que no tiren los dados sin medir las consecuencias, es decir, que sean precisos artilleros, para que los crí­menes de soldados y guerrilleros no queden impunes. 

Aunque este enredo huele a pedo, ojalá Bukele encarcele después de un legal juicio a Mauricio y que a Joaquí­n le ponga un cachinflí­n jurí­dico en el maletí­n; que a Jonás se le quiten las ganas de andar con jaranas y que por fin abra la boca como ballena y que no se enroque más con lo de Roque y que revele cuál fue su postura en la conjura. 

Todaví­a está por verse sí­ a Bukele no le pasará lo mismo que a Chacumbele, el famoso equilibrista cubano de los años treinta del siglo pasado que logró por primera vez el triple salto sin red. Nayib está en la cuerda floja, pero tiene, por si acaso perdiera el equilibrio, una red que lo protegerá del porrazo.  Mientras tanto, el director del circo “Don Capital Oligárquico” observa atento, tanto a los espectadores como a sus artistas.

Siempre he sostenido que la polí­tica no es negocio ni oficio,  sin embargo, la experiencia ha demostrado que muchas veces, para alguno de los mandos guerrilleros de alto y mediano nivel fue más fácil vencer el miedo en la guerra, que el traqueteo de las ráfagas de dólares en la paz.  Los “revolucionarios de profesión” de antaño, hoy los vemos convertidos en “empresarios de profesión”. 

Parafraseando al expresidente mexicano de los años veinte del siglo pasado, general ílvaro Obregón, está claro que solo una parte de los comandantes guerrilleros salvadoreños no resistieron los cañonazos de dólares.  Aunque hubieran sido miles o millones, vendieron su ética y moral revolucionaria por un puñado de monedas.

________________

[1] Cahuí­n: intriga, chilenismo

spot_img

Últimas entradas