spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
martes, 07 de diciembre del 2021

Perito: Militar de EE.UU. presenció estrategia para exterminar campesinos en El Mozote

La perito norteamericana aseguró que la masacre perpetrada en diciembre de 1981, no fue fortuita sino que era una estrategia para que el Ejército no perdiera territorio.

spot_img

La perito estadounidense, Terry Lynn Karl, hizo contundentes declaraciones ante el Juzgado de Instrucción de San Francisco Gotera, Morazán, esto al reiterar que la Masacre de El Mozote perpetrada por el Batallón Atlacatl de la Fuerza Armada Salvadoreña, fue una estrategia militar que tenía como objetivo evitar perder el territorio.

A criterio de Karl, esto había motivado una escalada sistemática de violencia contra civiles. 

“No era nada incidental, era una estrategia de exterminio. El Ejército no estaba matando a la guerrilla comunista, a pesar de lo que se informó. Los que fueron asesinados eran a los civiles que se encontraban con ellos. Es una técnica hermosa. Al aterrorizar a los civiles el ejército está aplastando la rebelión sin la necesidad de enfrentarse directamente a la guerrilla. Atacar a los civiles es el plan del juego. Mata a los simpatizantes y ganas la guerra… Los asesinatos no son un asunto periférico que debe limpiarse mientras la guerra continúa, si no más bien la estrategia esencial”, remarcó.

En el informe también detalla que el ejército tenía mucho miedo de la guerrilla ya que nunca se habían enfrentado a una fuerza insurgente y temían perder territorio. Y que esta guerra no era parecida a la que habían tenido con Honduras. 

La perita Lynn Karl presentó la “escala del terror” de la Comisión de la Verdad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre masacres y asesinatos ocurridos durante el conflicto armado en El Salvador  que abarcó desde 1979 hasta 1985  y detalló que  en el periodo de 1980 a 1982 que  la masacre de El Mozote fue lo más horrible que sucedió, aseguró Karl.  Volviéndose la etapa más cruel del conflicto armado. 

En esa época también se mencionan los  asesinatos del Junquillo, del Sheraton, el asesinato de los periodistas holandeses, masacre El Calabozo, las Hojas, masacre del río Sumpul, entre otros. En el documento se detalla que para este tiempo, a pesar de las graves violaciones sistemáticas  de derechos humanos, no se responsabilizó ni a un solo militar salvadoreño.

“No se cuáles son las leyes aquí, pero en otros lugares el conocimiento de eso sin hacer nada, sin castigar a nadie, sin echarlo del Ejército, o lo que sea, es otro crimen", señaló Karl.

Otros hallazgos que también mencionó la experta son que en ningún lugar donde hubo masacres se pudo comprobar que habían ocurrido enfrentamientos entre la fuerza armada y grupos insurgentes. 

Dijo que el patrón de masacres se demuestra por la incidencia en 12 de 14 departamentos del país. Las muertes de civiles se dieron en todo el territorio pero con mayor número en Morazán, Cuscatlán, Chalatenango,  San Vicente, Cabañas y Usulután, especialmente en las zonas rurales. 

El patrón de masacres se demostró por la incidencia en 12 de 14 departamentos del país. Las muertes de civiles se dio en todo el territorio, con mayor número en Morazán, Cuscatlán, Chalatenango,  San Vicente, Cabañas y Usulután, especialmente en las zonas rurales. 

"Tengo todos los documentos, solo hacen falta los documentos internos de la Fuerza Armada de El Salvador. El ejército dice que fue el FMLN el responsable de la masacre, y el FMLN dice que fue el ejército. Son dos hipótesis que no se deben ignorar" dijo la estadounidense.

El exministro de Defensa, Guillermo García, es el principal señalado por la parte acusadora, según manifestó el querellante David Morales, este tenía un poder de facto que le permitía controlar totalmente a la Fuerza Armada.

"El Batallón Atlacatl era su herramienta de muerte favorita para producir masacres de población civil y toda la cadena de mando se activaba en función de este tipo de estrategia de terror”, sostuvo.

Morales, jefe de la unidad de justicia transicional de Cristosal y querellante del caso El Mozote, valoró como importante el testimonio de la perito estadounidense Terry Lynn Karl en el desarrollo del proceso judicial contra los presuntos autores intelectuales de la masacre.

“El peritaje deja claramente establecido que el alto mando de la Fuerza Armada en aquel momento es responsable de la masacre al haber dado las órdenes y haber conducido la planificación y la supervisión de la operación, pero también ahora involucrarse activamente en la negación de los hechos y la protección de los perpetradores materiales”, dijo Morales en referencia al testimonio de Karl.

De acuerdo con Karl, en El Mozote se encontraba junto al teniente coronel Domingo Monterrosa, señalado de encabezar la matanza en el terreno, el sargento mayor Bruce Hazelwood.

Añadió que “la presencia de un asesor militar de Estados Unidos con Monterrosa” era “ilegal” en esa época y que Hazelwood es “el único americano (estadounidense) que puede saber las órdenes verbales” que se dieron durante la masacre.

De acuerdo con la experta, cuya exposición se espera que se extienda por tres días, Hazelwood declaró bajo secreto ante la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas, que investigó los crímenes de guerra y lesa humanidad perpetrados durante la guerra salvadoreña (1980-1992).

Ante esa comisión, que emitió un informe en 1993, declaró: “No diré que Monterrosa no lo ordenó”, en referencia a la masacre.

Karl sostuvo que en Estados Unidos y en El Salvador se dio un “encubrimiento sofisticado” de la matanza, en la que la mayoría de víctimas fueron niños, para que no se cortará la ayuda del país norteamericano.

Recordó que en febrero de 1982, el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reegan (1981-1989), debía certificar ante el Congreso una reducción de violaciones a derechos humanos en el país centroamericano, a cuyo Ejército brindaba ayudas millonarias.

Días antes de esta certificación, los diarios The Washington Post y The New York Times publicaron informaciones sobre la masacre.

Según los datos que expuso la perita sobre el informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas, la institución recibió más de 22 mil denuncias. El 60% se le atribuyó a miembros de la Fuerza Armada, el 25% a las fuerzas de seguridad y el 10% a los escuadrones de la muerte, mientras que el 5% se le atribuyó al FMLN.

También el perito peruano Clever Alberto Pino, hará la presentación de resultados de su investigación. Se espera que la presentación de los peritajes desarrollados por los dos expertos internacionales finalice el próximo 30 de abril.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias