spot_img
spot_img
viernes, 07 de mayo del 2021

Pandemia mundial

Hasta el último día del mes de febrero del presente año, el Coronavirus había llegado a 50 países, con más de 86,000 infectados. Pocos días después, el 6 de marzo, ya estaba en 86 países, con casi 100,000 infectados. Y fuera de China, hay brotes de contaminación altamente agresivos en países como Corea del Sur, Italia e Irán. Y, además de haber llegado a los países de Norteamérica (Canadá, Estados Unidos y México) ya existen varios casos en Brasil, Ecuador, Chile, Argentina, Colombia, Perú, República Dominicana, Guayana Francesa, San Martin y San Bartolomé. Parte de esta última información, la encontramos en un comunicado publicado el 6 de marzo por el Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial que a través de la Dirección General de Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres Naturales, ha decretado Alerta Amarilla. La llegada a El Salvador es inminente, pues ya se habla también de que existen dos casos sospechosos en Costa Rica y uno en Honduras. La mala noticia es, que además de ser altamente contagioso, los síntomas se pueden manifestar hasta veinte días después de haberse adquirido el virus. La buena noticia es, que según el mismo comunicado del Gobierno de El Salvador, su mortalidad es, hasta ahora, de 3.4% a nivel mundial. Que es muy bajo, si lo comparamos con otros virus de la misma familia, según diferentes informaciones: la gripe aviar 38.5%, el mers 30%, el sars 10% y la influenza 5.43%.

Es muy bueno también, que el Gobierno haya tomado todas las medidas que están en sus manos para prevenir los contagios, el problema es que según la Organización Mundial de la Salud –OMS–, los países están clasificados en el mundo como: Bien Preparados, entre los que están Estados Unidos y los países más desarrollados de Europa; Preparados, entre los que están China y España entre otros, y Débilmente Preparados, que es la clasificación en la que estamos todos los países centroamericanos. Con este panorama, la OMS ha dicho que: “Los países deben prepararse para contagio comunitario sostenido. Lo que vemos en la práctica es una pandemia.” El Gobierno destinó para la prevención, $8.5 millones; pero nunca estaremos suficientemente preparados, pues los Estados Unidos de América, han destinado 8,000 millones y actualmente, aun no cuentan con suficientes kits para hacerle las pruebas del Coronavirus a todos los ciudadanos norteamericanos que la están solicitando.

Y, si bien es cierto que este no es un tema estrictamente político, está afectando al mundo en todos los órdenes, y por lo tanto, también a la economía mundial. Wall Street cerró el 5 de marzo con fuertes pérdidas (-3.58%) en su principal indicador el Dow Jones de industriales. Siempre en Estados Unidos, el rendimiento del Bono del Tesoro ha descendido a mínimos históricos en su rendimiento a 10 años. En China ha paralizado una gran cantidad de centros productivos. En Europa los efectos son de miles de millones. Y, como era lógico, ya nos está afectando económicamente en El Salvador también, porque muchos repuestos y otros productos nos vienen de China; es decir, está afectando la cadena productiva a nivel mundial.

Por eso, además de no caer en el pánico, que es una de las principales recomendaciones; y de evitar asistir a las aglomeraciones si no es estrictamente necesario, lavarse las manos con agua y jabón, taparse la boca para estornudar y usar mascarilla si es necesario. Se vuelve prioritario, que hagamos un paréntesis en la ya iniciada campaña político electoral y hagamos causa común con el Gobierno, para cooperar en todas las medidas pertinentes, y dotar de fondos suficientes al Ministerio de Salud y otras instituciones que tengan que ver con la emergencia, para que enfrentemos unidos la Pandemia Mundial.

Últimas columnas