Los problemas económicos que ha desatado el impacto del coronavirus a escala mundial, ha generado que más salvadoreños queden en pobreza extrema, según el último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El recrudecimiento pasó de tener incidencia en el 5.6 % de la población salvadoreña en 2019 a un 8.3 % en 2020, 2.7 puntos porcentuales de incremento.

En el informe anual Panorama Social de América Latina 2021, la Cepal recoge que la crisis por el covid-19 empujó a que más salvadoreños se quedaran sin recursos para atender sus necesidades básicas pues la pobreza pasó de representar el 30.4 % en 2019 a un 30.7 % en 2020, un aumento de tres décimas porcentuales.

Para medir los indicadores de pobreza, la Cepal utiliza el costo de adquirir la canasta básica en cada país. En extrema o “indigencia” se incluyen a las personas que no disponen de los recursos para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, mientras que en la total están quienes, aún teniendo ingresos bajos, puede costearse parte de su comida.

La Cepal incluyó en su informe que las estimaciones oficiales discrepan de sus proyecciones, pues el Gobierno salvadoreño estima que la pobreza total afecta al 26.2 % de la población (4.5 puntos menos) mientras que en la extrema dice que son 8.6 % (0.3 puntos mayor)..
La pobreza no afecta a todos por igual, pues “atributos” como el sexto, la edad, pertenencia a un grupo étnico o área de residencia pueden ser determinantes para que una persona cuente o no con los recursos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas.

Las mujeres de entre los 25 y 59 años de edad muestran tasas de pobreza más altas que los hombres en el mismo rango de edad. A su vez, las personas de 65 años o más tienen menos probabilidades que el resto de la población de vivir en hogares en situación de precariedad.
La ‘recuperación’ de 2021 no ha sido suficiente para mitigar los profundos efectos sociales y laborales de la pandemia, vinculados a la desigualdad de ingreso y género”. Alicia Bárcena, Secretaria ejecutiva de la CEPAL

En El Salvador, según la Cepal, el 27.5 % de la población femenina vive en condiciones precarias frente a un 25 % que sus pares.

Al observador por edad, el 43 % de los hogares que vive en pobreza se encuentra en el rango de cero a 14 años, el 30 % entre los 15 y 39 años, el 26 % de 40 a 54 y el 25 % para los mayores de 65.

Latinoamérica retrocede casi 30 años en materia de pobreza extrema en 2021

En este sentido, el segundo año de la pandemia de la covid-19 disparó la pobreza extrema en Latinoamérica hasta alcanzar a 86 millones de personas, cinco millones más que en 2020 y la mayor cifra en 27 años.

“La recuperación económica de 2021 no ha sido suficiente para mitigar los profundos efectos sociales y laborales de la crisis sanitaria”, lamentó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, durante la presentación virtual del informe desde Santiago de Chile.

Las ayudas sociales disminuyeron de más de 89.000 millones de dólares en 2020 a 45.271 millones el año pasado, explicó la funcionaria, quien llamó a “mantener las transferencias monetarias de emergencia en 2022 o hasta que la crisis sanitaria esté controlada”.

El reporte “Panorama Social de América Latina” estimó que la tasa de pobreza extrema creció del 13,1 % al 13,8 % en 2021, mientras que la pobreza disminuyó del 33 % al 32,1 %, alcanzando a 201 millones de latinoamericanos.

La subida de la pobreza extrema es “consecuencia de una reducción de las transferencias de ingresos de emergencia que no se compensan con el incremento de los ingresos por trabajo”, explica el documento.

Los países con las peores cifras son Argentina, Colombia y Perú, en donde ambos índices crecieron 7 puntos porcentuales o más, mientras que Brasil fue el único que mejoró, con una caída del 1,8 % en la pobreza y 0,7 % en la pobreza extrema.

Entre medias están Chile, Costa Rica, Ecuador y Paraguay, con aumentos de pobreza de entre 3 y 5 puntos; Bolivia, México y República Dominicana, con un crecimiento de menos 2 puntos porcentuales, y El Salvador, donde prácticamente no varió.

Con más de 55,7 millones de casos y cerca de 1,5 millones de muertes en dos años, Latinoamérica es una de las regiones más afectadas en términos sanitarios y económicos por la covid-19, que provocó en 2020 una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) del 6,8 % -la mayor en 120 años-.

Comparte este contenido en: