spot_img
spot_img

O con Nayí o contra él

¡Sigue nuestras redes sociales!

"Si alguien señala algo que no está bien en el país lo tratan de gorgojo; si alguien aplaude medidas buenas lo tildan de foca golondrina": Nelson López Rojas.

spot_img

Por Nelson López Rojas.

El típico salvadoreño acostumbrado al bipartidismo no puede pensar más allá de fanatismos políticos ni ver las cosas objetivamente. Se endiosa al presidente y se sataniza al otro, a la oposición, a todo aquel que no siga a Nayib a ciegas. Y lo contrario. Si alguien señala algo que no está bien en el país lo tratan de gorgojo; si alguien aplaude medidas buenas lo tildan de foca golondrina.

Es esta dualidad negativa y polarizante que nos mantiene en el subdesarrollo y nos aleja del bien común, validando así la teoría del “mal común” que proponía Ellacuría. Sí, ese mal histórico que nos ata y nos hace racistas, homofóbicos, intolerantes religiosos y clasistas sin siquiera llegar a clasemedia.

La gente ve mis video columnas de denuncia “Me cuesta trabajo creer…” donde hablo sobre los problemas que nos aquejan, mayormente, a los capitalinos. Uno de los últimos videos, sobre la peligrosidad de ser peatón cerca de los centros comerciales en Antiguo Cuscatlán, generó un áspero debate de quienes apoyaban o no mi denuncia.

En El Salvador JAMÁS se ha pensado en el bienestar del peatón, nunca. Eso no es ningún secreto. Se hacen calles para carros: la calle antigua a Zacatecoluca, la calle hacia Los Planes, la ruta Panorámica, etc., sin pensar en el peatón, pues lo que importa es que “el de carro”, “el letrado” sepa que se ha hecho algo para que dicho clasemedia ande bien. ¿Y los de a pie? ¡Que importa! Ellos son invisibles, están al margen de la sociedad y de las calles. Si alguien los atropella, pues, ¿por qué no se apartaron?

Antiguamente las rutas de buses se pensaban en función de los jornaleros, sirvientas y demás peones… no como un servicio a ellos, sino como un servicio a los patronos que exigían que los empleaditos llegaran temprano a sus puestos. Si la gente quiere llegar a su trabajo y no hay otra opción viable, pues hay que usar el puente vehicular. ¿Acaso nunca se pensó que el grueso de la población no tiene carro? ¿O que empujamos a la gente a las comunidades marginales? Exacto.

Ah, pero sale a ladrar el perro defensor de la finca de sus amos para que le sigan dando huesos. No concibo o -para no perder el ritmo de mis video columnas- me cuesta trabajo creer que al clasemedia de a carro le duela la necesidad y deseos del otro, del de a pie.

¿Acaso no podemos ver la necesidad del otro y ser empáticos? Vos andás en carro, yo en bicicleta y ellos a pie. ¿Qué te cuesta ceder un pedacito de calle? Deshumanizamos al peatón y nos creemos los dueños de las estructuras.

Dice uno de los energúmenos en Twitter:

Me cuesta trabajo explicarte q frente al Motel Majestic y media cuadra abajo de Canal 12 hay 2 pasarelas, pero NO! le gente hijueputa usa el paso a Desnivel para ir a dar a la pasarela de LGV, si alguien arrolla un “peatón” ahí ¿De quién es la culpa?

Si vos vivís en Antiguo y trabajás en Multiplaza es lógico que, cansado después de tu trabajo, vas a buscar el camino más corto. ¿Y cuándo llueve? Es decir, este tuitero sugiere que si no se aparta hay que arrollarlo. ¿Dónde queda la empatía?

También opinan los herederos de Einstein:

Si es verdad como El Salvador por 40 años tuvo gobernantes tan honrados y ahora Bukele solo tiene que tronar los dedos y las cosas aparecen 🧠B12 es buena para funcionar

los pasos a 2 nivel no son pasarelas son para el tráfico de vehículos,  tu comentario, se ve qué tiene malas intenciones tenes qué leer la ley o para qué fueron hechos!!!! 🤡

Hay mucho que arreglar, es cierto; pero no se trata de decir que aquellos no lo hicieron y no es culpa mía que no haya pasos peatonales. No. Se trata de tener un mínimo de compasión por los demás. ¿Acaso vos nunca has andado a pie? ¿Acaso el señor de las minutas tiene una opción para cruzar?

Y así hay muchos otros comentarios en las redes donde se ataca a uno para apoyar al otro y echarle zancadilla a quien sea que no comparta nuestras creencias.

La delincuencia en el país ha bajado, pero nuestra mentalidad violenta, explosiva y vengativa se mantiene. Semos malos, decía Salarrué. Y seguimos siendo malos. En nuestro medio existe la cultura del mal común, decía Ellacuría. Y sigue existiendo. Hay que examinarnos frente al espejo y preguntarnos cuál sería nuestra postura si fuéramos nosotros los que estuviéramos en esa situación desfavorable.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Nelson López Rojas
Nelson López Rojas
Catedrático, escritor y traductor con amplia experiencia internacional. Es columnista y reportero para ContraPunto.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias