miércoles, 11 de mayo del 2022
spot_img

Más dudas que respuestas generan las 11 medidas anunciadas por Bukele

¡Sigue nuestras redes sociales!

El economista salvadoreño, Luis Membreño, aseguró que varios productos a los que Bukele mencionó que le quitaría aranceles, ya no cuentan desde varios años con este cobro.

El anuncio realizado por el presidente de la República, Nayib Bukele, de la implementación de 11 medidas económicas para “aligerar” a escala nacional los efectos de la crisis en el precio del combustible, ha generado ciertas interrogantes en diferentes sectores de la población salvadoreña, ya que no se tiene claro cuál será la forma en la que se financiará la estrategia, partiendo de que El Salvador no está pasando en sus mejores momentos de capacidad monetaria.

La duda parte desde el anuncio hecho anoche en cadena nacional, donde el mandatario enumeró con pompa cada uno de los planes, pero al tocar la eliminación del cobro de US$0.16 por galón del “impuesto de guerra” y de los US$0.10 por galón para el subsidio al transporte, Bukele le dijo al ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, que viera como hiciera para que el Gobierno pudiera absorber los gastos que generará por tres meses esta orden.

En este sentido, la actual administración ha visto a bien realizar esta acción porque la invasión de Rusia a Ucrania, ha generado que el barril de crudo tenga un costo de más de US$100, algo inédito en la historia y que ha producido un “efecto dominó” en el incremento en el valor de todos los productos.

“Como Gobierno, nos tocará amarrarnos el cincho, pero no lo haremos en la obra pública. Tendremos que buscar de otros lados para recuperar lo que perdamos en recaudación. Sin embargo, el beneficio de la población será directo ya que implicará una disminución de US$0.26 en el galón de combustible desde que se haga la aprobación por la Asamblea”, enfatizó Bukele.

Previo a esta situación, el expertos en hidrocarburos, Julio Villagrán, declaró a ContraPunto que si se puede retirar cobros de impuestos a la gasolina, pero se tendrán que asumir los costos.

“En Estados Unidos hay un refrán de que si puedes pero no debes, ellos pueden hacerlo pero no deben porque sería una es afectación más grande, es un escenario complicado para el gobierno y para el consumidor”, expresó.

Agregó que en su momento se le dio subsidio a los transportistas cuando no lo han necesitado, pero si se retira la población puede reaccionar molesta.

“Si le quito el subsidio al pasaje la población puede saltar, como pasó en Argentina y Chile; si le aumentan al pasaje. Son temas muy populares que no cualquiera se atreve a tocar, ninguno va a sacrificarse políticamente para dejar libre la tarifa del transporte”, indicó.

Mientras tanto, la exdiputada del FMLN, Lorena Peña, sostuvo que solo son cuatro las medidas de las 11, porque consideró que el resto solo son para el montaje de propaganda y que no es sostenible en el tiempo.

Sin embargo, atribuyó que la fracción de su partido fue el precursor de la suspensión de impuestos a la gasolina, que finalmente estaría aceptando el oficialismo.

“El presidente ha tenido las propuestas de la oposición aunque me llama la atención que sea solo por tres meses… Aunque se han suspendido dos, el más importante es el IVA que es el más caro, indicó.

Asimismo, dijo que ve preocupante la eliminación de los productos agrícolas, que a su criterio favorecen a la importación de estos recursos y dejando de lado a los que se elaboran en territorio salvadoreño.

“Esto no es una medida viene desde la pandemia y no es algo que venga a ayudar a la crisis económica, sino que la va a profundizar. Lo que se está haciendo es que los pocos aranceles que hay se están suprimiendo, no es una buena medida… Los precios no van a bajar por eso, porque esa no es la lógica en el neoliberalismo, debido a que se mueven por la oferta y la demanda y si se provoca caristía siempre va haber incremento en el valor de las cosas, es una medida muy dudosa”, expresó.

Respecto al gas propano, sostuvo que es de analizarlo mejor ya que no estableció un parametro de como se va aplicar.

“El presidente Bukele en términos generales nunca piensa en serio las políticas públicas, lo que él lanza están enfocadas en la popularidad y los resultados a la vista de que son tres años y no ha logrado un impacto en la generación de empleo, crecimiento económico porque no hemos logrado superar el PIB de 2019”, señaló.

Añadió que no se han creado medidas para apoyar verdaderamente a las pequeñas y medianas empresas, por lo que dijo que no se ha establecido una política social anticrisis.

Por su parte, el economista salvadoreño, Luis Membreño, tiene un enfoque más positivo sobre las acciones gubernamentales.

“Es un esfuerzo loable el ayudar a la familias salvadoreñas que buscan salir con sus costos, el impacto más grande que veo de todo lo que anunció es en el gas propano, la eliminación del FEFE y Cotrans va a tener su impacto pero es pequeño y limitado en comparación a los incrementos que se están dando”, indicó.

Membreño definió que el impacto del incremento al subsidio al gas propano se vuelve grande, debido a que es generalizado y el cual no es conveniente porque lo tienen muchas personas que no lo necesitan, además indicó que es un incentivo para el contrabando.

“En este caso tenemos a Guatemala, el mismo presidente decía que era US$15.94 el tambo de 35 libras y en El Salvador es de US$11.03 genera un incentivo para el contrabando a diferentes países. Hemos visto que subsidios generalizados no son convenientes y deberían focalizarlos, para personas de escasos recursos. Esto le generaría al Gobierno un déficit significativo que podría superar los US$200 millones adicionales a los que ya existe”, planteó.

Insistió que se “puede estar desperdiciando una cantidad importante de recursos al dárselo a personas que no están en extrema pobreza”.

“No sé si lo catalogaría como populista o falta de análisis, creo que les falta los criterios a quienes se quiere apoyar y hasta dónde. El objetivo debería ser apoyar a las personas de más escasos recursos y no a las personas que a pesar que están siendo golpeadas por los sobreprecio tienen un nivel de maniobra y que las personas de extremas pobreza no lo ha hecho”, detalló.

Además, indicó que la suspensión de los US$0.26 de impuesto a los combustibles no va a tener mayor impacto, lo más importante es que el gobierno se debería de enfocarse en el control de los precios de la canasta básica.

“Esto cambia los escenarios que el ministro de Hacienda ha estado planteando a nivel internacional y le agrega al déficit fiscal, en esos escenarios de estrés financieros esto vuelve más riesgoso al país y genera más dudas de que el país caiga en impago en enero próximo… El gobierno le quita a la recaudación y le mete más gasto del subsidio del gas, más empleados y otras serie de medidas que le van a generar más gastos. Esto deteriora la situación fiscal, El Salvador es un país sobreendeudado desde hace dos años y entonces no tiene capacidad para asimilar shocks adicionales que estamos viviendo”, acotó.

Por lo que consideró que todo esto es un llamado de mejorar sus relaciones con Estados Unidos y Europa, además de un acuerdo con el “Fondo Monetario Internacional para obtener apoyos financieros porque de lo contrario va a ser complicada la situación y el riesgo se va a incrementar”.

“Esto es difícil sostenerlo por mucho tiempo, el presidente ha planteado tres meses pero creo que esto no mejora antes de que termina este año y esto va ha seguir prorrogando cada trimestre, generando un costo insostenible independientemente de otros gastos”, amplió.

Aclaró que no es cierto que se van a reducir los aranceles para varios productos, porque no pagan aranceles, “todos los que entran de Guatemala como legumbres, frutas que entran desde ahí no pagan aranceles por ser productos centroamericanos sino solo IVA y eso se va a seguir pagando”.

“Muchos de los productos que se mencionaron pagan cero por ciento de arancel y tampoco va a ser alivio porque tampoco pagan, esa medida tiene un impacto limitado y no va ser lo que ha dicho el presidente… Yo creí que el presidente iba a decir que iba a eliminar el apoyo a los veteranos y al transporte público, creí que iba a ser el siguiente paso, de alguna manera lo dejó implícito; creo que lo que pasa que en el momento en el actual, el venir a golpear a la población que usa el transporte público y veterano de guerra que se les ha otorgado estos beneficios, el lanzarlos a una pobreza mayor en un momento muy delicado, no es muy adecuado hacerlo”, concluyó.

Se quiso obtener la postura del sector transporte, pero sus representantes prefirieron guardar silencio.

Ministro de Hacienda positivo con acciones del gobierno

“Nuestra obligación como Gobierno es hacer que, en El Salvador, a pesar del contexto mundial, nuestra población tenga los menores efectos en su bolsillo”, dijo el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya.

Sostuvo que el Gobierno demuestra que el bienestar de los salvadoreños es prioridad y responde con verdaderas soluciones ante una situación de crisis.

“Esa iniciativa le dará mayores herramientas a Hacienda y a Economía para que ninguna persona cometa abuso, sobre todo, en un contexto de crisis. El acaparamiento es un delito penado”, señaló.

Comparte este contenido en:
spot_img

También te puede interesar

Carlos Francisco Hernández
Periodista y redactor de ContraPunto. Especialista en temas políticos, sociales y judiciales
spot_img

Últimas noticias