spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

Madre Teresa la “incansable trabajadora de la misericordia”

La religiosa, que ha sido declarada una santa por el papa Francisco, visitó El Salvador en 1988

spot_imgspot_img

Como una "incansable trabajadora de la misericordia" describió el papa Francisco a la madre Teresa de Calcuta, fallecida en 1997,  durante el acto de canonización de la religiosa realizado, este domingo, en la Plaza de San Pedro, en El Vaticano.

La misa de canonización congregó a unas 120.000 personas y frente a ellos el papa,  además, describió a la Madre Teresa como el ejemplo para una Iglesia católica que se acerca y va en busca de los lastimados y los pobres. "Llevemos en el corazón su sonrisa y entreguémosla a todos los que nos encontremos en nuestro camino, especialmente a los que sufren", mencionó el pontí­fice.

"Su misión en las periferias de las ciudades y en las periferias existenciales permanece en nuestros dí­as como testimonio elocuente de la cercaní­a de Dios hacia los más pobres entre los pobres", dijo Francisco durante la homilí­a, en la Plaza de San Pedro.

Aunque para muchos la Madre Teresa era ya considerada santa en vida, su popularidad se mantiene especialmente intacta en India. Su figura tampoco está exenta de polémica: hay quienes critican que sólo se ocupó de combatir los sí­ntomas de la pobreza en lugar de sus causas, que sus hogares para los más necesitados tení­an supuestamente pésimas condiciones o que faltaba transparencia en las donaciones.

Según agencias internacionales de prensa, nada de eso se escuchó en el Vaticano durante la canonización; tampoco el papa habló de las dudas que atravesó la fe de la Madre Teresa, conocidas tras su muerte. Las cartas en las que la monja, cuyo nombre real era Agnes Gonxha Bojaxhiu, fueron nuevas armas para los detractores de la religiosa.

El hecho de que durante su homilí­a el papa no hiciera referencia a esas dudas es visto por algunos observadores como una señal, además de que transmite la idea de una Iglesia misericordiosa en la que incluso las dudas y las preguntas están permitidas. Una imagen de la Iglesia en la que ni siquiera las santas deben ser perfectas.

El reverendo Brian Kolodiejchuk, sacerdote canadiense que lideró la iniciativa para santificarla,  las revelaciones sobre esta lucha interna reveladas en su correspondencia privada tras su muerte en 1997 son un argumento más sobre su heroica santidad y con la canonización de la religiosa es una señal que el Papa reconoce que la Madre Teresa no sólo compartí­­a la pobreza material de los pobres, sino también la pobreza espiritual de los que se sienten "no amados, no deseados, no atendidos".

"La Madre Teresa tení­a una imagen muy hermosa del perdón, que combinaba el perdón y el olvido” y agregó que el hecho de no ocultar sus dudas la convierte en una santa para todos. "Es la santa perfecta para el Año de la Misericordia", dijo, según agencias internacionales, Kolodiejchuk.

La canonización de la madre Teresa se ha convertido en una de las más de 800 canonizaciones que ha realizado el papa Francisco en sus poco más de tres años al frente de la Santa Sede. 

En El Salvador miles de seguidores del beato Oscar Arnulfo Romero están a la expectativa de la posible canonización de este salvadoreño que fue asesinado en marzo de 1980. Romero fue beatificado el 23 de mayo de 2015 en la plaza Divino Salvador del Mundo, ubicada en San Salvador.

En 1988 La madre Teresa visitó El Salvador

La madre Teresa llegó a El Salvador el 4 de julio de 1988 a inaugurar un centro de asistencia para ancianos y otras personas desvalidas. Durante su estadí­a de una semana visitó el hospital para enfermos de cáncer Divina Providencia y aprovechó para visitar la habitación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

De igual forma la madre Teresa compartió una homilí­a con el entonces Arzobispo de San Salvador, Monseñor Arturo Rivera Damas, en la Catedral Metropolitana de San Salvador.

Cuando ella vino al paí­s, El Salvador atravesaba por el conflicto armado, por lo que la religiosa a su llegada dijo que “”la paz que tanto anhelan los salvadoreños solo se puede alcanzar mediante la oración, que es una forma de acercarse a Dios”.

Asimismo rezó el Santo Rosario en la iglesia San José de la Montaña, para pedir por la paz en El Salvador. Luego continuó su gira por Centro América.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias