spot_img
spot_img
viernes, 17 de septiembre del 2021

Los salvadoreños enfrentados social y polí­ticamente

Existen cientos de miles de ciudadanos salvadoreños enfrentados con diputados, jueces, funcionarios gubernamentales y los dirigentes de los partidos polí­ticos, que han conducido o gobernado el paí­s durante los últimos quince años.

Para conseguir que polí­ticos y funcionarios corruptos sean sustituidos o que mejoren su comportamiento ante la sociedad, los ciudadanos que han sido engañados, burlados, robados, violados, explotados y excluidos pueden: analizar objetivamente su situación, organizarse desde la base, seleccionar a sus dirigentes, decidir las estrategias, realizar actividades polí­ticas, formar a nuevos dirigentes, superar los obstáculos, defenderse de los ataques de los imputados, controlar y corregir a sus dirigentes.

El análisis objetivo de la situación significa identificar las fuerzas que inciden en el proceso histórico especí­fico, la correlación de fuerzas existente, conocer y la posibilidad de incidir en quienes son los que ven la crisis de gobernabilidad existente; este análisis se ha venido haciendo desde hace varios años al interior de los partidos polí­ticos, es el caso de Schafik Handal, delegados al Congreso y Nayib Bukele en el FMLN, así­ como Johnny Wright en ARENA.

La organización ciudadana en sus variadas formas, ha sido una caracterí­stica de la sociedad salvadoreña desde la década de los cincuenta; sin embargo, como una medida para enfrentar la crisis social y polí­tica que aqueja al paí­s en la actualidad, se inicia hace aproximadamente una década. Especí­ficamente, desde el punto de vista de la organización polí­tica, al margen de los partidos polí­ticos tradicionales, se inició en el año 2012 con el Movimiento Nuevo Paí­s, impulsado por Félix Ulloa y Dagoberto Gutiérrez; en el año 2017 se inició el proceso de organización de dos nuevos movimientos polí­ticos (Nuevas Ideas y Nuestro Tiempo), promovidos por dos polí­ticos jóvenes; el primero ex alcalde de San Salvador, carismático, de centro izquierda; el segundo un ex diputado de ARENA, crí­tico de este partido, de centro derecha, La Embajada de EEUU ha proporcionado apoyo directo a la organización juvenil Censura Cero; FUSADES y World Visión también iniciaron el proyecto para la organización de jóvenes denominado Dialogus, en los catorce departamentos del paí­s. Todaví­a no existe ninguna organización polí­tica creada desde la base, en función de los intereses de los participantes.

La selección de dirigentes debe romper con la forma en que se ha venido haciendo en los partidos polí­ticos tradicionales, basados en el clientelismo polí­tico, en donde los que pretenden ser dirigentes conquistan o captan a los otros ciudadanos mediante ofrecimientos y dádivas; deben ser los miembros de las organizaciones polí­ticas los que seleccionen a sus dirigentes democráticamente, tomando en cuenta sus capacidades personales.

Las estrategias son las formas de atraer a otras personas a la organización (propaganda, expansión polí­tica y reclutamiento), obtener contribuciones financieras, resolver problemas de logí­stica, identificar y hacer posible las alianzas polí­ticas tácticas y estratégicas.

Las actividades polí­ticas generalmente se refieren al reclutamiento, desarrollo de la organización a nivel territorial, identificación y mejoramiento de las capacidades de todos los afiliados y amigos polí­ticos, hacer propaganda, así­ como obtener nuevas y mayores contribuciones financieras.

La formación de nuevos dirigentes consiste en la apropiación de los objetivos de la organización y la forma de conseguirlos, el respeto a los derechos de los ciudadanos especialmente a la opinión de los mismos, la realización de actividades polí­ticas, así­ como hacer crí­tica y autocrí­tica.

La superación de los obstáculos requiere un análisis permanente del terreno en que se mueve la organización, el análisis de la coyuntura (polí­tica, económica y social), así­ como la realización de la crí­tica y la autocrí­tica en los diversos niveles de la organización.

La defensa de los ataques de las fuerzas contrarias requiere un desarrollo o mejoramiento de los objetivos y estrategias, fortalecer la convicción de sus miembros y reaccionar oportuna e inteligentemente a los ataques de otras fuerzas polí­ticas.

El control y la corrección de los dirigentes es lo que fortalece la organización y la confianza de la militancia; requiere que las bases mantengan una crí­tica constructiva permanente de sus dirigentes, de tal manera de identificar las desviaciones oportunamente, plantearlas en las asambleas generales y adoptar medidas para poder superarlas.

spot_img

Últimas entradas