spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
domingo, 25 de julio del 2021

Los derechos humanos en Venezuela bajo la lupa de la ONU

Según el gobierno venezolano, la ONU "pretende establecer mecanismos de tutelaje contra un paí­s soberano"

spot_img

Por 23 votos a favor, 7 en contra y 17 abstenciones, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU pidió a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, “un informe exhaustivo por escrito sobre la situación de los derechos humanos” en Venezuela, a publicarse en junio del año venidero, y exhortó a su gobierno “a que acepte la asistencia humanitaria a fin de hacer frente a la escasez de alimentos, medicamentos y suministros médicos”, según une resolución adoptada hoy en Ginebra.

Durante los últimos años tres años Ginebra se abstuvo de pronunciarse sobre el caso venezolano, pese al agravamiento de la crisis, pero ahora, y tras la renuncia de Estados Unidos a éste órgano el 19 de junio pasado, un grupo de paí­ses latinoamericanos, liderados por Perú, decidió entrar en materia, en pos de una solución pací­fica, democrática y negociada del conflicto, respetuosa del derecho a la autodeterminación de Venezuela y contraria a una operación armada.

Al respecto, en un discurso conjunto leí­do por México antes de la votación, acompañado por Brasil, Chile, Perú, Argentina, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras y Paraguay, se manifestó la “preocupación y rechazo ante cualquier curso de acción que implique una intervención militar o el ejercicio de la violencia, la amenaza o el uso de la fuerza en Venezuela”.

En la ví­spera, los presidentes de Argentina, Colombia, Chile, Paraguay y Perú, y el primer ministro de Canadá, pidieron por carta a Fatou Bensouda, Fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), una “investigación” sobre “crí­menes de lesa humanidad”, que “se habrí­an cometido en Venezuela”¦ a partir del 12 de febrero de 2014”. Tomaron como base un informe de expertos convocados por la Organización de Estados Americanos (OEA) que estableció desde esa fecha, “ataques generalizados o sistemáticos contra una parte de la población civil del paí­s”, opuesta al gobierno de Nicolás Maduro.

Estos expertos (Manuel Ventura Robles de Costa Rica, Santiago Cantón de Argentina e Irwin Cotler de Canadá) recibieron testimonios de ví­ctimas en “audiencias públicas”, que probaron “detenciones arbitrarias, asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, torturas, abusos sexuales y violaciones, atentados flagrantes contra el debido proceso, en perjuicio de personas de ambos sexos”, incluyendo menores, y el asesinato de jóvenes entre 15 y 30 años, por resistir a ser detenidos ante falsas acusaciones.

Los 6 primeros mandatarios ya mencionados  basaron también sus alegaciones, en la denuncia presentada el 22 de junio de 2018 por el Alto Comisionado saliente, Zeid Ra”™ad al Husssein, quien documentó “el uso excesivo de la fuerza en operaciones de seguridad no relacionadas con las protestas, la practica reiterada de las detenciones arbitrarias, la tortura y los malos tratos y la vulneración de los derechos al disfrute del más alto nivel de salud y a una alimentación adecuada”, en un seguimiento a un informe anterior del 30 de agosto de 2017, aún más contundente.

Menos Venezuela y Cuba,  los 6 otros paí­ses latinoamericanos que integran éste Consejo (Brasil, Ecuador, México, Panamá, Perú y Chile) votaron a favor de la resolución.  Se opusieron Burundi, República Democrática del Congo (RDC), Egipto, Pakistán y China, los dos primeros con deficiencias alarmantes en materia de derechos humanos, mientras que la apoyaron los Estados europeos, Afganistán, Australia, Japón, Georgia, Suiza, Ruanda y Corea.

Venezuela  reaccionó con virulencia a la adopción de la resolución. Dijo que “se pretende establecer mecanismos de tutelaje contra un paí­s soberano”, y afirmó que es una “iniciativa impulsada por paí­ses mandatados por Estados Unidos e Israel”. Sostuvo que “el coyuntural movimiento de personas al exterior, es consecuencia de la guerra económica-comercial-financiera y las sanciones coercitivas unilaterales impuestas”, una emigración que los autores de la resolución estiman en 2,5 millones de personas.

Para Venezuela, la resolución votada expresarí­a “falsamente, que en Venezuela hay una crisis humanitaria. Se pretende imponer desde el exterior un formato que, no es más que un grosero mecanismo de intervención”, el cual “manipula polí­ticamente el tema de los derechos humanos”, y busca “derrocar al gobierno de Nicolás Maduro”.

spot_img

También te puede interesar

Juan Gasparini
Corresponsal de ContraPunto en Suiza - ONU-DDHH, escritor y experto en Derechos Humanos. Ex preso político de la dictadura en Argentina
spot_img

Últimas noticias