spot_img
spot_img
lunes, 20 de septiembre del 2021

Literatura, magia y política

spot_img

Por Mario Mejía

Muchísimos pensadores, a través de la historia, han  filosofado y teorizado sobre la literatura. El filósofo Platón, en “El  Diálogo de Ion”, sostiene que el poeta crea poesía porque es inspirado por las musas. En otras palabras, el poeta no crea poesía  por mérito propio sino porque las musas lo inspiran. Mientras que Aristóteles en ”La Poética”, sostiene que  la literatura es  una imitación de la realidad por medio del lenguaje, comunicando la idea de  que la literatura es un producto humano y no divino.

Jesús Gonzales Maestro, en su libro  “La Crítica de la Razón  Literaria”, argumenta que la literatura es una creación humana. Sólo los seres humanos pueden crear literatura. Sostiene que la literatura nace en sociedades tribales o bárbaras, donde domina el pensamiento mágico y mitológico, antes del surgimiento del estado. La literatura nace ligada a la religión, la religión se expresa en literatura. Aunque  la literatura todavía  no era percibida como lo que realmente es, una ficción.

Fustel Coulanges, en su libro “La Ciudad Antigua, Instituciones de Grecia y Roma”, nos dice que la creencia de que  los fallecidos siguen viviendo en la tumba y que tienen necesidad de comida, bebida y de otros rituales, origina  las primeras costumbres e  instituciones jurídico-políticas en las  las antiguas tribus Griegas, Romanas e Indo arias. Cada familia tiene sus propios dioses domésticos, que eran familiares ya fallecidos. También, cada Ciudad-Estado  tenía sus propios dioses, que eran fundadores y héroes  ya fallecidos que habían prestado un gran servicio, o que simplemente habían  impresionado la sensibilidad de sus contemporáneos.

Los cantos, oraciones e invocaciones que cada familia y que cada Ciudad-Estado realizaba en el culto a sus dioses, son literatura. Los Anales sagrados de cada Ciudad-Estado   y las normas de conducta obligatoria  de cada familia y Ciudad- Estado, también son literatura.

 La literatura nace y se desenvuelve dentro de un espacio antropológico, según Jesús G. Maestro. La literatura nace en sociedad y se desenvuelve dentro de la sociedad. La literatura comunica ideas, influencia en la política y viceversa.  El autor de una obra literaria debe estar consciente que, aunque no sea su intención, su creación literaria puede servir o contribuir a una ideología o agenda   política. Esto es así porque, la literatura comunica ideas. Por ejemplo, el cuento ‘’Pantaleón Pérez ‘’ de José María Méndez,  nos cuenta la historia de un individuo no tan inteligente, pero que haciéndose pasar por muy  inteligente, logra ser un político exitoso. Las ideas de este cuento, le servirían perfectamente a  un grupo que tome como bandera política la anticorrupción y la Meritocracia.

También, tenemos cuentos  de Francisco Gavidia, como “La Loba’’, “ El encomendero” y  “El Pastor y el Rey”, que eran funcionales al proyecto  jurídico-político de construcción de una identidad nacional salvadoreña.

Ludwig Von Mises, argumentaba que gran parte de la literatura era favorable a la causa anticapitalista desde el siglo XIX, unos ejemplos de este tipo de literatura son ‘’Cuento de Navidad’’ de Charles Dickens y las  Novelas Policíacas. En “Un cuento de Navidad”, un avaricioso empresario  al que  sólo le importa el dinero y no las personas, recibe la visita de tres espíritus en navidad, para presionarlo a que  comprenda que lo que importan son las personas y no la acumulación de dinero. Y en las novelas policíacas, se comunica la idea de  que el inspector, que no posee un título formal como investigador, es mucho mejor que los detectives de la policía, y que el asesino, es una persona que se esconde bajo una máscara de persona exitosa, propia  de una sociedad burguesa.

La literatura nace íntimamente ligada a la magia, el mito, el derecho y la política. En otras palabras, tanto la magia, el mito, el derecho y la política se expresaban en literatura.  

El surgimiento del pensamiento  crítico y racional, provoca que la literatura se separe gradualmente de la magia, el mito, el derecho y la política.   Actualmente, aunque la literatura no esté unida a ellas, sigue interactuando con ellas.

spot_img

También te puede interesar

Mario Mejía
Artista salvadoreño y columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias