miércoles, 11 de mayo del 2022
spot_img

La Universidad de El Salvador: Refugio de aves migratorias y animales silvestres

¡Sigue nuestras redes sociales!

Por Wilfredo Díaz / Texto y fotos

Cinco de la mañana, me encuentro en el bosque de la Universidad de El Salvador, mi objetivo buscar aves migratorias, locales y animales silvestres, que habitan en nuestra Alma Mater.

Preparo mi equipo y comienzo a investigar el tipo de aves y animales silvestres que habitan en la UES. Hay que madrugar, tener tiempo, paciencia, aprenderse los sonidos de las aves, desplazamientos y soportar los dolores de cuello, porque hay que buscarlas en cada rincón de los árboles.

Hay que tener un ojo de halcón, apostarse sobre los árboles para no espantarlos y capturar su mejor momento. Camino lentamente, casi en cámara lenta, el tiempo avanza y el amanecer ha llegado. Me detengo, veo mi objetivo, un torogoz con su pecho salido y muy elegante recibiendo los primeros rayos del sol.

Sigo ahí en medio del bosque, pongo atención al cantar de las aves y movimientos de otros animales, que rodean la zona. Trato de ubicar de donde viene su canto, avanzo un par de metros y veo a la Aurora, un ave nocturna que los abuelos decían, que cuando canta es porque alguien moriría, eso solo es un mito.

Sigo atento, en cualquier momento podía aparecer otra ave o animal silvestre, así fue, veo correr desorientado a una Zarigüeya o Tacuazin, unos perros la venían siguiendo. El mamífero logra subir a un árbol para distraerlos. Se queda quieto y listo por si la atacaba el Gavilán Pollero, que habita en el Alma Mater, el pobre animal, no estaba seguro en el suelo y ni en los árboles donde se esconde.

Ver la fauna de la UES es un espectáculo, se desplazan con libertad en busca de sus alimentos y cuando no encuentran, algunos empleados se lo proporcionan. Cuando hago mis recorridos en busca de aves, también me encuentro animales silvestres como la Zarigüeya o Tacuazin, garrobos, iguanas, pericos y mapaches.

Encontrar un mapache en la UES, no es común. Su nombre proviene del mapachtli en lengua náhuatl, que significa, “El que Toma Todo en Sus Manos”. Es un mamífero originario de América y su ubicación va desde Canadá a Panamá.

Este mamífero, habita en zonas boscosas, ríos, manglares costeros y hoy en día, se ha adaptado a zonas urbanas y al ser humano, se puede ver cuando, Alfonso Ramírez, trabajador administrativo de la UES, los alimenta con tranquilidad. Les habla con cariño, coloca su alimento en un depósito, lo suena y ellos salen a comer. Son animales, que están a la defensiva, cada vez que agarran su comida, gruñen y enseñan sus afilados colmillos.

La variedad de animales que habitan en la Alma Mater, tienen la facilidad de desplazarse en unas 57 manzanas aproximadamente y convirtiéndose en un atractivo visual para los trabajadores, estudiantes y visitantes. Muchos aseguran que hay aves migratorias y locales, que se mantienen en este lugar por la abundante comida que hay y cuando se les termina se marchan.

“La Ciudad Universitaria, es un lugar apropiado para la diversidad de aves y animales silvestres por la cantidad de árboles que tenemos. Hay que cuidarlos, sembrar y darle su mantenimiento adecuado. En el 2019, acompañé a unos docentes de mi facultad al proyecto de identificar aves, pero cuando llegó la pandemia del COVID-19, paramos. Un año después, se nos propuso continuar con el proyecto “Monitoreo de Aves de la UES”, del cual participo junto a otro grupo de estudiantes de biología.”

“Por el momento, hemos identificado alrededor de cien especies nativas de aves como: pericos, loras en peligro de extinción, el gavilán pollero, tucanes, torogoz, tijeretas, chachas, talapo, carpintero, aurora entre otros y dentro de las migratorias esta: el halcón peregrino, el pájaro chipe de color amarillo, los tiranos, el tangara y algunas especies de chiltotas”, asegura Valeria Andrea López Paredes, estudiante egresada de la licenciatura en biología, de la Facultad de Ciencias Naturales y Matemática de la UES.

Aves del Mundo

Algunos biólogos creen que hay unas 50.000 millones de aves en el mundo y clasificadas en 9 mil especies diferentes aproximadamente. Viven en todos los continentes, tanto en los biomas terrestres como en los acuáticos, colonizando una gran parte del planeta.

La migración de las aves, es un fenómeno casi natural. Se trasladan de un lugar a otro de manera cíclica o constante, debido a los cambios climáticos, alimentación o reproducción. Se adaptan rápido donde viven, más si su comida es accesible a ellas. Las dificultades se presentan cuando algunos de estos hábitat se vuelven complicados en determinadas épocas del año y deciden volar a otro lugar y por eso logramos ver muchas de ellas en la UES.

“El tema de las aves es importante, desde pequeña llegue a tener la curiosidad de saber cómo son ellas, por su plumaje, colores, especies y cantos. Siempre me han gustado y ahora como futura bióloga, me dedico al estudio de ellas. Todo inició, cuando cursaba la materia de zoología II, ahí descubrí que son territoriales y con un temperamento fuerte, todo por cuidar sus nidos, comida y criás”.

“Son interesantes, ellas cantan para llamar a su pareja y aparearse, no lo hacen para que llueva, solo es un mito y casualidad. Tienen una función en la tierra, que cuando trasladan semillas a sus nidos para alimentar a sus crías, muchas veces se les caen en los bosques y estas se reproducen, ayudando a regenerarlos. Además, controlan plagas de los árboles para que se mantengan vivos”.

“He participado en algunos monitoreos de aves como, el Pericón Verde en la UCA en el 2018 y con la organización Global Big Day y Octuber Big Day en el 2019, este último se realiza todos los años en cada país del mundo. Hacer este trabajo es interesante, cada vez que hacemos un estudio, verificamos todas las condiciones y luego damos inicio a nuestro trabajo, haciendo uso de nuestras herramientas de trabajo como: binoculares, cámara de foto y video, una guía de campo de aves para identificarlas y grabadoras para estudiar sus sonidos”.

“En esta investigación, he aprendido que no todas las aves son pájaros, pero si todos los pájaros son aves. Es decir, normalmente se identifican pájaros a las aves, pero no es así, porque la taxonomía de cada ave es diferente”.

“Estas se dividen en grupos, como por ejemplo: a unas se les identifican como paseriformes, que comúnmente se conocen como pájaros o aves cantoras, pero son aves como el colibrí, las garzas, pelícanos, pericos, esto se debe a sus características”, concluye Valeria Andrea López Paredes.

spot_img

También te puede interesar

Wilfredo Díaz
Fotoperiodistas profesional salvadoreño, periodista, docente, colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias