spot_img
spot_img
sábado, 15 de mayo del 2021

La narrativa de Meade en México

José Antonio Meade, el candidato del PRI a la presidencia de la República no milita en ese partido. Tiene más de 20 años como funcionario público en gobiernos del PRI y del PAN, pero no conoce los sótanos y las claves secretas que mueven a la organización polí­tica que ahora lo postula.

Sus dos ventajas competitivas con relación a otros candidatos del PRI, el no ser militante y que se le reconozca como alguien que es y parece honrado sólo se pueden hacer efectivas si se deslinda del partido y el presidente. No es fácil y hasta ahora tampoco lo ha intentado. En el imaginario público es el candidato de la continuidad.

En estos dos meses de campaña, aunque oficialmente no se reconozca como tal, son cuatro los ejes de su discurso: Tener más experiencia que los otros en el servicio público; contar con una sólida formación académica; haber probado en su gestión pública que sabe dialogar y establecer acuerdos con todos los actores polí­ticos y hacer propuestas.

Meade es el único mexicano que ha sido secretario de Estado en cuatro secretarí­as distintas: Energí­a, Hacienda, Relaciones Exteriores y Desarrollo Social. Y lo ha hecho en dos gobiernos de partidos diferentes, con el presidente Calderón y con Peña Nieto. Sin duda eso le da experiencia y conocimiento en el ejercicio de gobierno que no tienen sus adversarios.

Es cierto que su formación académica es sólida. Al mismo tiempo estudió la licenciatura de economí­a en el ITAM y de derecho en la UNAM. En el primero obtuvo mención honorí­fica. Luego hizo su maestrí­a y doctorado en economí­a en Yale con una especialidad en Finanzas Públicas y Economí­a Internacional.

En las cinco veces que ha sido secretario de Estado se le reconoce que ha dado muestras de apertura y también capacidad de diálogo. El haber trabajado con dos presidentes de partidos distintos le da una mirada más amplia y compleja que al común de los polí­ticos. En estas semanas cierto que ha hecho diversas propuestas, pero se pierden en el ruido de la campaña.

El candidato del PRI en todas las encuestas ocupa el tercer lugar. Los ejes de su discurso, que se sostiene en hechos, no le han posibilitado generar la simpatí­a de los electores. No se le niega su amplia experiencia, sólida formación, capacidad de diálogo y hacer propuestas, pero estos atributos no despiertan entusiasmo y tampoco convocan al voto.

Pesa como un lastre para la imagen del candidato Meade la marca del PRI, que la gran mayorí­a de los mexicanos rechaza, la mala imagen del presidente, el peor evaluado en la historia moderna del paí­s, y que se le ve como el candidato de la continuidad y no del cambio que demanda la sociedad.

Si en las próximas semanas Meade y su equipo no logran construir una narrativa que diga algo que entusiasme a los electores seguramente que no podrá salir del tercer lugar en el que ahora está. Como candidato tiene graves dificultades, para construir un discurso que lo distancie del actual gobierno.

Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
Columnista y analista de ContraPunto. Doctor en Ciencias Sociales, con una Licenciatura y Maestría en Sociología y Estudios de Desarrollo Institucional; exfuncionario del gobierno mexicano.

Últimas entradas