spot_img
spot_img
sábado, 18 de septiembre del 2021

La migración y el sueño de vivir mejor

Más de 700.000 salvadoreños viven ilegalmente en Estados Unidos, según datos del Pew Research Center

spot_img

Violencia, falta de oportunidades, reunificación familiar y hasta el cambio climático están en la lista de motivos por los que miles de salvadoreños deciden migrar cada año. Especialistas en el tema aseguran que es necesario que el Gobierno reconozca esta problemática y brinde soluciones integrales para frenar la migración.

A Ricardo Zelaya lo motivó, según dice, el deseo de darle una mejor vida a su familia, “las ganas de vivir mejor, sin miedo a no tener qué comer o a no poder pagarle la educación a mis hijos. Hay sacrificios que pagar por ir tras de un sueño, que para muchos pesadilla”, declara.

Él tiene 12 años de vivir en Estados Unidos y afirma que la vida en ese paí­s no es fácil, ser migrante irregular le ha costado el goce de muchos beneficios como el de volver a ver a su familia o el de acceder a las bondades sociales  de las que gozan los residentes de ese paí­s.

En Estados Unidos se estima que viven cerca de 1, 352, 357 salvadoreños, el 51.7 por ciento (%) son hombres, el 48.3% son mujeres.  Del total, según datos brindados recientemente por la Organización Internacional por la Migraciones (OIM), 432, 329 son personas nacidas en El Salvador, pero tienen la ciudadaní­a estadounidense.

Los datos también reflejan que 204,000 salvadoreños están bajo el estatus de Protección Temporal (TPS). Mientras que Ricardo es uno de los más 700.000 salvadoreños que viven ilegalmente en Estados Unidos, según datos del Pew Research Center.

La investigadora de migraciones de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), Elsa Ramos, expresó que  “el panorama de las migraciones es desalentador,  la situación se está agravando, en lugar de disminuir están aumentado por diversas razones”.

“Debemos recordar que la migración en El Salvador es multicausal”, dijo la especialista y  agregó que “en el fondo de las causas siempre está la (causa) económica,  la reunificación familiar, la falta de oportunidad y la violencia”.

Por otra parte, la investigadora ha señalado que la migración está siendo alentada por una nueva causa: el cambio climático, la OIM también ha incluido esto como un motivo más para salir de El Salvador.

El jefe de la misión de la OIM, Jorge Peraza Breedy, señaló recientemente que si bien el cambio climático no se ha posicionado como una de las principales causas, ya está afectando a pobladores de los departamentos de Cabañas y La Unión, quienes prefieren migrar al ver las pérdidas en sus cosechas debido en los últimos años.

Son esos departamentos, que forman parte del corredor seco centroamericano,  los “que reportan alta prioridad, tanto en el í­ndice de movilidad humano, como en los problemas asociados a sistemas y desastres naturales”, según la Encuesta de Hogares de Movilidad Humana que presentó la OIM. En ella destaca que la pérdida de las cosechas y trabajo, así­ como la reducción de ingresos económicos son los efectos de las sequí­as que han afectado la zona.

La violencia, correr o morir

Por otro lado, Ramos agregó que  “el problema de la violencia que se vive actualmente, este es un tema un tema delicado porque desafortunadamente el Gobierno no lo quiere reconocer, no sabemos si por causas polí­ticos o qué, pero por esta causa está  aumentado la migración”.

En El Salvador, según la investigación “Desplazamiento interno forzado y su relación con la migración” de la UTEC, cerca del 42 % migraron por culpa de la violencia “las amenazas a su vida y las extorsiones, están a la cabeza”, dijo Ramos.

La OIM ha señalado que al menos el 92 % de los municipios en El Salvador se registran peticiones de ayuda de personas desplazadas por la situación de "violencia generalizada" en El Salvador.

El estudio del organismo internacional destaca que entre los departamentos con los mayores í­ndices de "expulsión" se encuentran Cabañas, La Libertad, Sonsonate, San Miguel, Usulután, La Unión y San Salvador.

En los últimos años el fenómeno de los desplazamientos internos ha aumentado, entidades como CRISTOSAL, han denunciado  en reiteradas ocasiones que el Gobierno ha restado importancia a este problema que es generado por la violencia pandilleril.

Existe en El Salvador un estudio que da cuenta de esta realidad y fue elaborado por la Procuradurí­a para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH). El documento publicado en agosto reflejó que entre 2014 y el primer trimestre de 2016,  hubo 236 casos  de desplazamiento forzado.

En el 86.6 % de las ocasiones los desplazamientos fueron propiciados por las "amenazas, homicidio de un familiar o reclutamiento forzoso" de las "maras". El 6.7 % de los casos fue generado por "amenazas o acoso" de miembros de las fuerzas de seguridad.

Ramos externó que es necesario que el Estado salvadoreño esté vigilantes de cómo los desplazamientos internos terminan en migraciones hacia otros paí­ses y de cómo se vulneran los derechos de los salvadoreños se vulneran en cualquiera de las movilizaciones.

“Recordemos que migrar es un derecho humano, sí­, pero no en las condiciones generadas por el miedo a morir o no tener oportunidades de vivir bien”, expresó  la investigadora de la UTEC.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias