- Publicidad -spot_img
spot_img
spot_img

La importancia de saber los errores de la mente

¡Sigue nuestras redes sociales!

 Jordan Peterson sostiene que, la libertad de expresión implica el riesgo de ofender y ser ofendido. Esto es así porque, las personas son propensas a sentirse ofendidas cuando sus creencias son cuestionadas.

spot_img

Por: Mario Mejía


Las personas tienden a creer que sus ideas acerca de la realidad y sobre lo que es bueno y  sobre lo que es malo,  son un reflejo de la verdad absoluta  y  de la moral absoluta. Es natural que las personas tengan esta tendencia, porque tienen una profunda necesidad de certeza, son intolerantes a la incertidumbre. En otras palabras, las personas son propensas a la arrogancia moral e intelectual.

Aunque existe una naturaleza humana universal, no todas las personas interpretan igual sus propias experiencias y acciones  o las experiencias y acciones  de otros, lo que da lugar a que existan diferentes creencias morales y políticas. Además, las personas están sujetas a los límites biológicos de su mente, lo que provoca que el conocimiento y la razón tengan límites.

Friedrich Hayeck nos advierte de los peligros de no reconocer que la razón y el conocimiento tienen límites .

El razonamiento humano está sujeto a errores, en otras palabras, a cometer equivocaciones a la hora de analizar y valorar los fenómenos de la realidad.

A lo largo de la historia, la humanidad ha  producido creencias equivocadas. Creencias que hicieron que las personas miraran relaciones  de causalidad donde no las hay,  y cometieran infinidad de atrocidades y otras injusticias.

Son los sesgos cognitivos la causa principal de los errores del razonamiento humano, que  ha dado origen a creencias morales y políticas equivocadas. Los sesgos cognitivos son herencia de la evolución . Recordemos que la mente humana no surgió de golpe, sino de un largo proceso evolutivo.

Vemos que las personas creen lo que quieren creer. Rechazan la evidencia  que contradice lo que quieren creer y aceptan la evidencia que apoya lo que quieren creer. Las personas razonan deliberadamente de una manera que les permita llegar a las conclusiones que quieren llegar. Les gusta tomar atajos mentales para mantener sus posicionamientos morales y políticos.Las personas creen equivocadamente  que quienes  tienen creencias distintas o contrarias , son personas “ignorantes” o “ malvadas”. Las personas se identifican más con anécdotas que con datos estadísticos, etc. etc.etc.

Hemos olvidado que una de las grandes conquistas de la modernidad racionalista ilustrada, es el uso de la razón y de la ciencia para conocer la verdad, y  que no hay que creer que ya se sabe todo.

Se debe saber  que lo que se ignora es más de lo que se sabe , en otras palabras, debe existir escepticismo racional , humildad intelectual  y debate permanente.

El conocimiento de cómo funciona realmente la realidad , es fundamental para el bienestar humano. Pero también, se debe reconocer que el conocimiento tiene límites,  y que esto se debe a los límites biológicos de la mente humana.

Dado que el razonamiento humano está sujeto a errores por culpa de los sesgos cognitivos. Se hace necesaria la libertad de de expresión, para que así se refuten las ideas erróneas y se descubran y construyan  las ideas más correctas. Sin embargo, dado que es mucho lo que ignoramos comparado con lo que sabemos , las ideas correctas o que parecen correctas, deben ser permanentemente revisadas y cuestionadas.

 Jordan Peterson sostiene que, la libertad de expresión implica el riesgo de ofender y ser ofendido. Esto es así porque, las personas son propensas a sentirse ofendidas cuando sus creencias son cuestionadas. Pero es el precio justo a pagar, por una libertad de expresión que nos permita encontrar y construir las mejores ideas para organizar la sociedad.

Es necesario ser conscientes de los sesgos de la mente, porque es el primer paso para contrarrestarlos, y así acercarnos más a la verdad y a ser tolerantes y no  prejuiciosos  con  quienes tienen ideas morales y políticas  distintas a las nuestras.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
Mario Mejía
Mario Mejía
Artista salvadoreño y columnista de ContraPunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias