spot_img
spot_img
miércoles, 12 de mayo del 2021

La Generación del milenio y sus hábitos hacia el dinero

Los baby boomers que perdieron parte de los huevos de sus nidos en la última recesión se enfrentan a un retiro difí­cil, pero los nacidos entre 1979 y 1994, que han llegado a ser conocidos como la generación del milenio, o la generación Y, enfrentan tal vez el futuro económico más incierto de cualquier generación en América desde la Gran Depresión.

Tres décadas de salarios estancados fueron seguidos por la Gran Recesión, y el abismo entre los ingresos y el patrimonio neto entre los ricos y la clase media está en su nivel más alto en los últimos 90 años. A medida que la realidad financiera colisiona con los hábitos y actitudes de la generación más joven, se está desarrollando un serio dilema económico.

Estadí­sticas actuales

A pesar de que han sido etiquetados con frecuencia como materialistas, consentidos y ensillados con un sentido de derecho a todo, muchos Millennials sienten que no serán capaces de lograr objetivos materiales como encontrar el trabajo de sus sueños, comprar una casa o retirarse hasta mucho más tarde en sus vidas de lo que sus padres lo hicieron. Pagar la deuda de préstamos estudiantiles se ha vuelto cada vez más difí­cil para muchos que están luchando con el desempleo y los trabajos mal pagados. La recesión dejó a más del 15% de Millennials en sus veinte años sin trabajo, muchos de los cuales todaví­a están luchando para poner sus pies en el suelo. Esto les dolerá mucho tiempo después de que consigan trabajo. Los estudios económicos realizados sobre aquellos que estaban desempleados durante la recesión a principios de la década de 1980 revelaron que todaví­a estaban atrasados financieramente 20 años después.

Filosofí­a de Inversión

Las consecuencias económicas de eventos como el 11 de septiembre y el colapso del mercado de 2008 han dado como resultado la adopción de una mentalidad cada vez más global, con factores como la responsabilidad social y el medio ambiente desempeñando frecuentemente un papel clave en donde los Millennials colocan su dinero. Muchos de ellos están optando por seguir sus propios instintos o ir junto con sus compañeros cuando se trata de opciones de inversión, y se han convertido en algo desconfiados de los consejos financieros que les dan sus padres o profesionales financieros, a quienes a menudo ven como vendedores con sólo sus mejores intereses en el corazón. El creciente movimiento en la industria financiera hacia modelos de compensación que se basan en el rendimiento de las inversiones en lugar de las comisiones todaví­a tiene que impresionar a esta generación. Los  Millennials también están más que nunca interesados en tener una conexión personal con los que manejan su dinero, a pesar de su comodidad con el uso de la tecnologí­a móvil y en lí­nea para realizar muchas funciones de inversión.

Hábitos de gasto

Una encuesta reciente del Instituto Americano de Contadores Públicos Certificados muestra que más de tres cuartas partes de los Millennials quieren tener la misma ropa, los coches y los aparatos tecnológicos que sus amigos, y que alrededor de la mitad de ellos tienen que usar una tarjeta de crédito para pagar diarios básicos, necesidades tales como alimentos y servicios públicos. Más del 25% de ellos tení­an pagos atrasados o están tratando con recuperadores de cuentas, y más de la mitad siguen recibiendo alguna forma de ayuda financiera de sus padres. Uno de los hallazgos más inquietantes de este estudio revela que siete de cada diez jóvenes definen la estabilidad financiera como la posibilidad de pagar todas sus facturas cada mes. El estudio también describe una diferencia en los hábitos de dinero entre los géneros, donde los hombres se sienten más inclinados a mantenerse al dí­a con sus amigos en términos de bienes materiales, las mujeres tienden a ser más frugales y poner un mayor énfasis en el ahorro de dinero.

Por supuesto, gran parte de la presión que los Millennials sienten por ajustarse a los hábitos financieros de sus compañeros proviene de los medios de comunicación social, donde los hitos financieros como la compra de casa y de automóviles se colocan rutinariamente en estas redes para que todos vean y envidien. Un estudio de 2012 sobre la fuerza de trabajo mundial de Towers Watson reflejó algunas tendencias notables en el gasto milenial, como su propensión a comprar ropa de diseñador en tiendas de descuento como Sam’s Club y Costco, así­ como una tendencia a comprar cervezas más baratas, invirtiendo en marcas más finas de vino.

Los efectos de la Gran Recesión también se pueden ver con los millennials en la reducción de la deuda de las tarjetas de crédito y en las compras de casas y vehí­culos, pues los prestamistas han endurecido sus requisitos para los préstamos y las extensiones del crédito. Pero esto también ha servido para reducir la cantidad de deuda del consumidor que llevan los millennials, y un sorprendente número de milenios realmente viven dentro de sus posibilidades, incluso si su nivel general de educación financiera es relativamente bajo.

Filosofí­a del lugar de trabajo

Aunque el pago y la compensación son todaví­a muy importantes para la mayorí­a de los millennials que buscan un trabajo, no es siempre el factor primario que determina donde trabajan. Otras cuestiones se han vuelto cada vez más relevantes, como la autonomí­a, el respeto y el trato justo, y esperan que los empleadores puedan proporcionar estas condiciones en su lugar de trabajo. Su acceso a la información digital también les ha hecho mucho más conscientes de lo que sus compañeros y superiores están ganando, así­ como lo que ellos mismos valen, y cuáles son sus derechos y privilegios en el lugar de trabajo. Ellos reflejan su filosofí­a de inversión en que quieren un trabajo que enriquezca no sólo a sí­ mismos sino al mundo que los rodea.

A fin de Cuentas

Los Millennials se enfrentan a una serie de desafí­os que sólo será verdaderamente entendida en retrospectiva. El futuro de la Generación Y es más incierto en algunos aspectos que en cualquier generación anterior, y sus miembros han aprendido rápidamente que hay pocos, si es que hay algunos, absolutos con los que puedan contar. Su capacidad de éxito financiero dependerá de muchos factores, incluyendo las condiciones económicas y polí­ticas y de si pueden superar el sentido percibido de derecho que gran parte de la sociedad ha marcado sobre ellos.

__
Ví­a: Investopedia.

Últimas entradas