spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

Justicia, ciencia y la reducción del Derecho Penal

Podemos decir que la razón es una facultad del pensamiento humano para conocer la realidad objetiva y encontrar criterios morales universales. Es un idea ilustrada el considerar el conocimiento científico como un instrumento para mejorar el bienestar de los seres humanos. La ciencia moderna es la consecuencia del reconocimiento de la razón como facultad mental suprema del ser humano.

Toda sociedad tiene una concepción o varias concepciones sobre qué acciones u omisiones son buenas y sobre qué acciones y omisiones son malas, y la persona que comete una acción u omisión considerada como mala, recibe un castigo.

Castigar a una persona es causarle un daño, es causarle un sufrimiento. El Derecho Penal se encarga de imponer penas a las personas que cometen delitos y faltas, siendo la prisión la pena principal. El artículo 27 inciso 3 de la Constitución de la República, nos dice que los centros penitenciarios deben cumplir el rol de rehabilitación, pero lo que no dice, al menos explícitamente, es que el rol de la pena de prisión es también castigar a la persona que ha cometido delitos.

¿Porqué el derecho Penal castiga?… castiga para prevenir que el condenado cometa delitos en el futuro, para prevenir que el resto de personas de la sociedad cometan delitos y asi mantener el orden social, y también, para satisfacer el deseo de venganza de las víctimas del delito. En su ensayo “La Pena de Muerte”, José María Méndez nos dice que, la pena de muerte se mantiene por el instinto primitivo de venganza de los seres humanos y por la ignorancia sobre los avances de ciencias como la biología, psiquiatría y criminología. Basados en esta tesis de José María Méndez, podemos decir que el castigo de la prisión, también se mantiene por el instinto primitivo de venganza y la ignorancia o la invisibilización de los últimos avances de las ciencias de la naturaleza humana. Recordemos que la pena de prisión es un grave daño a la salud mental y libertad de la persona, y la coloca en una situación de grave vulnerabilidad de sufrir varios tipos de violencia. 

Otra causa del porqué se mantiene el castigo Penal, es porque el derecho Penal se basa en el supuesto de que las personas poseen libre voluntad. Si una persona comete un delito, se asume que lo hizo desde su libre decisión, y que obró así a pesar de haber podido elegir no hacerlo. Por lo tanto, si cometió el delito en base a la libre voluntad, es responsable y merece un castigo.

La neurociencia, la genética de la conducta y la psicología cognitiva han proporcionado numerosos datos que parecen confirmar que la libre voluntad no existe. Los seres humanos actuamos en base a impulsos genéticos y estímulos que vienen del contexto social donde nos desenvolvemos. La mente humana, sus emociones, sentimientos y pensamientos están condicionados por las leyes físicas y químicas que rigen al cuerpo humano. 

Antonio Damasio, en su libro “El Error de Descartes “, nos argumenta cómo los daños en el cerebro afectan la personalidad de la persona, lo que comprueba que la mente es el cerebro funcionando. 

Últimas entradas